Una Verdadera del Arza

182 6 0

Narra Allison

Desde que me entere que voy a ser madre las cosas para mi cambiaron, pase a ser la invalida de la casa, la que nadie deja hacer nada porque tiene que cuidarse para no dañar al bebé, hasta Alex me cuida y eso es lo mas irónico, ella que no puede mover una parte de su cuerpo solo su cabeza se encarga de mas cosas en la casa que yo, ya ni me dejan ir a tantas misiones como antes, estoy embarazada no estoy enferma, me dejan tirada a mi suerte en una habitación con un montón de comida chatarra con muchas películas, ya ni siquiera estoy en forma física como antes, si bien no subí la gran cantidad en peso porque mi organismo es así por mas que coma la cantidad que sea no engordo, algo en mi interior me está consumiendo haciéndome quedar como un palo vestido, cualquiera que me viera no pensaría que estoy de encargo, estos meses he bajado mi estado emocional mas que antes y mi condición anémica es deplorable, no puedo tomar nada ni alcohol ni pastillas, no puedo salir con mis amigos por un miedo absurdo que tienen de que me lastime y eso lo lastime a el, prácticamente no puedo hacer nada, solo la parte teórica y analítica de las misiones, al menos algo bueno tiene todo esto, Chad esta demasiado feliz por tener este hijo y por mis pensamientos no le amargare el momento, se re nota que desea un varón, ya a comprado todo celeste, la cuna, el cuarto lo va a pintar de ese color, le a comprado mini trajes, toda la ropa para niño, hasta ya ha pensado mil nombres para niño, si llega a ser niño se llamara como su tio, se llamara Santiago, y su segundo nombre será Henrik por mi padre, quedara hermoso Santiago Henrik del Conde.

Las cosas no han cambiado en realidad aparte de lo mío, en estos meses Henrik no a despertado del coma haciendo que pierda las esperanzas poco a poco cada vez mas tenia la ilusión de que el viera nacer a su primer nieto, por otro lado Alex no se a movido ni un musculo, lo que mas me da risa es que hasta Alex está haciendo algo de su vida y yo no, empezó a hacer un blog en línea con personas que quedaron en su misma condición física, escribe por medio de la voz y eso la tiene muy contenta, de Will lamentablemente no supimos nada estos últimos meses, Holly Bell me mando una postal diciendo en hora buena, por lo del bebé y que estaban bien pero en el distrito 2341 muy lejos de aquí pero que estaban haciendo su nueva vida felices. Jones y Blair discuten como pareja de recién casados todo el dia, Blair quiere que tengan un hijo pero Jones aun no se siente listo, es como lo que nos pasa a nosotros pero al revés Chad lo quiere y yo no, por otra parte la construcción de la mansión va genial, demoraron un poco porque le pedimos muchas habitaciones especiales al arquitecto, por las rampas para Alex, todo para que la casa fuera perfecta para todos los que habitaremos en ella, hoy estaba buscando una caja vacía para poner mis cosas de la agencia para ver que tirar ahora que será esta nueva mudanza y se me cayo la caja del armario, al levantarla encontré la placa, la original, ahora la tenía en mis manos, me la coloque en el cuello luego de decir mi nombre, es muy raro, la placa aun brilla.

—Allison lista para que vayamos a la nueva mansión?

Un fuerte dolor en el vientre me dio de nuevo, durante el embarazo tuve demasiados dolores pero tenía la esperanza que fuera normal, tal vez era una exagerada en decir que este bebé me estaba matando poco a poco, Chad me abrazo y me acompaño abajo luego vendríamos por las cajas que faltaban, Alex estaba lista abajo con una sonrisa, le habíamos contratado a unas de las enfermeras que había en el hospital para que se sintiera a gusto, ella la maquillaba y peinaba como a Alex le gustaba, le daba de comer y se encargaba de ella día entero.

—Lista hermanita?

Nos subimos los seis a la camioneta de Chad y nos dirigimos a donde fue el primer accidente, ahí se había construido la mansión, una de las razones era para cerrar ciclos pero también porque me encantaba la vista desde la cima, dentro de la nueva mansión habían muchas habitaciones la mayoría ya estaba amueblado, hicimos cinco para nuestros futuros hijos o visitantes, cuatro habitaciones para nosotros con nuestros gustos, una habitación para Alex con todas las comodidades que ella necesitaba, dos habitaciones matrimoniales y dos habitaciones extras. Tenia alberca y una enorme fuente que aun se estaban culminando detalles, nuestras cosas llegarían por la noche, estaba observando la vista desde el balcón mientras tenia la placa en la mano observándola cuando Alex vino con la silla de ruedas haciendo carrerita con su control de voz vino y me choco, la placa cayo y no supe a donde termino, no tuve tiempo de buscarla porque los dolores empezaron a ser peores, al punto que termine escupiendo sangre, este pequeño demonio que cargo dentro se esta encargando de lastimarme desde lo mas profundo de mi ser, no se lo dije a nadie y Alex prometió guardar el secreto.

La Agente AlexDonde viven las historias. Descúbrelo ahora