Capítulo XII: Arma [Parte 1]

285 22 4

Cr. img. A quien corresponda

ATENCIÓN

Este cap contiene lemon, uso de drogas y gunplay

~*~*~*~

Había pasado varios días y SeokJin aún no le había llamado. TaeHyung había estado esperando todo este tiempo que JungKook apareciera y le dijera que el otro hombre quería verlo porque tenía la información. Pero nada de eso había pasado. SeokJin había prometido buscar el nombre de Lee YooChun. TaeHyung no necesitaba del todo esa información pues había hecho un poco de investigación durante la espera. La búsqueda en la base de datos de JungKook le había dado una respuesta fácil, pero necesitaba profundizar. Encontrar conexiones, motivos de su participación para provocar una rebelión contra el heredero Jeon. Esa parte fue la difícil y en la que requería ayuda.

Aún no tenía reunida la mierda. Nada sobre vicios ilícitos o de su comportamiento repugnante. Lo importante era que TaeHyung sabía quién era. Lee YooChun era un hombre de mediana edad, alto y terriblemente flaco. Usaba gafas gruesas con montura de alambre y su pelo era gris en su mayoría. Cuando lo vio en el monitor, le recordó un poco a Woo, excepto por una gran diferencia: Woo se asemejaba a un búho con su rostro frío, mientras que Lee daba una sensación de confianza y de ser un adulador. Parecía ser el tipo de hombre que creía que merecía tener poder. Un buen empresario y aún mejor estafador. Memorizar su apariencia era importante, pero también había otros aspectos que llamaron su atención. Uno de ellos era que pertenecía a Jeon. Al igual que Ahn, quería detener los planes de ascensión de JungKook y por ello se habían aliado con el clan Kim.

Eso le faltaba, saber por qué se habían aliado a Kim. Dos generales se rebelaron contra el líder y heredero, dos generales con muchos hombres bajo su mando y alguna que otra influencia de poder de un igual o de alguien superior. TaeHyung no conocía a muchos hombres con ese nivel de poder, los que sabía los podía contar con los dedos de la mano, y sólo uno de esos hombres tenía el apellido Kim.

Si TaeHyung no estaba siendo llevado por la capital, acompañando a JungKook; sentado en reuniones como testigo y, ocasionalmente, verbalizando el descontento de JungKook hacia los hombres con los que el menor estaba molesto; entonces estaba sentado en el escritorio de su departamento. Era como volver a su antiguo trabajo en el departamento de policía, tecleando y repartiendo clics en su computadora; escaneando líneas y líneas de entradas de las bases de datos. TaeHyung descubrió que se sentía increíblemente cómodo haciendo esto, casi feliz. Le gustaba sentarse en su escritorio y usar su cerebro y conocimiento para armar el rompecabezas tan complejo que tenía ante él. Pero lo que más le gustaba era reportar a JungKook y decirle que tenía información.

JungKook se agachaba para sentarse en el borde de su escritorio, con las manos entrelazadas en su regazo y mirándolo con gran interés. Cuando TaeHyung le explicaba, divagaba una y otra vez y tal vez señalaba una fotografía o entrada en la pantalla, notó que sus ojos nunca dejaban de ver su rostro. Y cuando terminaba, el menor le dedicaba una sonrisa, con la comisura de sus labios hacia arriba mientras decía: «Bien, TaeHyung. Eres mucho mejor que Woo. Un trabajo tan duro merece una recompensa».

Lo más importante quehabía discutido con NamJoon meses atrás, había sido sobre los problemas quehabría al realizarse un cambio de poder. Por supuesto, cuando JungKook asumierael cargo, habría grandes cambios en Haedogje Pa. Lo viejo sería reemplazado porlo nuevo y eso causaría muchas revueltas. En este momento, TaeHyung estabaatrapado en medio de una de esas resistencias al cambio, y estaba haciendo todolo posible para resolverlo. Eso era lo que estos hombres rebeldes parecíansugerir, una represalia por la próxima purga. Parecía que las suposiciones quehabía compartido NamJoon habían sido correctas todo el tiempo.

House of Cards - BTS [TRADUCCIÓN]¡Lee esta historia GRATIS!