68. Yo lo arreglo

327 41 4

(Sonando "Die Trying" de Michl)

- ¿Me recuerdas? Soy Brad- dice rápidamente ayudándome a levantarme –Si- respondí –Debiste quedarte abajo- gruñó - ¿Solo porque Tyler lo dice? – dije molesta –Si, él sabe por qué lo hace- contestó tomando mi mano y empezando a caminar rápidamente hacia el siguiente piso.

Se empezaron a escuchar disparos, ordenes, golpes en las paredes, vidrios rompiéndose y gritos, Brad paró de caminar y se giró hacia mí –Escucha Madisson, por lo que más quieras no salgas a menos que sea totalmente necesario- advierte y señala una puerta al otro lado del pasillo.

Suspiré frustrada y me dirigí a la puerta que me dijo, volví hacia él y seguía mirándome de brazos cruzados hasta que entrara a la habitación.

Cerré la puerta cuando crucé el umbral. Respiré repetidas veces, conté hasta cien y salí de nuevo por la misma puerta, volviendo a escuchar disparos y gritos.

Listos o no aquí voy.

Tomé mi arma con fuerza y seguí caminando acercándome al ruido, vi muchas personas golpeando y tratando de acabarse entre sí, una chica rubia me vio e intenté perderme entre los pasillos, pero ella fue más rápida y golpeó mi mejilla haciéndome chocar con la pared.

Me volví con rabia y pateé su estómago repetidas veces, sus golpes eran precisos y algo fuertes.

Si claro, por eso estas desangrándote.

Rompí su ceja, su labio y una fina línea de sangre salía de su nariz, con ciertos moretones en su cuerpo, claramente yo iba perdiendo o al menos eso sentía, cuando ella pudo recuperar su arma me apuntó sin dudar.

El sonido del disparo resonó por toda la estancia, pero me di cuenta que su arma no era la que había sonado fue la de un chico alto con ojos azules que en ese momento me fulminaban con la mirada.

-Estoy bien- dije levantándome –Si, de nada, Madisson ¡por una vez! ¡por una maldita vez! ¿¡Por qué mierda no haces lo que digo!? – preguntó alterado y en un tono muy alto –Deberías aprender a ser un poco más discreto, si querías que nos encontraran felicidades, empecemos a correr- dije sarcástica.

-Prometiste quedarte abajo- dice molesto –Bueno… la gente promete muchas cosas y no siempre las cumplen- respondí como una indirecta.

Respiró pesadamente relajando la vena que estaba a punto de explotar, -Camina y no lo digo dos veces- amenaza empujándome hacia el frente, lo miro mal y camino sin decir palabra.

Dos tipos caminan rápidamente hacia nosotros y Tyler con un par de golpes los deja inconscientes, -Aprende- dice, reí sarcásticamente y le di un golpe en el estómago.

Todos los equipos del FBI corrían por las escaleras por la bomba que instalaron los demás, Tyler corría asegurándose de que yo fuera a su lado, mis pulmones ardían al igual que mis piernas, mi respiración era entrecortada al igual que la de unas treinta personas que corrían también por la bomba.

Cuando vimos la puerta de salida todos nos esforzamos el doble para salir, varios tipos se colocaron al frente rompiendo los cristales de la puerta dejándonos el paso libre.

Quedaron filosas puntas de vidrio con las cuales la mayoría se cortó, incluyéndome, mi pierna derecha con el pantalón roto y una mancha de sangre que iba aumentando.

Honestamente era la última de mis preocupaciones. Un auto color gris aceleró en nuestra dirección donde reconocí a Chest conduciendo a alta velocidad, Tyler tomó mi cuerpo bruscamente y me metió en el auto.

Pero él no entró, se quedó afuera del auto -Sabes que hacer- le dijo a Chest y noté una mancha roja en un costado de su estómago, abrí la puerta de inmediato para acercarme y le subí la camisa para ver la herida.

-Madisson, entra al auto ahora, no es nada- ordenó volviendo a empujarme al auto –Te dispararon idiota, claro que es algo- dije volviendo a apartarme del auto –Madisson- gruñó Chest.

Puso una mano en mi cintura y otra en mi cuello haciendo que mi piel se erizara –Hazlo Madisson, prometo verte en dos días- susurró en mi oído en forma de súplica, asentí no muy convencida y entré al auto.

