XXVII; Nicholas clay

235 14 1

NOAH POV
todo encajaba, todas las pistas formaron un rompecabezas en mi mente. éramos malos, somos malos.

yo sabía lo del padre de bella, ya lo presentía pero quería estar completamente seguro antes de sacar conclusiones que al fin y al cabo, no tendrían sentido para nadie.

camine por la sala hasta encontrar el despacho de mi padre. la puerta de este siempre estaba cerrada con llave por lo cual habría que esperar a que el me abriera. toque la puerta y luego de unos segundos en los que me arrepentí de haber venido me abrió la puerta, vestía un traje negro, el mismo que usaba todos los días cuando salia de la casa.

- paso algo?- era una de las pocas veces en las que venia a verlo al estudio, tal vez por eso su confusión.

-necesito hablar contigo- la frialdad en mi voz me sorprendió y al parecer a el también, ya que se puso derecho y se hizo a un lado para que pueda pasar.

su despacho estaba como siempre. una mesa en el medio y una silla en cada lado, las sillas de hierro y la mesa (repleta de papeles) de vidrio. me sente en la silla mas próxima a mi y después de unos segundos el apareció en la otra, frente a mi.

- que pasa?- cruzo sus piernas y se apoyo en el respaldo de la silla.

-conoces a Adam jockings?- mis manos sudaban y incluso temblaban al igual que mi voz al hablar con el de un tema muy delicado como una muerte, un asesinato.

pestañeo repetidas veces antes de responderme.

-si, lo conocía- me corrigió.

- se que sabes sobre su muerte- tome el valor que me faltaba y termine la frase-,sobre su asesinato.

abrió los ojos, descruzo las piernas y recargo su peso en la mesa con los brazos.

-que estas insinuando?- apretó sus labios, el sabia que yo sabia.

me sentía seguro de lo que decía, y todavía no se porque.

- no lo se, ibas en su mismo avión, el cual se estrello en un bosque y no tuviste ni un rasguño. el accidente no fue inspeccionado por ningún profesional. a bella y su madre le dieron el doble de lo que realmente era la demanda. no me sorprendería que un hombre con tal poder ,como tu, les pague a varias personas como para que el caso no sea investigado o analizado.-suspire, y hable- se que tu eres su asesino.

abrió los ojos, se levanto de la silla y le dio un golpe a la mesa.

-eres idiota?

-no lo se, nicholas- lo llame por su verdadero nombre y me levante yo también.

-quieres saber la verdad de toda esta mierda?- tiro para atrás su traje y apoyo su mano derecha en su cintura. asentí.- Adam murió, yo estaba ahí. yo fui el responsable de lo que paso, y planeo serlo de las muertes de todos sus familiares.- me quede en shock. iba a matar a bella.

le di la vuelta a la mesa y me acerque a el, lo empuje y golpeo con la pared. mi cara a centímetros de la suya.

-tu llegas a tocarle un pelo a bella y yo mismo te matare- el acuerdo era alejarla, no matarla.

-tu padre estaría orgulloso de ti, recuerdo como gritaba cuando lo mate- sonrió de lado, haciéndome recordar la sonrisa de apolo y simón, sus verdaderos hijos.

-hablo enserio, Nicholas clay- llamarlo por su nombre lo irritaba, y yo lo sabia.

-no es hora para eso, solo te aviso que te vayas despidiendo de tu adorada e incrédula vecina- lo golpee en la cara, pero no se inmuto, solo rió.

-apolo reacciono mejor cuando se entero- apolo sabia de esto?

salí del despacho y corrí hasta la habitación de apolo, donde estaba escuchando música mientras leía un libro. cerré la puerta de un portazo cuando me adentre a esta, haciendo que mi hermanastro se estremeciera.

-que mierda Noah?- dejo el libro en la cama y se acerco a mi.

-tu sabias sobre toda esta mierda y siquiera intentaste alejar de ella, o protegerla. te importo una mierda lo que le pasara - lo señale, escupiendo odio con cada palabra.

-que querías que hiciera?, este era el plan. sin cariño sin nada- repitió las palabras de mi padrastro cuando nos comento el antiguo plan.

- fingiste todo este tiempo con ella?- yo mismo me sorprendí de lo descaradas que podían llegar a ser las personas.

-que esperabas? ni en mil años seria su amigo- se rió, muchísimas veces tuve ganas de golpearlo pero nunca lo hice, hoy eso cambio.

lo tiro al piso y me senté a horcadas sobre el repartiendo golpes por su cara, solo me detuve cuando vi sangre en esta. me levante, y el, con su nariz y boca sangrando, me miro con rabia y odio. se limpio la sangre con la manga de su sweater y rió, igual que el idiota de su padre.

-ya te derritió esa chica, estúpido.

NoahRead this story for FREE!