CAPÍTULO X

218 30 2

Lauren: Camila, quiero que Michell y tú vengan a la final del rodeo de Las Vegas. - Sentada en la cama de Lauren, Camila la miró y se estremeció. La quería más que a su propia vida, pero le estaba pidiendo algo que no podía hacer.

Camila: Lauren, te quiero. Siempre te he querido, pero no puedo soportar la idea de verte sobre un toro. - Lauren le tomó las manos entre las suyas.

Lauren: Cariño, sé que te da miedo que me pueda pasar algo, pero siempre has sabido que me gano la vida así y siempre lo has aceptado.

Camila: Eso... era antes - contestó apartándose de ella y levantándose de la cama.

Lauren: Cariño, estoy a un paso de ganar el campeonato - protestó -. Ahora, no lo puedo dejar. - Paseándose por su habitación, Camila intentó explicarle cómo se sentía.

Camila: Lauren, jamás te pediría que dejaras el rodeo. Sé que forma parte de ti, de tu forma de ser, pero no puedo soportar la idea de que te pase lo mismo que a Cameron aquella noche en Houston - le dijo tomando aire.

Lauren: Camila, sabes que tengo cuidado. Me mantengo en forma y...

Camila: Cameron también estaba en buena forma y también tenía siempre cuidado – la interrumpió ella impaciente secándose una lágrima que le había resbalado por la mejilla-. Y mira lo que le pasó a él.

Lauren: Pero... - Camila negó con la cabeza.

Camila: Lauren, no podría sobrevivir si tuviera que volver a pasar por aquello, si me volviera a ver en la sala de espera de un hospital mientras un médico me dice que no puede hacer nada por tu vida - sollozó estremeciéndose-. Simplemente... no puedo volver a pasar por eso. - Lauren se puso en pie y se acercó a ella para abrazarla.

Lauren: Camila, uno nunca sabe lo que le va a pasar. Podría sucederme cualquier cosa independientemente de cómo me gane la vida.

Camila: Eso ya lo sé - contestó intentando dejar de temblar-, pero las dos sabemos que el rodeo es arriesgado.

Lauren: Cariño, te quiero y quiero a Michell. Por eso, quiero que vengan las dos conmigo -insistió acariciándole la espalda-. Es importante para mí -añadió besándola en la frente-. Además, no estarás sola. Christopher, Keana y Gigi estarán en las gradas contigo mientras Zyan y yo competimos.

Camila: Lauren, ¿no lo entiendes? -le espetó con los ojos arrasados por las lágrimas-. Me da igual con quién esté o cuánta gente haya a mí alrededor. Ellos tampoco podrían impedir que te sucediera algo.

Lauren: Camila, cariño, espera...

Camila: No - contestó ella sintiendo que le temblaban las rodillas-.Siempre has sido y siempre serás mi debilidad, Lauren. Te quiero más de lo quepuedas imaginar, pero no puedo soportar la idea de verte sobre un toro —añadió tomando aire y continuando antes de que Lauren pudiera interrumpirla-. Ya tienes el hombro bien, así que ya no me necesitas...

Lauren: Claro que te necesito, Camila -contestó dando un paso hacia ella.

Camila: Te prometí que te iba a ayudar a que pudieras volver a mover el brazo y ya lo he hecho, pero también te dije que no pensaba ayudarte a que compitieras en la final.

Lauren: Camila, no me hagas esto -dijo dando otro paso hacia ella. Por la expresión de su rostro, Camila se dio cuenta de que Lauren había adivinado lo que le iba a decir a continuación. Debía hacerlo. Su supervivencia dependía de ello.

Camila: Michell y yo nos vamos mañana a Oklahoma City. Voy a llamar a Gigi o a Keana para que nos lleven al aeropuerto de Laramie y desde allí volaremos a Denver. - Antes de que a Lauren le diera tiempo de contestar, Camila se giró y se fue a su habitación. Sabía que estaba siendo una cobarde, pero no tenía opción. Si algo le sucediera a Lauren en cualquier momento de la vida, sabía que quedaría destrozada, pero si para colmo tuviera que ser testigo, de ello sabía que jamás sobreviviría y tenía que sobrevivir a cualquier precio. Tenía que pensar en su hija. Michelle dependía de ella y no podía fallarle.

Una Noche Junto a Ti - Camren G!PRead this story for FREE!