Capítulo 16

121 23 1

(Zoe)


A este ritmo Enzo, iba a hacer todo lo posible para reunirse conmigo, y si eso ocurría se descubriría que soy una chica antes de tiempo. Estaba pensando mientras esperaba a que contestara.

-¿Diga? –contesto por fin.

-Hola... este es el número de Enzo ¿no? –pregunte algo nerviosa.

-Si ¿Quién eres?

-Soy Zoe –me presente.

-¿Zoe? La hermana de Nolan ¿no? –podía intuir su media sonrisa de superioridad desde el otro lado de la línea.

-Sí, esa misma. Escuche de Nolan que me estabas buscando.

-Es cierto, te buscaba y has venido a mí, al fin. No ha sido fácil contactar contigo.

-Pues te llamaba para decirte que no me busques más. No molestes más a mi hermano con esto.

-Hablaremos después de que nos encontremos –dijo ignorando mis palabras.

-Yo no quiero verte ¿O acaso no me estas escuchando?

-Entonces tendré que ir a verte yo mismo.

-¿Y cómo piensas hacerlo? ¿Cómo me vas a encontrar?

-No es para que te preocupes tanto ¿sabes? Además si he llegado a saber el número de tu casa, puedo averiguar dónde vives.

-Está bien, nos encontraremos –dije con resignación, sabía que Enzo no iba a aceptar una negativa como respuesta- ¿Dónde nos veremos?

-El domingo por la tarde, ven a mi dormitorio. No habrá mucha gente en el campus.

-¿Qué? ¿Por qué tengo que ir a tu dormitorio? Quedemos en el centro comercial o en algún lugar público.

-Si fuiste capaz de entrar en el internado y colarte en mi habitación la última vez. Creo que lo puedes repetir con igual facilidad otra vez ¿no te parece? ¿O es que tienes miedo?

-Eso fue porque... -empecé a justificarme.

-No tienes que venir sino quieres, pero que sepas que eventualmente empezare a ir a buscarte a tu casa, o donde sea que estés.

-¿Qué? –Sonaba como un lunático- Esta bien, iré a tu dormitorio.

Me colgó antes de que pudiera decir nada y cambiara de opinión. Enzo definitivamente podría hacer realidad cada amenaza que acababa de soltarme, podía ser realmente peligroso.

Decidí que lo mejor era volver a la habitación y pensar sobre la conversación que acababa de tener con Enzo. Sé que había sido muy tonta por haber aceptado su amenaza pero sabía que si no lo hacia él me traería problemas con mi familia y se descubriría que estoy suplantando a Nolan.

Entre en el cuarto y vi que Shaun estaba sentado en la silla de su escritorio, pero ni le salude. Me senté en mi cama y me agarre la cabeza. No podía parar de pensar en cómo decirle a Enzo que me dejara en paz tanto a mí como Zoe como a Nolan. ¿Qué iba a hacer ahora?

-Toma un vaso de agua –dijo Shaun ofreciéndomelo.

Me lo quede mirando sin entender su cambio de actitud conmigo. Demasiado amable para creérmelo, no lo cogí.

-Toma, pero no te acostumbres –dijo poniendo el vaso en mis manos a la fuerza.

-Gracias –dije mirando el contenido, no parecía tener nada raro.

-Y ahora... bueno ¿Cómo decirlo? A partir de hoy si necesitas un esclavo podrás usarme para todo lo que quieras –dijo abriendo los brazos como un cristo.

Tanto sus movimientos como esa frase hicieron que escupiera el agua que tenía en la boca, de la sorpresa.

-¿Qué es lo que estás diciendo? –dije acabando de toser el agua.

-Hice una apuesta con Marco, la perdí y como un hombre cumple sus promesas –dijo encogiéndose de hombros como el que no quiere la cosa.

-¿Eh? –fue lo único que logre articular. Estaba totalmente estupefacta.

Marco me sonaba de que me lo habían presentado cuando hicieron una fiesta en esta habitación. Es amigo de Enzo y Shaun.

¿Que Shaun quiere ser mi esclavo? ¿Qué es lo que está pasando, en este momento? No me lo podía creer. Puede que haya hecho una apuesta con Marco pero si el resultado es ser mi esclavo dudo que me lo dijera a mí directamente y no esperar a estar delante de Marco para "empezar a cumplir su promesa".

Algo estaba tramando y eso no era una buena señal ¿Qué era la que se traía entre manos?

Llego a un punto en el que me tuve que meter en la cama, vestida y todo, para dejar de escuchar a Shaun ofreciéndome cosas y siendo tan atento conmigo. No sé qué tramaba pero no lo iba a conseguir. No le iba a dejar.

Además necesitaba pensar y Con Shaun alrededor me era imposible. Solo le había faltado ofrecerse para arroparme y contarme un cuento antes de dormir.

Cuando me levante al dia siguiente no pareció mejorar la situación. Ahora estábamos de camino a las clases.

-¿Quieres que te lleve la mochila? –me pregunto Shaun.

-No hace...

-Está bien –me interrumpió cogiéndome la mochila antes de que pudiera terminar- esta bolsa parece demasiado pesada para alguien tan delgado como tú, así que mejor la llevo yo.

-Devuélvemela –dije alargando la mano para cogerla de vuelta.

-He dicho que soy tu esclavo y por eso te ayudo a llevarla. No hay más que hablar –dijo impidiéndome coger la mochila.

Estaba empezando a pensar que estaba enfermo o que había comido algo en mal estado. Era eso o que la locura ya lo había arrasado.

Llegamos a la clase y retiró la silla como si fuera un príncipe azul esperando a que su princesa posara el culo en la silla para ayudarla.

-Shaun, tú no tienes que seguir haciendo eso.

-Tonterías, soy tu esclavo.

En ese momento llego Lucas que se quedó mirando la escena y saludo casi en un susurro. No podía creer lo que estaba viendo.

-Así que eres amigo de Nolan. Pues te lo dejo a tu cuidado –dijo Shaun sonriendo.

Lucas se sentó a mi lado, con cara de incredulidad. De repente todos los que estaban en la clase se acercaron diciendo que también eran amigos míos. Cosa que hizo que Shaun sonriera más, como si estuviera alegre de que yo tuviera amigos.

No podía entender nada.

ZoeRead this story for FREE!