Capítulo 4

142 11 3


El camino de regreso a mi departamento cada vez se hacía más corto, mi jornada en el trabajo había sido muy tranquila, al llegar a la puerta introduje la llave, para después girarla y escuchar el click que indicaba que la puerta ya se había abierto.

Me preguntaba si alguna vez más volvería a ver aquel hombre de ojos mieles.

Pero unos golpes en la puerta me sacan de mi trance.

-¿Amelia? ¿Qué haces aquí?

-Ya que mi amiga no se acuerda de mí, yo la vengo a visitar.- dice sarcásticamente

-Amelia pero si nos acabamos de ver hace rato.-

Ella solo rueda los ojos.

-De hecho anoche te vine a buscar para ir al cine y me lleve la sorpresa que no te encontrabas, ¿Estas teniendo citas a ciegas?

Yo solo la miro incrédula

-¿Me estas tomando el pelo?

-Amiga sabes muy bien que hace 3 años que no sales con nadie, tu último novio fue Ethan.

-Amelia sabes que te quiero mucho, pero te deje muy en claro que no quería que me recordaras a ese imbécil

-Pero Abby ni siquiera me dijiste que fue lo que paso con ustedes, acaso no me tienes confianza.

-Sabes bien que confiaría ciegamente en ti, pero aun no me siento preparada para decírtelo.

Amelia sin decir nada solo me abraza fuertemente.

Después de eso le conté todo lo que había ocurrido el día anterior.

-No creo que hallas dormido con él y no lo hubieras violado.- dice mirándome con picardía haciendo que mis mejillas se tornen rojas.

-¡Amelia!

- Vale te dejo de molestar.

-Me dijo que esa no sería la última vez que nos volveríamos encontrar.-digo con timidez.

-Esto parece una jodida novela cliché.- dice metiéndose a la boca unas cuantas palomitas de maíz.

¿En qué momento las preparo?

........................................................................

Gotas de sudor resbalan por mi frente, voy corriendo hacia la universidad pues me quede dormida ya que me quede despierta cerca de las 3:00 am debido a que las charlas con Amelia son extremadamente largas.

Iba tan apurada corriendo que no me fije que estaba chocando con muchas personas, una voz familiar me hizo detener por completo.

-¿Abby?

-¿Nicholas?

-¿Por qué corres tan rápido?

-Llego tarde a la universidad.- digo con la voz agitada.

-¡Te llevo, queda cerca hacia donde me dirijo!

-Te tomo la palabra.

Eso no sonó tanto como una pregunta más como una orden. Pero necesitaba llegar rápido a clases.

Nos tomó exactamente 8 minutos llegar a la universidad.

La gente a mi alrededor mi mira raro, que es lo que pueden esperar al que baje de un Mercedes Benz CLS 2018.

-Todos me miran como un animal en exhibición.- murmuro muy bajito.

Nicholas solo se carcajea.

-No seas exagerada.- dice aun riéndose más.

-Mejor procúrate en cubrir tu identidad, estoy segura que aun así cubierto con gorra y un cubre bocas le pareces ardiente a muchas chicas.

-¿Eso te incluye?- dice sonriendo de una forma picara.

-¡Que te crees!-

Acaso piensa que soy una de ellas.

-Me atraes como escritor, no como modelo.- digo guiñándole un ojo.

¿Esa fui yo?

Me queda mirando fijamente haciéndome sonrojar.

-Bueno, que te atraigo como escritor, me hace saber que puedo tener una oportunidad contigo.

¿Esas palabras salieron de su boca? Quiero decir algo pero las palabras no salen de mi boca.

Siento un tacto mojado en mi mejilla.

Señal que su boca esta descubierta.

Este hombre me va a derretir con un solo beso en la mejilla.

Personas alrededor se comienza hacer presente.

-¡Dios te han descubierto!

-Si no me dices no me doy cuenta.- dice sarcásticamente.

-Vete antes que esto se haga peor.

-SUERTE.- dice dándome una gran sonrisa.

Dicho esto otra vez más me quedo con miles de ideas en mi mente 

Mitades ImperfectasDonde viven las historias. Descúbrelo ahora