Cap 21: Nueva paternidad.

132 16 12

—Hola DongYul… ¿Cómo está el niño mas lindo de papá?—revire los ojos a un lado, se me dibujó una sonrisa cínica, volteé a verlo desde la cocina y observé, cómo juega con el niño, como si prácticamente, el año que Mi Ra pasó sola con DongYul no significo nada.

—¿No se te hace tarde para trabajar?—le dije mirando la hora.

—Ahora yo soy el presidente, puedo llegar cuando quiera—me respondió cortante.

—Si es así, entonces te lo dejaré. Tengo que ir a la universidad y después ir al trabajo—busqué rápidamente mis cosas y agarré la llaves del auto—. Nos vemos luego—abrí rápido la puerta y salí antes de que me pudiera decir algo.

+

+

+

+

+

Todo el día la pasé haciendo mis cosas, salí con Tania y juntos vivos algunas clases, después de eso fui al trabajo y entregué unos informes de unos entrevistas ya corregidos al jefe, él cual me dio algunos trabajamos más por hacer.

El tiempo realmente pasó rápido, ya que solo dentro de unos meses ya me voy a graduar (no de la carrera que quería estudiar) pero me voy a graduar y eso me hace tan feliz. Por un momento las recordé a Carla y Cameron, siempre me comunico con ellos, pero en estas últimas semanas no he hablado con ellos.

Saqué mi celular y les mande un WhatsApp en el grupo que tenemos los tres. Al terminar de hacer todo en mi agenda, fui a la casa de Mi Ra para buscar las cosas del bebé. Llegue a la propiedad y entre, todos los vellos del cuerpo se me erizaron al entrar al lugar. Comencé a mirar todas las cosas de la casa, todo está exactamente igual que la última vez que estuve aquí.

—Me gustaría haber compartido mucho más contigo—me acerqué a su estante, el cual estaba lleno de muchos objetos tallados en madera fina, algunas figuras de cristal, tazas, copas, vasos muy bonito, pero lo que me llamó más la atención, fue un cuadro donde sale ella y Dong Yul—te llevare conmigo—agarré el marco y lo llevé conmigo al cuarto de Dong Yul.

En un bolso, que saqué de entre las cosas de Mi Ra y comencé a poner todo lo que encontré de Dong Yul, sus zapatos, cremas, ropas, incluso muchos de sus juguetes, todo lo puse allí adentro, más el portarretratos que fue lo último que puse antes de cerrar el bolso.

Camine con cuidado mirando todo el lugar, imaginándome cuantas cosas ábra vivido Mi Ra sola. Las lágrimas comenzaron a deslizarse por mis mejillas, más sentí un fuerte dolor en el pecho.

—Prometo cuidar bien de tu hijo, así sea lo último que haga en esta vida—me dirigí a la salida y me asegure de cerrar todo muy bien.

+

+

+

+

+

—Llegue…

Me anuncié y rápidamente escuche los pasos y los pequeños balbuceos de Dong Yul, sonreí al verlo caminar hacia mí, dejé las cosas que tenía cargadas a un lado y lo agarré entre mis brazos, para hacerle algo de cosquillas y darle algunos besitos. El bebé comenzó a reír y a darme besitos también, pero eso se acabó al ver salir a Joon por el pasillo.

—Hola—me saludo.

—Hola—tomé de nuevo el bolso y me lo llevé al cuarto junto a Dong Yul.

Tal vez... No sea tan malo estar contigo.¡Lee esta historia GRATIS!