8

109 15 10

Tae era sencillo, por fuera, ama el arte y las plantas, las tardes en las que el viento es fresco y le permiten caminar por el parque. Ama las películas de amor y odia por completo las de terror. Es simple, diria alguien que comienza a conocerlo.

Pero yo, yo conozco a Tae mejor que nadie su mania loca de sonreirse asi mismo al espejo o de atrapar las pelusas que se reflejan con el sol. La forma tan romántica en la que les habla a todas sus plantas mientras las riega, todos los sábados por las noches. Incluso como ama el te de azares. Conozco lo complicado y lo que no es. Conozco cada parte de su cuerpo, cada lunar, cada cicatriz.

Suspire pesado mientras sonreía, sin duda alguna me había vuelto a enamorar. 

— Yoongi, te toca. - Hablo el encargado de la seccion.

— Si, ya voy. - me levante de la silla y camine a la parte blanca. 

Hoy tenia una sesión de fotos, para un nuevo perfume de la campaña para la cual era el rostro.

— Bien, señor Min hagamos un buen trabajo. - yo asenti. 

-

Cinco dias, habían pasado ya cinco dias desde que Tae se había marchado a New York y bueno ya no podía engañar a nadie lo extrañaba mas de lo que debía.

Abri la puerta de su departamento y entre, hoy tenia que regar sus plantas, asi que vine directo de la agencia aqui.

Coloque la bolsa con mi cena, en la cocina y comenze a buscar la regadera.

Afuera había una tormenta nuevamente, tal vez quedarme aqui seria una mala idea, pero me sentía mejor estando aqui que en mi departamento. 

Encendi el televisor y coloque un canal al azar, para despues comenzar a regar las plantas. 

Tae me había mencionado que debía hablar con ellas y la verdad no estaba muy seguro de ello.

— Hola... - comenze - plantita, soy Min Yoongi, amigo de Tae, tu... tu padre supongo... - asenti - yo estaré cuidando de ustedes en lo que el vuelve... por favor no se sequen... o estaré en problemas.

Mas bien mi trasero lo estará.

Una vez terminada mi tarea me dirije a la cocina para preparar mi cena, que consistía en una sopa instantánea, si Tae viera esto ya me estuviera regañando.

Realmente lo extrañaba.

Tome el control del televisor y comenze a buscar una películas mientras degustaba mi comida.

Tiempo despues me había quedado dormido, y no fue por el sonido de un trueno y despues el tono de llamada de mi celular, que hicieron me despertara.

— Bueno ... - respondi inmediato despues de ver quien llamaba.

— Suga... -susurro y yo sonrei. - ¿Como estas? - preguntó

— Bien y ¿tu?

— Bien ... yo te extraño mucho... - tal vez debería decirlo. 

— Ahhhh... estoy en tu departamento ... - dije mientras cerraba mis ojos.

Maldito cobarde.

— Oh... ¿fuiste a regar mis plantas?

— Si... y ...

— ¿Y...? - insistió.

— ¿Tendrias problema si me quedo aqui, solo por hoy? - pregunte y al otro lado se escucho una risa.

— Claro que no cariño... puedes quedarte si quieres hasta que regrese. - yo sonrei .

— No exageres, solo sera hoy, afuera esta una tormenta y mi auto esta en reparación. - dije y el suspiro.

— Bien... Tengo que irme.... - yo suspire - cuidate y cuida de nuestras hijas...

— Igual cuidate y si yo... ¿Espera cuales hijas? - pregunte y el rio al otro lado.

— Te quiero Suga... - susurro

— Yo igual ... - la llamada se colgo y suspire - ... te quiero Tae.

Apague el televisor, y camine hasta la habitación, una sonrisa se asomo en mi rostro cuando mire la cama.

Una vez listo, me acurruque en ella, conservabas el aroma de Tae, asi que talle mi nariz en la almohada, llenandome mas de el.

-

Ala mañana siguiente, tenia la última parte de la seccion, asi que llegue con tiempo a la agencia.

— Señor Yoongi... - dijeron a mis espaldas. 

— Mihyung, no me llames señor. - dije sonriendo y el me imito.

— Lo siento... - se disculpo y me estirpe un vaso de mi cafe favorito - El señor Hoseok esta en una junta, me pidió que le trajera esto.

— Gracias... - sonrei y mire al chico frente a mi sonrojarse.

— Si necesita algo mas, puede llamarme. - dijo para despues hacer una reverencia y darse la vuelta.

Mihyung, era parte del Staff de la campaña de la cual era parte en este momento, era un chico muy agradable.

Di un sorbo al vaso de café, pero mi accion se vio interrumpida por un ruido de metales callendo al piso.

Mi mirada se poso en aquel mismo chico Mihyung, miraba con verdadero terror a otro de los modelos.

— ¡Mira lo que haz echo imbécil! - grito furioso mientras intentaba sacarse el cafe de encima - ¿Sabes cuanto cuesta esta maldita camisa? - Mihyung lo miraba ya con los ojos aguados.

— Lo siento señor NamJoon - se disculpo mientras hacia una reverencia completa. 

Pero al parecer eso no le basto al modelo. NamJoon era al igual que yo un veterano, tal vez había comenzado su carrera dos o tres años antes que yo. Y bueno por los pasillos corrían muchos rumores, que iban desde que se acostaba con la directora de una de las revistas de moda mas famosas. Y tambien su gran ego.  Y sin dduda su genio del demonio.

Sus gritos comenzaban a artarme, todos lo miraban asustados, pero nadie tenia los suficientes pantalones para callarle. Y menos de intervenir por  Mihyung, quien ya sollozaba mientras estaba agachado.

— ¡Al menos ten el maldito descaro de mirarme! - grito NamJoon y lo siguiente que paso o mas bien que se escucho, fue el sonido de un choque vacío.

Si, su puño contra mi rostro.

Senti mi boca llenarse de sangre, y el maldito silencio sepulcral que inundó la sala.

— Yoongi... - susurro NamJoon mirandome.

Si, tendria muchos problemas. Pero el se los había buscado.

MI ÁNGEL |TaeGi| 💙💙Where stories live. Discover now