17.- Paseo

844 111 1

El enorme perro Golden Retriver miraba fijamente el despertador, no quería que su lindo dueño pensara que el era molesto porque sabía que su dueño amaba dormir así que esperaba el momento en que fueran las 8 de la mañana en punto, sentía cada segundo como un minuto, cada minuto como una hora y cada hora como días, cuando fue el momento adecuado ladro mas que feliz y subió a la cama de su dueño a llenarlo de besos mientras se restregaba contra el intentando levartarlo

-Steveeeee, déjame dormir 5 minutos mas- su voz se escucho cansada pero no le importo al perro que seguía lamiendo los brazos de su humano porque este se había cubierto la cara con estas, entonces sintió un pequeño empujón dándole a entender que ya iba a despertarse -Siempre tan puntual como siempre, ¿he Steve?- pregunto con burla su dueño a lo que el solo ladro feliz, lo vio levantarse e ir directamente al baño, el entro con el, lo vio desnudarse lentamente dándole una escena gratificante y de alguna manera sexy, movió su cola mas que feliz, lo vio entrar a la tina previamente llena con jabón y cosas que no sabía que eran pero le dejaban un agradable olor a su dueño -Tengo algunas horas libres, ¿no quieres entrar conmigo?- y su dueño no necesito preguntarlo dos veces porque el entro de un salto a la tina

Miro que Tony lo miraba sonriente, con nostalgia -¿Sabes? Aún recuerdo cuando te adopte de cachorro, eras tan pequeño y enfermizo... Ahora mírate, un gran, fuerte y Leal Golden Retriver.... Me haces sentir viejo, Steve- el solo atino a poner su cabeza en el hombro de su dueño y este empezó a darle un masaje en todo su cuerpo, cuando termino su amo Tony se levanto de la tina y se baño en la ducha -Anda, entra, no quieres tener jabón en el cuerpo- dijo entre risas, el perro acato la orden -Bien, espérame aquí, voy a ponerme ropa interior-

Luego de unos minutos su amo volvió como dijo, con ropa interior y una secadora, lentamente comenzó a secar su pelo, luego lo cepillo, guardo la secadora y se le quedo mirando, ¿se veía mal? -Te vez precioso- la voz chillona y emocionada de su dueño le hicieron saber que no por lo que ladro feliz -Ven, te pondré un moño con el que te veras precioso- y como dijo, le coloco un collar con un moño negro

-Ahora aparte de viejo me haces sentir feo- dijo con burla recibiendo un lenguetazo triste por parte del perro -Es broma, ya te puse alimento en tu plato, ve, en un rato me uno-

Pasados unos minutos mas vio salir a su dueño con una mezclilla pegada al cuerpo, convers y una camisa de botones, ladro emocionado, todo lo que usaba su dueño se le veía bien, pero esas prendas lo hacían resaltar, el no había provado bocado alguno solo por la costumbre de comer justo al mismo momento que su dueño, desayunaron juntos y luego Tony había llegado junto a el con una correa, ¡Día de paseo!

Salieron de casa y Steve admiro el lindo patio que se encontraba frente a su casa donde Tony le dejaba salir de vez en cuando, comenzaron a caminar hasta llegar a un parque de perros, el comenzó a mover su cola y a ladrar emocionado al ver a su amiga Natasha, una gata persa pelirroja, a su amigo Bucky, un labrador negro y a su otro amigo Sam un labrador café, su dueño le quitó la correa y el fue corriendo junto a su amigos, comenzaron a jugar entre ellos contando anécdotas que habían sucedido con sus dueños hace poco

-Y bueno, mi dueño esta en el hospital, pero vino a cuidarme su nieto Peter, Peter Quill, es algo estúpido desde mi punto de vista- dijo Sam hechandose en el suave pasto seguido de los dos perros, estaban cansados de tanto correr

-No sucedió nada importante con mi dueño, solo me subí a la mesa donde el comía y me comí su desayuno- comento restandole importancia Bucky, como sino hubiera sido nada importante

-Hoy me bañe con Tony, ayer el me llevo a una tienda de mascotas y me compró bocadillos y ropa, por eso traigo este moño, también vi que estaba pensando en adoptar a un tal Peter, pero solo se eso- dijo Steve moviendo la cola feliz, sus amigos le miraron y rieron un poco por la emoción que este tenía cuando hablaba de su dueño

-¿Y tú Natasha?- pregunto Bucky a la gata a unos metros de ellos que se acerco elegantemente

-Clint ayer llevo a un chica y le grito a mi dueño que nunca regresaría a su departamento porque le arañe toda la cara- los perros sudaron frío al ver la cara de victoria de la gata -Por cierto Steve, el humano temporal de Sam esta coqueteando con tu humano, yo digo que vayas, a no ser de que lo quieras perder-

El perro dorado la miro seriamente y comprobando lo que dijo, en una banca blanca que estaba a la sombra de un árbol se veía su humano sentado riendo suavemente en compañía de un tipo castaño de chaqueta roja, se acerco cautelosamente y agudizo su oído para poder escuchar lo que decían

-Te lo juro, algún día deberías de ir a mi casa a conocer a mi mapache Rocket, es una cosita súper tierna-

-¿Enserio? Tengo que ver para creer, anota tú dirección en mi teléfono... Toma-

Steve gruño molesto cuando miro como sus dedos se tocaron, vio al humano Quill hacer algo con el teléfono de su amo y cuando este estaba por sentarse el fue corriendo subiendo de brinco la banca en donde se acostó y miro al tal Quill enseñándole los colmillos

-Lo siento, no se que le sucede, generalmente no es así- escucho que dijo Tony por lo que el perro volteo a ver a su dueño lamiendole la mejilla de forma cariñosa

-Yo creo que- el perro ladro haciendo que Peter diera algunos pasos hacía atrás -Creo que a Steve no le caigo bien- dijo con burla incomoda

-Yo creo que si- murmuró Tony interrogativo colocandole la correa a Steve -Bueno Quill, nos vemos, algún día ire a conocer a Rocket-

-Hasta luego, lindo-

Y dueño y mascota comenzaron a caminar de regreso a casa

-¿Me dirás porque le ladraste y gruñiste pequeña vestía?- el tono burlón en la pregunto hizo mover la cola feliz a Steve -Bien, posiblemente sea por lo posesivo que eres, ¿te lo e dicho no?, nunca dejas que alguien nuevo se me acerque, no se que haré cuando traiga a Peter-

El solo soltó un gemido lastimero

-No pasa nada, anda, tus premios te esperan- y como bala que llevaba el viento Steve corrió hacía la casa que compartía con su humano, esperándolo sentado en la puerta

FIN?

Historias Stony ¡Lee esta historia GRATIS!