Gorda con nueva APP

54 10 3

Título Gorda

Capítulo 4: Gorda con nueva APP

Por Janet Gaspar

Hace poco me pesé y fue una suerte que la báscula no tronara porque sí, tiene límite de peso, y aquella flecha traicionera se paró en 101.

¡101 kilos!

No, no podía ser, si apenas en la séptima temporada de Juego de tronos pesaba 88. Un error, claro, un error lo comete cualquiera, hasta las básculas.

Pues claro, traigo ropa, tonta de mí. Tenis fuera, suéter oculta lonjas fuera, playera fuera, pantalones de mezclilla fuera.

Ok, vamos de nuevo.

99 kilos... casi cien si somos sinceros.

Esta cosa esta descalibrada, obviamente.

Tomo el cuadrado de metal y reviso con cuidado que la flecha marque 0 y no algo así como veinte, pero no, la cosa marca cero.

No estoy segura la verdad. Voy a la cocina y tomo un empaque de dos kilos de harina. Mamá me pregunta si haré un pastel.

—No, mamá. —Y resulta que pregunta por el pastel y no del por qué ando en ropa interior deambulando por la casa con un paquete de harina.

Lo pongo sobre la báscula y espero, la flecha se para en 2kilos, no en diez, no en veinte, se para en dos. Pues sí, que la báscula está bien calibrada y yo peso 99 kilos... 100 si nos ponemos exigentes.

Esto no puede ser posible, no puede ser posible en serio.

Oficialmente entro en pánico y tomo la cinta métrica de mi escritorio esperando que al igual que mi gordura mi cuerpo haya decidido estirarse hacia arriba.

Pues no.

Mido 1 metro con 65 centímetros. Lo de siempre.

¡Ay no, ay no, ay no!

Ya estoy hiperventilando cuando me recuerdo tomar las cosas con calma y aplicar el método científico. La ciencia ante todo gorda.

A ver, el índice de masa corporal. No desesperemos que las clases de matemáticas sirvan para algo.

Si multiplico 1.65 por 1.65 tenemos 2.72 y si dividimos 99 entre 2.72... 36... ¿mi índice de masa corporal es 36?, esto ha dejado de ser un sobrepeso para convertirse en una horrorosa obesidad. Perdidas las esperanzas de la ciencia me hago una bola de rollos de carne en la cama y lloro, lloro, lloro, lloro.

Me encantaría ver memes para desahogarme pero lo único que encuentro son spoilers de Avengers y del último capítulo de juego de tronos que aún no veo. No sé si Arya vive o muere porque todos le dan las gracias.

Lo que me faltaba, que se muera mi personaje favorito.

Lloro más.

Bien, twitter está descartado, Facebook proscrito, no tengo Instagram porque la gente sube fotos de lo guapa que está ahí y pues... no es como si pudiera abrir mi Instagram de memes.

Sorbiendo mocos abro Play Store intentando bajar alguna aplicación para jugar y sustraerme de mi mundo obeso cuando una aplicación tintinea frente a mí.

"MyFitnessPal" el logo es una mujer delgada saltando, seguro una de esas aplicaciones para idiotas que te cuenta cuantas lagartijas debes hacer en treinta segundos.

Escribo "juegos" en el buscador y espero que aquello se cargue de patitos, gatos, perros, pistolas o juegos de azar, pero por alguna razón pongo el retroceder.

Gorda¡Lee esta historia GRATIS!