Capitulo III

17 1 1
                                                  

Cinco dias, ya cinco días que no sabia absolutamente nada de sus amigos. Esto estaba comenzando a artarlo y preocuparlo al mismo tiempo, Baekhyun sabia que no era normal, todo el puto mundo sabia que no era normal, pero parece nadie haria nada.

Al segundo dia que su amigo no se presento a clases decidió ir directo hacia su casa, tenía un buen discurso en mente en el cual incluían insultos, lagrimas y claramente que su amigo se arrodillara pidiendo su perdón, y porque no, Jongin tambien.

Claramente nunca pudo decir su discurso, pues si bien tenia una copia de la llave del departamento de su amigo, este estaba vacio. Algo mas que extraño, contando que la lluvia no habia parado y que Jongin era un ermitaño amante de los dramas, era mas que extraño que ambos muchachos no se encontrarán ahi.

Reviso todo, desde el baño hasta las habitaciones de sus amigos y toda daba a entender que hace un buen rato habian salido del departamento. Se tomo la molestia de llamar a la madre de Sehun, pero esta se altero al saber que su querido hijo, del cual no tenia noticias hace unos dias, no estaba yendo a la escuela y no estaba en su departamento.

Ese mismo dia fue corriendo hacia la jefatura de policia, importándole poco que en unas horas tendria un examen importante en la universidad.

La alarma por desaparición se activo de inmediato, pues dos jovenes de 19 y 20 años habian desaparecido, ya hace dos dias, tiempo suficiente para que se pueda efectuar la denuncia de desaparición.

La madre de Sehun viajo desde el pueblo del interior del pais hasta Seul asi buscar a su hijo, los padres de Jongin estaban volviendo rápido desde Londres para saber donde se encontraba su unico hijo. Baekhyun recuerda una de las discusiones de los señores Kim, la mujer reclamandole a su marido por haberlo incentivado a vivir solo en una ciudad lejos de ellos.

Claramente la culpa no era del pobre hombre, pero este al seguir sin señales de su hijo comenzó tambien a culparse.

Había consolado a los adultos mas veces de las que recuerda, diciéndoles que seguramente ambos estaban bien, que seguramente Jongin habia visto a una actriz de sus dramas favoritos en la calle y la siguio perdiéndose por las calles, o tal vez que Sehun habia encontrado un buble tea delicioso y se habia encerrado en la tienda que los vendía, como veni prometiendo desde los ocho años que haria.

Mierda que Baekhyun deseaba que una de esas fuera la razón por la que ambos estaban desaparecidos.

Por primera vez en la vida, Baekhyun podria decir que agradecio el apoyo de la novia de su amigo, ya que la muchacha al igual que el estaba desesperada buscandolo por todos lados, incluso un día habia llegado a su salon con una montaña de folletos con las fotos de Sehun y Jongin, pidiéndole que apesar de la lluvia le ayudara a repartirlos.

Así pasaron cinco dias, cinco dias en los cuales Baekhyun lloraba en las noches rezando para que sus amigos aparecieran.

Por suerte la lluvia habia parado, la ciudad estaba completamente llena de los folletos de "Desaparecido" y agua.

Al igual que los anteriores dias, no tenia ganas de seguir en la universidad, pero ya habian pasado varios días en los que se ausento o se fue antes buscando a sus amigos, y mierda que sabia que su madre lo mataría si volvía a repetir el segundo años de medicina.

Ese día en especial estaba soleado, la gente por los pasillos se veia tranquila y alegre, cosa que no entendía. ¿Que no sabían que dos alumnos estaban desaparecidos? Claro que si. El mismo se encargo de que cada estudiante tuviera un folleto de Jongin y Sehun, tarde se dio cuenta que a ellos no les interesaba, no cuando vio como algunos hacian aviones con los folletos.

Un largo suspiro se escapo de sus labios cuando nuevamente se sentó solo en la biblioteca, sus ojeras eran enormes al igual que su cansancio, pues en ocaciones salia por la ciudad a buscar a ambos chicos, gritando sus nombres, introduciéndose en negocios o incluso tocando puertas. Sus pies dolían horrendo de tanto caminar.

Caos [EXO]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora