13.- Obadhia

979 130 2

Steve: Golden Retriver
Tony: Gato Bengali

El brillante pelaje dorado de Steve se encontraba erizado de una forma extraña, tenía una postura amenazante y daba a relucir esas peligrosas fauces soltando guturales gruñidos hacía aquel perro Labrador color negro llamado "Obadhia" (nombre tonto según Steve) que hace unos momentos se encontraba acosando y coqueteando con su pareja justo delante de sus narices que se encontraba de la misma forma que el

El había salido con el buen mayordomo de su nueva casa a pasear, como era costumbre su pequeño gatito decidió quedarse en casa arañando sus muebles especiales, una vez llegaron al parque para perros Jarvis lo soltó para que pudiera tener contacto con otros de su especie, debe admitir que se alegro mucho, pudo jugar rudamente con un labrador café llamado Sam y se la paso increíble (sin contar las veces que tuvo que pedirle amablemente a las señoritas que lo dejarán en paz porque tenía un gato muy celoso esperándolo en casa), una vez se canso de jugar se despidió de su compañero, Jarvis le puso de nuevo su correa y comenzaron a caminar de regreso a casa, Steve, mucho antes de siquiera llegar (gracias a su excelente olfato) pudo apreciar aromas diferentes en SU territorio por lo que intento apresurar a Jarvis y una vez le volvio a quitar la correa corrió en busca de su pareja encontrándole debajo del viejo labrador negro (algo obeso) recibiendo lamidas y halagos que a simple vista se veía que Anthony no quería recibir, lo que nos lleva a la escena del principio, dos perros a punto de saltar a la yugular de otro

-¿¡Qué demonios hacías sobre mi pareja!?- fue el gruñido/ladrido que soltó el algo posesivo Golden Retriver babeando sobre el piso por la ira apenas contenida

-¿¡Tú pareja!? ¡Por Dios! ¡El ni siquiera se fijaría en alguien como tú!- gruño el labrador de pelaje negro

El gato Bengali se encontraba sentado no sabiendo que sucedía, en un momento estaba con el molesto perro de una familia muy importante de burócratas sobre el lamiéndolo y diciendo cosas que ni le interesaban y luego llegaba su can directo hacía el "enemigo"

-Steve, basta- dijo calmado el gato erizando su hermoso pelaje cuando vio como Obadhia soltó una mordida muy cerca del hocico de su pareja desatando una pelea llamando la atención de los dueños de la casa y del perro invitado que llegaron corriendo al escuchar tal estruendo

-¡Obadhia!- había gritado la gorda dueña de aquel rechoncho perro negro totalmente aterrada

Y entonces sucedió algo que nadie vio venir, el gato se metió a la pelea apoyando al perro dorado dando zarpazos y gruñendo hacía el otro perro haciendo que este chillara asustado y se fuera a la falda de la rechoncha mujer bajo la mirada molesta de Steve y la divertida de Anthony

-Es un perro muy celoso..., pero ahora lo sabes, ¿no?- comento con burla el gato aún con el pelo erizado

Obadhia solo bajo la cabeza aún chillando y se retiro junto a sus dueños luego de que Howard y María se disculparan por el comportamiento de sus mascotas

-¿Sigues enojado Stevie?- pregunto meloso el Bengali restregandose contra el perro intentando marcarse con su aroma -Sabes que solo te amo a ti-

-...... No parecía eso cuando tenías a ese perro sobre ti lamiéndote- las palabras dichas por el perro sonaron rencorosas y molestas intentando no tirarse encima de su gato para sobreponer sus lamidas y una que otra mordida pequeña

-No iba a pelear con ese viejo perro, ya estoy acostumbrado a esas cosas-

Y Steve se encolerizo, acostumbrado, esa maldita palabra, le gruño a Tony y salto sobre el dándole bruscas lamidas sin dejar que el menor se pudiese poner siquiera de pie

No le importaría ya no salir al parque de perros con tal de que no aparecieran pestes como la de hace rato

FIN




Historias Stony ¡Lee esta historia GRATIS!