8.

794 105 2
                                          

Querido Harry:

Dejaste el mundo a blanco y negro y te dejaste pintado a color para que no dejara de sentirme atraído por ti. Estaba en peligro entre tus brazos, mirando alrededor por una salida por la cual nunca hubiera podido correr las primeras veces, porque me soltaste de repente y ya no era yo. Era lo que tú habías creado; un ser necesitado del dolor que me provocabas, un ser de lágrimas y llantos que suplicaba ser lastimado más veces.

Te recuerdo cuando gritaste que me dejabas libre, llorando lágrimas de agua falsa. Cuando dejaste la puerta abierta para que escapara y no pude hacerlo, descubriendo más tarde que sólo era una prueba para saber qué tan lejos podía irme de ti. Qué tan necesitado estaba de ti para empeorarlo.

Ya estoy fuera de peligro. Ya corrí hacia esa salida, y ya no suplico por tu cuchilla.

dear harry Donde viven las historias. Descúbrelo ahora