Capítulo 21

120 14 1

(Zoe)


La hermana de Enzo estaba ahí de pie al lado de nuestra mesa. ¿Pero que hace aquí? ¿Y si me reconoce?

-Yo lo acepto en el grupo. Además ya parece un príncipe, supongo que está bien que lo aceptemos –luego se sentó al lado de Enzo, entre este y Shaun, y le cogió del brazo- Soy Jeni la hermana de Enzo. Le pedí que me dejara estar con vosotros un rato. Espero que no os importe.

Todos estaban sorprendidos como si no se lo esperaran. Yo solo rezaba por dentro para que no me reconociera. Pero para mi suerte parecía más interesada en Shaun que en mí.

-Entonces que dices Enzo ¿Aceptas a Nolan o no? –pregunto Shaun ignorando a Jeni.

-Si todos lo ponéis así, también lo aceptare –dijo mirándome fijamente.

Me había aceptado, eso significaba que las cosas iban a ser más fáciles para mí. O por lo menos eso esperaba.

-Nolan, ahora tu y yo vamos a ser como hermanos –dijo Shaun muy muy emocionada pasando su brazo por mis hombros con camaderia.

-¿Eh? –pregunte sorprendida.

-Estamos en el mismo dormitorio, soy tu compañero, mayor que tú. Así que si te pasa algo dímelo ¿vale? –dijo serio pero sonriendo mientras me revolvía el pelo.

Por el rabillo del ojo pude ver como Jeni miraba a Shaun enfadada porque este le ignoraba y que el resto la hubiera pinchado al decirle que como Shaun no está interesado en ella que se fuera con ellos le mosqueo más.

-¿Qué estáis diciendo? –dijo mal disimulando su ira mientras se levantaba- Adema sami me gusta otra persona.

-¿Quién? –pregunto Enzo sorprendido.

-Él –dijo viniendo tras de mí y abrazándome por la espada. Quiero saber más de Nolan ¿Saldrias conmigo?

-¿Qué? –fue lo único que atine a decir.

Todos me miraban, estaban tan sorprendidos como yo.

-Creo yo que es un poco... -empecé a decir.

-¿Te parezco fea? –dijo simulando que le caían lágrimas.

-Eso no es lo que...

-¿Quién va a salir con quién? –Me interrumpió Shaun molesto- Nolan no quiere eso.

-¿A qué tío no le gusta Jeni? –dijo Marco pinchando de nuevo- Es demasiado buena.

-Deja de decir tontería. El que le gusta es... –Shaun miro por el rabillo del ojo a Enzo, que pasó desapercibido a todos menos a mí.

-¿Hay alguien que le gusta a Nolan?

-¿Cómo voy a saberlo? –dijo desviando la mirada de Marco.

-¿Qué? Parecía que lo sabias.

-¿Te gusta otra chica? –me pregunto Jeni.

-No es... No eso...

-Te dejo a mi hermana –me interrumpió Enzo empujándome suavemente hacia ella.

-¿Qué? –preguntándole mientras le miraba por encima de mi hombro.

-Jeni siempre hace lo que quiere, pero también tiene puntos a favor. Ya que la reunión parece haber terminado, me voy. Tengo un compromiso.

Enzo se fui con Marco a su espalda. Como Jeni me agarro del brazo Shaun se fue mirándonos de reojo.

-¿Me enseñas el internado? Tengo permiso para estar por aquí –dijo enseñándome un papel de autorización

-Claro –conteste sabiendo que no me libraría fácilmente de ella.

Maldita sea.

Estuve enseñándole las instalaciones y acabamos en el patio.

-Ya no quiero ver nada más-

-¿Y eso?

-No me siento muy bien.

-¿No te encuentras bien? Quizás debas de ir a casa.

-Pero... ¿Tu compañero de cuarto no es Shaun?

-Si lo es ¿Por qué?

-Entonces vamos a tu cuarto –dijo haciéndose la inocente.

-¿Por qué a mi cuarto? –pregunte, aunque sabía de sobras que era por si acaso coincidíamos con Shaun.

-Ya que no me siento bien, quiero descansar –dijo antes de apoyar su cabeza en mi pecho- no me puedo ir sintiéndome tan mal. Por favor.

-Entonces será mejor que te lleve a la enfermería –dije fingiendo que me preocupaba de más por ella.

-¿Qué? –Pregunto sorprendida- Olvida la enfermería. Quiero irme a casa.

-De acuerdo, será lo mejor. Así descansaras mejor. Espero que tengas buen viaje –dije a modo de despedida.

-¿Es que te vas a ir así? ¿Sin más? Estoy enferma, así que deberías pedirme un taxi.

-Ya veo...

Y así lo hice. Pedí un taxi y espere con ella en la puerta hasta que llego y le abrí la puerta para acabar quedando como un caballero.

Mire el reloj. Mierda llegaba tarde a mi trabajo. Que había vuelto a pedir en cuanto a cabo la llamada con mi madre. Como no tenía tiempo de cambiarme en la habitación agarre una bolsa metí una camiseta, una falda y la peluca.

Por suerte mi trabajo no quedaba demasiado lejos del internado por lo que me metí en una cafetería cercana y entre en el baño y allí me cambie y me puse la peluca. El reflejo del espejo me devolvía la imagen de Zoe. Cuanto de menos echaba el cabello largo.

Después salí y corrí hasta el trabajo. Llegue a la puerta justo a tiempo, pero justo cuando iba a abrir la puerta alguien me agarro del hombro.

Me gire retorciéndole el brazo.

-Para para –era Shaun, le solté- Que bruta.

-¿Qué haces? –Pregunte- ¿Te va lo de ser pervertido?

-¿Pervertido? Pero si soy el que ha hecho el turno por ti.

-¿De qué hablas?

-Además les he dicho que no te esperen más.

-¿Qué? –furiosa.

-Te voy a contratar yo.

-¿De qué hablas? –tenía ganas de romperle la cabeza en cinco trozos.

-Te pagare el doble de lo que cobras aquí.

-¿El doble? –Eso llamo mi atención- ¿Por qué me ibas a pagar eso?

-Para ser mi novia.

-¿Qué? ¿Novia?

-No tienes que hacer nada especial. Solo venir de vez en cuando conmigo a una cita.

-¿Para qué tengo que ser tu novia? Tienes a muchas chicas detrás de ti para que puedas elegir y ¿Quieres pagarme a una para que sea tu novia? ¿Acaso tiene eso sentido?

-Esto...

De repente me cogió los dos lados de la cara con sus manos y se agacho lo suficiente como para que nuestros labios se juntaron. Me estaba besando. Shaun, estaba pasando su lengua por mis labios intentando abrirlos para colarse en mi boca.

ZoeRead this story for FREE!