6 « Una broma no tan pequeña

Comenzar desde el principio

Cuando Michelle corrió la otra puerta para ver si se encontraba allí adentro se sorprendió, se espantó y desespero. Y comenzó a gritar.

'Brooklyn se encontraba con una soga en el cuello y con sus ojos abiertos. No tenía expresión alguna en los ojos y tenía la lengua para afuera, como si se hubiese suicidado queriendo ahorcarse. Michelle palideció y sin más cayó al suelo adentrándose en un desmayo'.

- ¿Má? -Pregunte- ¡Mamiii! -Pregunte nuevamente, todavía tenía puesta la soga en el cuello, luego entendí que me quiso jugar una broma- Má era un chiste, no seas exagerada -Rei- está bueno el cosito de la soga ¿O no? -Pregunte pero no obtuve ninguna respuesta. Fue cuando me di cuenta que no estaba bromeando. En verdad estaba desmayada- ¡Ma! -Me saqué la soga del cuello y salí del armario- ¿Mami que te pasa? ¡Má!

Jake Gallagher POV'S

Eres idiota Jake, y tu pensando en ser "buena persona" e ir a ver a tu exnovia.

》 Flashback.

- Trinity ¿En qué habitación se encuentra Brooklyn? -Dije avergonzado-

Trinity me miró seria durante el último par de minutos. Una sonrisa e asomaba en la comisura de sus labios para terminar con unas sonoras carcajadas. ¿Qué le sucede? ¿Acaso se está burlando de mi?

- ¿Acaso tengo simios en el rostro? -Ironicé-

- No, de hecho tienes dos ojos azules, una nariz algo pequeña, cejas algo gruesas deberías depilarte. Y una boca muy peligrosa -Enumeró con sus dedos hablando de corrido-

- Con labios peligrosos... Eso lo dijiste porque quieres besarme ¿Cierto? -Levanté ambas cejas de arriba hacía abajo-

- Eres idiota -Rodó sus ojos- Lo digo por las estupideces que salen de ella son un peligro para la humanidad. -Palmeó mi hombro- Habitación 108

- ¡Gracias! -Sonreí y la etreche en un abrazo fuerte, a lo que ella se quejó golpeandome y sali corriendo de allí-

- Pero epera, no es momento para que interr...

- ¡Te quiero! -Le grité y me metí al elevador-

Trinity era muy bonita, al menos yo lo veía así desde mi punto de vista. Rubia, ojos azules y una sonrisa deslumbrante. Alta, delgada y con un enorme trasero. Si bien tenía rasgos parecidos a los de Brooklyn y no, no era su calco, pero eran muy parecidas.

A decir verdad antes de comenzar a salir con Brooklyn, a mi me atraía demasiado Trinity. Luego comencé a pasar más tiempo con Brooklyn debido a que su hermano era amigo mío, y me sentí muy a gusto con su companía. Al principio solo quería follarmela y ya, pero cuando comencé a conocerla el deseo que tenía de tenerla solo entre mis piernas cambió. Ese deseo todavía estaba, pero también se sumó el interés. El interés de saber de ella, quería saber más de su vida. Al principio ella no hacía más que rechazarme, me odiaba creo yo. Decía que era un maldito arrogante, egocentrico e idiota. Solo me ignoraba o trataba mal. Le molestaba mi presencia, le fastidiaba que respirara en su espacio personal, que esté en su casa y hasta comiendo en su mesa con su familia, que usara el baño para ducharme o simplemente que pasara tiempo con su hermano. A mi solo me hacía gracia, era divertido ver cuando la ponía de mal humor. Solo la quería para una noche y al principio fue así, luego me enamoré... Y un tanto después conocí a Courtney, ella comenzaba a seducirme, a provocarme, a coquetear y ¡Diablos soy hombre! Cometo errores, pero estaba confundido. Ella también me atraía mucho. En fin me fui por las ramas.

No te enamores del amor.¡Lee esta historia GRATIS!