Capítulo 1 - Welcome to LA

358 43 5

CLARKE

Otro atasco. Estoy en otro maldito atasco. ¿Cómo puede haber tanto coche en una ciudad tan pequeña? ¿Quién mierdas me mandó a mi a coger el coche para ir al trabajo? ¡Si tampoco estoy tan lejos! Venga, Clarke, deberías haber ido andando para fortalecer esas nalgas. Eres una jodida vaga.

Aun así, la culpa es mía: sólo a mí se me ocurre cambiarme de ciudad para no separarme de mi trozo de mierda. Con lo bien que estaba en Seattle, con mis fieles lacayos... No. ¿A quién voy a engañar? Washington en su totalidad estatal me traía malos recuerdos. Fue un respiro cuando tuve la oportunidad de salir de allí.

—¡Ya estoy en casa, mamá! —cerré la puerta tras de mí y me dirigí directamente hacia la cocina, previamente soltando la mochila de mala gana en la entrada, como solía hacer cada día al llegar del instituto.

—Hola, mi amor... —mi madre besó mi cabeza—. Ha venido Monroe. Está esperándote en la habitación. Creo que le ha pasado algo, la he notado un poco rara.

Cogí mi botella de agua de la nevera y subí las escaleras hacia mi dormitorio. Abrí la puerta y recibí a mi amiga con una sonrisa, la cual se borró lentamente al ver su cara. Sí que había algo extraño, ese gesto en su rostro me preocupaba. Tomé asiento a su lado en mi cama y pasé mi brazo por encima de sus hombros, atrayéndola hacia mí para abrazarla a modo de saludo.

—Hola, Moon. ¿Qué te pasa? — Monroe me sonrió de manera forzada y suspiró.

—Clarkie. Tengo que contarte algo... —fruncí el ceño y me deshice de los zapatos para sentarme en la cama a lo indio, encarando a mi amiga.

—¿Va todo bien...?

—Verás... Hace unos meses conocí a un chico en aquella página de contactos que te comenté. Empezamos a hablar, nos gustamos e intercambiamos nuestros e-mails. Hemos estado varias semanas hablando por Messenger y ha insistido bastante en vernos, pero... Ya sabes, me daba un poco de miedo porque apenas nos conocíamos... — Monroe estaba pálida y comenzando a temblar ligeramente.

—Está bien, Moon. Continúa... —la animé. Ella asintió.

—Ha comenzado a pedirme fotos algo más íntimas y también a amenazarme. Me ha mandado una foto mía saliendo del instituto contigo... Dice que me ha rastreado y ha averiguado mi dirección de casa. Incluso me ha hecho una foto de la ventana de mi habitación. Estoy muy asustada, Clarke. No sé qué hacer... —comenzó a llorar desconsoladamente. ¿Qué se hace en estos casos? No lo sabía, pero quería ayudarla. Era mi amiga.

—¿Estás segura de que no es alguien de clase gastándote una broma pesada? Ya sabes que Murphy es un poquito capullo...

—Murphy es un idiota, pero esto es demasiado gordo como para que sea él. Además, salimos a la misma vez del instituto... ¿Cómo podría hacerme las fotos?

—No sé, Moon. Ese tío tiene contactos en todas partes, capaz es de hablar con alguno de sus amiguchos para que le eche un cable. Pero, no te preocupes. Puedo ir a buscarte a casa antes de ir al instituto y luego acompañarte a la vuelta para que te sientas más segura —mi amiga asintió.

—Supongo que es una opción... —suspiró.

—Deberías de bloquearle de todos lados y cortar el contacto con él. ¿Le has dado tu teléfono? —negó—. Bien... Entonces ya está... Si te envía alguna foto más, quizá debería decírselo a tus padres...

—¡Imposible, Clarke! ¿Cómo les voy a contar a papá y mamá dónde lo he conocido? ¡Me matan si les digo que tengo un perfil en una página de contactos! ¡Que soy menor de edad! —resoplé.

Access Denied (NukaBlack y ClaudiaGalvezB)¡Lee esta historia GRATIS!