64. Disculpa

387 39 29

-Madi… solo necesito tiempo, te lo voy a decir todo, lo prometo, solo dame tiempo- suplica Chest tomando mi mano y viéndome fijamente a los ojos –Chest, no tengo tiempo para tanto drama, si créeme estoy feliz de que estés bien, pero también estoy enojada por tu supuesta muerte, así que si no me vas a decir es mejor ahorrarnos el drama y dejar de perder el tiempo- dije separándose bruscamente de él, y sus ojos se cristalizaron.

-Búscame, solo cuando dejes de fingir estar en una puta película, antes mejor aléjate- dije y abrí la puerta y la cerré detrás de mí. Un nudo en mi garganta se formó cuando empecé a caminar lejos de ellos.



Pasaron un par de días, me encontraba de nuevo caminando en ese viejo y abandonado parque, el silencio sepulcral me hacía tener la piel erizada y cualquier movimiento de las hojas en los arboles me hacía voltear y estar atenta.

-Supuse que te vería de nuevo aquí- dijo una voz masculina a mis espaldas y me volví inmediatamente topándome con unos ojos negros –No te conozco- dije frunciendo mi ceño, -Lo harás, linda, créeme- dijo con una sonrisa de superioridad.

Bufé y empecé a caminar lejos de él, lo último que oí fue unos pasos apresurados acercándose y un sonido ensordecedor en mis oídos.



Abrí mis ojos lentamente, mis manos y tobillos estaban amarrados con una soga, mi garganta estaba seca y sentía un dolor punzante en mi cabeza.

Moví mi cabeza de izquierda a derecha intentando minimizar el dolor, pero una voz habló asiéndome sobresaltar.

-Es un gusto Madisson, es un verdadero placer conocer a quien me causa tantos problemas- un señor, con algunos cabellos blancos decorando su oscuro cabello, una sonrisa falsa en sus labios y vestido impecablemente.

Tragué grueso y aparté la mirada –Bueno, pero ¿dónde están mis modales? – se preguntó a si mismo divertido –Mi nombre es… bueno, me dirás, Joe, siempre me ha gustado ese nombre- sonrió satisfecho con su nombre, su celular sonó y se alejó para contestar.

Busqué cualquier pequeña abertura para escapar, pero parecía estar atrapada en una enorme caja de metal –Me tendrás que disculpar, pero debo irme- se disculpa falsamente –Louis, ven cuida a nuestra invitada- llamó –Espero que disfrutes tu estancia- sonrió una última vez y se fue.

Una figura robusta, castaño, vistiendo de negro y con un arma en la cinturilla de su pantalón, me quedé inmóvil, contuve la respiración por unos segundos cuando unos ojos azules se cruzaron con los míos.

-Madisson, pero que se sorpresa- dijo con hipocresía –Tyler ¿o debo decir Louis? - contesté seria –Pobre diabla- dijo riéndose - ¿Por qué no me dices que es toda esta mierda? Me comienzan a doler las muñecas- me quejé –No es mi trabajo- respondió volviendo a su expresión seria –Lo olvidaba, tu trabajo es solo ser un estorbo para el mundo- rodé los ojos con molestia.



Pasaron horas, tal vez es de día o va a llegar la noche no estoy segura, todo el tiempo busqué cualquier pequeña posibilidad de escapar, pero la mirada atenta de Tyler me atormentaba, Joe entró de nuevo a la estancia, luciendo impecable igual que la vez anterior.

-Hola de nuevo Madisson- dijo con su imperdible hipocresía, -Veo que te han cuidado bien, demasiado bien, a decir verdad- en ese momento su palma resonó contra mi mejilla haciéndome sentir el sabor metálico en mi boca, Tyler se quedó viendo la escena sin expresión alguna.

-Me has causado muchos problemas, alteraste el orden de los elementos, tomaste un objeto muy preciado y se lo disté a un igualado, y te atreves a ayudarlo a liberarse- dice serio –No…- dejé la frase sin terminar cuando su rodilla estaba en mi estómago.

La sangre en mi boca por la bofetada, cayó al suelo dejando mi barbilla y cuello llena de sangre. Él solo me miraba atento y con sus ojos llenos de maldad, -Te lo voy a hacer más simple, querida- se sentó en una silla en frente de mí –Desde que tuviste ese sueño, has sido un completo problema para mí, tú, tu grupito de idiotas y tu maldita curiosidad- puso sus codos sobre sus rodillas sin apartar la mirada de mí –A. Jones siempre ha sido un imbécil, no me sorprende que te utilizara solo para obtener el liberum animarum, y sacarte de su camino, es sencillo, contando que eres muy estúpida para darte cuenta- rió sínicamente y habló de nuevo –Incluso no te diste cuenta que tenías un novio falso, que solo te utilizaba para traerme información-

Esa dolió.

_______
It's me again.

Bueno, les digo que se viene algo muuuuy bueno, todo se va a empezar a aclarar.

ABSOLUTAMENTE TODO, se va a aclarar en los próximos capítulos, porque lastimosamente llega el final :)

Gracias por leer, bye.

Yo nací para arder.¡Lee esta historia GRATIS!