1

24 3 0

"¡Oh, joder sí! Sabes que amo cuando me tocas allí. ¡Por favor, más fuerte, daddy! Ah, no pares, no pares.

Asssssssco. Nunca entendería por qué a las personas les gustaba decir "daddy", y él moría por dentro cada vez que lo decía, pero, hey, le habían pedido cosas más extrañas. Los gemidos son entrecortados al otro lado de la línea, y un momento después, puede oír la respiración del hombre apaciguándose lentamente. Keith deja escapar espaciosos jadeos mientras completa su cuarto Sudoku de la noche.

"¿Fue tan bueno para ti como para mí, baby?" La áspera voz le pregunta con una risa ronca.

Keith le hecha un vistazo hacia su pene, el cual nunca ha estado más flácido.

"Ya lo sabes... daddy." Se las arregla para responder con su usual tono suave. Se burla en silencio.

"Bien, pronto te llamaré de nuevo, ¿está bien, Keith?"

La línea se queda en silencio con un click y Keith hace a un lado su teléfono y el cuadernillo.

"¡Joder! Maldición, Greg, hijo de puta asqueroso." Murmura. A estas alturas ya debería estar acostumbrado. Greg lo ha estado llamando al menos una vez al mes, desde hace 7 meses para "dominar" a Keith y ser llamado "daddy", pero siempre es extraño para él. Y es peor cuando Greg algunas veces dice su nombre y Keith se pregunta si fue una buena idea usar su nombre real. Nunca podría acostumbrarse a toda la cosa del nombre artístico, pero, vamos, Keith es un nombre demasiado común, ¿cierto?

Toma la botella de agua que está junto a su cama y resopla. Ha estado sorprendentemente ocupado para ser jueves y su garganta ha comenzado a picar. Shiro le preguntará mañana si está enfermo antes de insistir en traerle la sopa casera y el té de limón si continua así. Suspira mientras cae en sus almohadas, el colchón crujiendo suavemente bajo su peso. Ser un operador de sexo telefónico definitivamente no es algo que Keith se imaginó haciendo, pero a tiempos desesperados medidas desesperadas...

La paga es bastante decente y refuerza los ingresos de su trabajo de día en la cafetería de Shiro, que abrió al salir del militar. Su hermano adoptivo había dicho que necesitaba algo estable, algo que trajera algo de calma a su vida. Shiro no sabe nada acerca de su segundo trabajo y nunca lo hará porque... no. Hay cosas que su hermano mayor no necesita saber. Para la compañía telefónica para la que él trabaja ciertamente no tiene la mejor paga, pero son flexibles con los horarios y no le molesta demasiado el crecimiento de los números.

Ser un operador de sexo telefónico es más como ser un terapeuta que un trabajador sexual, para ser honesto. Pasa gran parte de su tiempo investigando las fantasías de sus clientes por dos razones. Una: así puede darles lo que quieren y saber de qué está hablando. Dos: porque normalmente hay un significado oculto del por qué lo llaman. La mayoría de sus llamadas siguen el patrón de colgar y luego asegurarse de que no hay unos jodidos extraños preguntando por él para una mamada y con globos en el recibidor en 30 minutos. Finalmente, se trata de la espera, seguido del alivio. Sin duda, no quieren meter su polla en un animal hecho de globos. Dios, ha aprendido demasiado acerca de algunas personas.

Porque no juzga y ha aprendido a desenvolverse con cualquier cosa, Keith ha logrado construir una clientela fiel. Es un grupo pequeño, pero es suyo. Por supuesto que estaba un poco extrañado al principio y se cuestionaba todas las decisiones que había tomado en su vida para llegar a este punto, pero había comenzado a sentirse orgulloso de poder seguir los gustos kinky y lo que podrían significar.

Keith volteó a ver el reloj en la mesa de noche. 9:07. Tan tempraaaaano.

----------

"Calientes y atractivas personas cerca de ti están esperando que les hables. Llama ahora." Lance imita en una voz entrecortada, batiendo sus cejas sugestivamente hacia Pidge y Hunk. La pequeña morena resopla mientras mira a Lance fingir que le sacude el cabello sobre sus hombros. El comercial muestra una cantidad de hombres y mujeres que no se ven como los trolls que hay al otro lado de la línea.

Don't Break Connection, BabyDonde viven las historias. Descúbrelo ahora