1. No te conozco

15.2K 931 1.1K

Heme aquí con este relato. Lo cierto es que lo tenía pensado desde hace mucho, pero no me decidía por ninguna pareja en concreto para protagonizarla, hasta que viendo Sobrenatural, zas! Destiel!. En pocas semanas me vi las nueve temporadas de golpe y estoy enamorada de estos dos. Sobretodo de Castiel. Así que aquí está la historia.

Basándome en comedias adolescentes, por las que reconozco tener cierta debilidad xD. Y las ideas las saqué principalmente de dos películas: ''10 Things I Hate about You'' y un poquito de ''She's All That''.

Es un Universo Alterno. Así que nuestros chicos son adolescentes y están en un instituto. Y pues como le cogí el gusto a eso de los Puntos de Vista tras Novilunio, he aplicado esa forma narrativa a este fic también. Quizás OoC, siempre lo advierto por si pasa, así evito reclamos luego :)

Los personajes de Sobrenatural pertenecen a Eric Kripke. Yo los uso sin ánimo de lucro.


1. No te conozco

(Dean)

-¿Por qué me has mandado a llamar esta vez, Bobby? -. Pregunté acomodándome en el asiento que estaba al otro lado de la mesa. Aunque admito que podía hacerme una ligera idea del porqué. Últimamente siempre pasaba lo mismo.

-Director Singer para ti, Winchester -dijo el hombre antes de dar la vuelta a su sillón y encontrarnos cara a cara.

Pero para mí era difícil dirigirme al mayor con el respeto que debía, porque para ser francos, no podía. Que el director del instituto vistiera como si acabase de cortar leña en el bosque y llevara aquella gorra llena de innumerables e indefinidas manchas le hacían ver como un tipo de lo más corriente; nada que ver con su cargo. Era como tener de vecino al alcalde y verle por las mañanas cortar el césped en pijama.

-Director Singer... -dije conteniendo la risa como buenamente pude.

-Te he pedido que vinieras porque ya es la tercera vez en este mes, Winchester, que una jovencita ha dejado de ir a clase por quedarse llorando en los lavabos.

Di en el clavo.

-¿Y eso qué tiene que ver conmigo? -. Pregunté fingiendo inocencia, para después inclinarme hacia la mesa y sacar un caramelo de un pequeño cuenco de vidrio junto al portanombres donde se podía leer: Director Robert S. Singer.

-Pues mucho. Porque es una de esas chicas con las que andas un par de días y luego dejas tiradas.

-Es el director, no mi padre. No debería meterse en la vida privada de sus alumnos-dije chulesco mientras desenvolvía el caramelo con parsimonia. Era mejor no mirarle a los ojos en ese momento. Debían saltar chispas en sus pupilas.

-Deja de ser privada cuando te pavoneas con diferentes ligues un día si y otro también bajo este techo.

Bobby, con ademán de cansancio, se quitó la gorra y se masajeó la frente.

-Te estás labrando una reputación, Winchester. Y no precisamente buena -continuó.

-Depende de a quién pregunte-sonreí ampliamente mostrando todos los dientes, lo que provocó que el otro suspirase hastiado. Pero me sentía orgulloso de mi mismo y no iba a decir lo contrario. -Oiga, las chicas me conocen. Si se acercan a mi, saben que no será eternamente. Yo lo veo de este modo. Soy muy generoso. Y doy amor a todas las que me lo piden. Pero no puedo atarme a una para siempre. ¿Qué sería de las demás?

-Es como hablar con una pared... -murmuró Bobby volviendo a ponerse la gorra y levantándose. - Hazme un favor, Winchester. Mantén a tu amiguito dentro de tus pantalones al menos un par de semanas. Tengo demasiadas cosas en la cabeza como para preocuparme por tus líos de faldas.

Diez Razones Para Odiar a Alguien Como Tú (Destiel/Sabriel-Slash)¡Lee esta historia GRATIS!