La Tragantía

9 2 0

El  castillo de la Yedra, ubicado en la localidad de Cazorla, , es el escenario de una misteriosa leyenda que se remonta a su época árabe.

La leyenda cuenta que en este castillo habitaba un rey moro que tenía una hija hermosa y joven. Todo transcurría con normalidad hasta que un día las tropas cristianas empezaron a avanzar por la campiña con dirección a Cazorla. Mucho hicieron por detenerlos, pero nadie pudo. Una tarde entró en el castillo un espía llevando consigo una mala noticia para el rey: el numeroso y bien equipado ejército cristiano estaba a un día de distancia. El rey sabía que no estaban preparados para resistir el ataque, por lo que tras mucho reflexionar, tomó la decisión que había estado temiendo desde hacía mucho tiempo: abandonar el castillo y volver a él una vez los cristianos se hubieran marchado. Todo el mundo dejaría atrás la fortaleza. Todos excepto una persona: su hija. Su intención era evitar que la joven fuera ultrajada y hecha esclava si los capturaban en campo abierto durante la huida.

Así pues, el rey mandó llamar a su hija y le comunicó su idea: "Te quedarás escondida en el sótano secreto hasta que nosotros volvamos, cuando ellos se hayan marchado. No te preocupes, ahí estarás segura".


Al alba, dejó a su hija en una pequeña y secreta habitación subterránea, en el lugar más profundo y recóndito del castillo. Tras llevarle suficiente alimento para pasar allí varias semanas, cerró la entrada con una losa ayudado por cuatro soldados. El tiempo apremiaba, presentían que el enemigo estaba ya cerca. El rey miró hacia atrás, al lugar donde dejó su corazón, lo que provocó que resbalara una lágrima hasta el fondo de su alma.Salieron corriendo, alejándose de allí, pero, al poco tiempo, se vieron sorprendidos por el ataque del ejército enemigo. Las flechas caían sobre ellos como fuertes gotas de agua durante una tormenta. Los cuatro jinetes y el rey murieron, llevándose con ellos el secreto del castillo de la Yedra.El ejército cristiano llegó a Cazorla y se instaló en el deshabitado castillo, de donde no se marcharon jamás.Pasaban los días y las semanas, y la hija del rey se quedó sin comida. Para no morir de hambre, la joven bebía el agua que se filtraba por la tierra y comía los insectos que llegaban a través del subsuelo a la estrecha habitación. Era tal la humedad de las paredes que empezaron a adquirir un aspecto viscoso. La hija del rey apenas podía moverse por el reducido espacio de la habitación y con el tiempo sus piernas empezaron a unirse, adquiriendo una forma alargada y redondeada, y a recubrirse con escamas similares a las de los reptiles. Durante esta metamorfosis, la joven princesa lanzaba aterradores alaridos que aterrorizaban a los nuevos habitantes del castillo y a todos los vecinos de Cazorla cada noche.



Y desde entonces, en la noche de San Juan, los niños de Cazorla se van pronto a la cama para dormirse antes de que el reloj dé las doce campanadas de la medianoche, por miedo a que se cumpla la letra de la canción que todos conocen:


" Yo soy la Tragantía,

hija del rey moro, 

el que me oiga cantar no verá la luz del día

ni la noche de san Juan".

Leyendas urbanasWhere stories live. Discover now