Ver al sol sin quedar ciego en el intento | HifuDo

21 5 15

Género: G, fluff.

Tema: Ver al otro dormir.

Notas: ¡Esta es mi entrada oficial (como escritora) al fandom! Me emociona mucho porque tengo montones de ideas para HypMic y eso que solo llevo dos meses metida en esto 😂💪🏻 En fin, este OS es mi forma de celebrar el cumpleaños de Doppo, así que empezar con mi OTP festejando a mi personaje favorito es muy perfecto :'D ¡Espero que les guste tanto como disfruté escribiéndolo!

Notas: ¡Esta es mi entrada oficial (como escritora) al fandom! Me emociona mucho porque tengo montones de ideas para HypMic y eso que solo llevo dos meses metida en esto 😂💪🏻 En fin, este OS es mi forma de celebrar el cumpleaños de Doppo, así qu...

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

El fin de semana es un par de días extraños. Con lo averiado que está su reloj interno, la hora en que despertará es un número digno de la lotería. A lo mejor ganaría más dinero si comprase un boletín y le cruzase los dedos a la suerte que con su trabajo en todo un año, pero se conoce muy bien. Perdería por un dígito, seguramente el último. Peor, todos estarían mal por solo una suma o resta de la mínima diferencia. Más doloroso, el premio nunca llegaría a su casa —o siquiera a sus manos— por misteriosos juegos macabros del destino que siempre le recuerda cada una de sus culpas, castigándolo día a día sin tregua alguna.

Vale, demasiada oscuridad para solo llevar dos minutos consciente. Aún no abre los ojos, no hay ganas. Desea regresar al mundo impredecible de los sueños, donde podría solo sumergirse en la mejor de las nadas o bien podría perpetuarse el tormento de trabajar sin una compensación por las horas extra. El problema es que algo de luz se filtra por sus párpados, aun si está seguro de que le da la espalda a la ventana, lo que le indica que ya es de mañana. Es allí que arranca la rareza. Sabe muy bien que no tiene por qué apurarse en terminar lo que ha quedado pendiente, pero está tan programado alrededor del sobreesfuerzo que olvida que el descanso es una opción la mayor parte del tiempo. En el caso opuesto, no se permite relajarse demasiado; se acribilla con pensamientos recriminatorios por darse el inmerecido lujo de hacer el vago cuando hay documentos por llenar. No hay calma, no si es dejado a su —insiste— pésima suerte.

Se obliga a frenar de nuevo. El Doctor le ha recomendado desenrollar hilos más positivos de vez en cuando. Debería concentrarse en lo que es su mundo en este preciso instante, sin interpretaciones cuestionables; ser objetivo con la descripción de su entorno para plantarle una mejor cara a la realidad. La seguridad de su cama, su cuarto, parece un buen lugar para practicarlo. Aún sin ánimos de despegar los párpados, Doppo intenta percibir cuanto pueda con el resto de los sentidos. El ambiente en general está fresco, lo suficiente para no acalorarse debajo de las sábanas. Si se fija un poco más, se percata de que hay algo más de calidez frente a él; eso explica el peso extra por sus piernas. Ah, así que es uno de esos días.

Si es por obtener una primera vista mañanera inusual, le interesa abrir los ojos. Que quiera sonreír en cuanto lo hace es aún más extraño, pero ahí está, por suave que sea, solo porque Hifumi descansa a escasos centímetros de él. Es especial, porque no es como que le haga verdadera falta dormir al regresar del trabajo, y aun así ajusta sus horarios durante los fines de semana con tal de compartir con él tanto como sea posible. Que domine el acostarse a su lado —e incluso abrazarlo, aunque sea solo con una pierna— sin despertarlo lo endulza. Es una buena sorpresa para comenzar el día con una nota distinta a la habitual.

¡Remix!¡Lee esta historia GRATIS!