Cuando lo hice salió corriendo hacia el edificio y Chest arrancó el auto, - Estará bien Madi, el idiota tiene más vidas que un gato- bromeó, suspiré y asentí haciendo de mis labios una fina línea.

Llegamos a un lugar solitario, ya estaba oscuro por lo cual las luces en la calle ya estaban encendidas, bajamos del auto y nos sentamos debajo de un árbol bastante amplio y nos quedamos en silencio viendo al auto que estaba estacionado al otro lado de la calle.

-Me parece que te debo explicaciones, bastantes… a decir verdad- dice en voz baja, hice un sonido con mi boca en manera de asentimiento, suspiró y empezó a hablar.

-En el mes que decidiste irte… me enteré de cómo te trató Tyler, lo busqué por cielo y tierra, lo golpeé hasta mandarlo al hospital- rió levemente ante su acción lo cual me hizo reír a mí –Después de una semana él me buscó, me lo dijo todo, cada detalle de su asquerosa vida, hablamos y me pidió ayuda, le dije que lo pensaría, dos días después la amenaza llegó a toda mi familia- suspiró y vi que sus ojos se veían brillosos por las lágrimas.

Lo abracé sintiéndome pequeña en sus brazos –Ustedes tres me hacen llorar siempre ¿lo sabías? – dijo con una sonrisa, no me separé de él hasta que volvió a hablar –Así que desaparecí, Tyler me ayudó a salir de la cuidad, me dio una nueva identidad y el dinero suficiente- respiró y continuó –Regresé cuando supe que volvías, pero el tiempo que me fui no fue suficiente, tuve que fingir mi muerte para zafarme de esos asuntos y que Tyler pudiera atraparlos, y lo hizo, así que pude ir a la universidad con ustedes, y recibí un puñetazo en la cara, una patada en el estómago y todo tu desprecio- una sonrisa triste apareció en sus labios lo cual me hizo sentir culpable y lo volví a abrazar.

-Palmer y Victoria…- dejó la frase en el aire cuando salté impulsivamente recordando a Palmer –Mierda mierda mierda- dije rápidamente, Chest frunció el ceño sin entender –Palmer, Joe secuestró a Palmer- él se preocupó de inmediato - ¿Dónde está? – preguntó buscando las llaves del auto –No sé solo escuché su voz, estaba llorando… mierda- dije de nuevo frustrada.

El sonido de otro auto me distrajo, del auto tiraron un cuerpo que cayó en la acera, él auto se fue de inmediato a alta velocidad haciendo que sus llantas hicieran marcas en el asfalto.

Corrí hasta el cuerpo esperando ver la melena rubia de Palmer, en cambio vi a Victoria con golpes en su rostro e inconsciente con pies y manos atados y cinta adhesiva en su boca y su maquillaje corrido por llorar.

-Vic- dije en un jadeo –Al auto, ahora- dijo Chest levantándola, abrí la puerta rápidamente y acostamos a Vic en el asiento trasero para conducir a alta velocidad hacia el hospital.

- ¿Cómo la encontraron? – preguntaron las enfermeras corriendo con Vic en una camilla, -Es nuestra amiga, la dejó un auto- explicó Chest, ellas asintieron y nos dijeron que ya no podíamos avanzar más con ella.

La mamá de Vic apareció llorando - ¿Dónde está? ¿está bien? – preguntó rápidamente y le explicamos lo sucedido, un tipo alto con cabello castaño, de mediana edad apareció en frente de nosotros –Newsome- dijo Chest dándole la mano –Me encargaré de todo, ayuden a Miller- ordenó con voz firme.

Salimos del hospital sin saber muy bien donde ir cuando vi a mis padres aproximándose a nosotros a paso apresurado –Madi ¿Qué es lo que está pasando? – preguntó mi mamá alterada –Mamá no puedo explicar nada en este momento, pero… - mi papá me interrumpió –Madisson Morgan nos vamos a casa ahora- dijo arreglando su corbata –No puedo, esto es muy serio- reclamé –Al auto, no me importa lo que tengas que hacer- ordenó de nuevo –Papá…- tomó mi brazo y me llevó a rastras al auto, oí a Chest gritar –¡No te preocupes, yo lo arreglo! – cuando subí al auto.

_____
Faltan 2 capítulos para el final, más un par de extras (que ya escribí) estoy en shock.

Espero que en serio les esté gustando.

¡Los amo!

Yo nací para arder.¡Lee esta historia GRATIS!