Consolidando lazos

170 15 2

Me levante con una energía incomparable. Algo realmente extraño en mi.  Realice mi rutina diaria antes de ir al trabajo.  Tenia ya una semana en su empresa y apenas si me dirigía la palabra para papeleos y certificados, pensé que seria diferente.  

Había un chico, el de la oficina de al lado, Yeremi, realmente agradable, tenia dos días intentando entablar una conversación conmigo, pero no me sentía de ánimos, hoy tal vez le de una oportunidad.  

En mi mente retorcida por los celos y el desinterés, llego a fijarse un plan muy impropio de mi, darle celos a Green, nunca pensé en llegar a esos extremos pero estaba realmente desesperada, quería que pusiese atención en mi. 

Llegue a la oficina con el ego por los cielos, esperaba que todos me notasen ese día, me había puesto una buena pinta y me había maquillado, algo que no solía hacer con frecuencia.  Al llegar salude a Yeremi cosa que lo dejo sorprendido y le dibujo una sonrisa tonta en la cara. 

El área de trabajo estaba comprendida por dos habitaciones realmente amplias.  En la primera se encontraban todas las oficinas dividídas por paneles y la segunda habitación estaba justo en frente y era la oficina de Green, el encargado de ese piso. 

Tenia paredes de cristal solo hasta cierto punto de su oficina, del resto no se veía nada mas, él a veces nos detallaba durante minutos y luego volvía a su escritorio que no se podía divisar desde mi oficina. 

En el receso requerido para almorzar me decidí hablar con Yeremi, una conversación que sinceramente me aburrió, mientras hablábamos esperaba que Green nos observara, pero no levantaba la mirada de su computadora, me había rendido, todo acabo, era claro que ya no sentía nada por mi, había sido una tonta, ahora que es una persona importante no volteara ni a escupirme, esto es terrible, ese día volví a casa sin una pizca de autoestima. 

Estaba tan deprimida que no me bañe esa noche, y apenas si comí algo nutritivo, acabe con mi suministro mensual de galletas de chocolate, estaba hecha un asco y me parecía a las tontas colegialas de mis películas románticas, llorando en el sofá con la boca llena de chocolate, estaba por los suelos. 

Mientras veía una de las películas mas tristes de la historia y comía una tras otra galleta, tocaron a la puerta, estaba decidida a no levantarme, me sentía tan mal que ni con Ethan quería hablar. 

Tocaron nuevamente y sin ánimos me salio la voz.

---- ¿Quién es? ----. Pude apenas emitir con la voz entrecortada por el llanto. 

---- Green.

Solo eso basto para devolverme literalmente el alma al cuerpo, me levante con energía que no tenia hace unos segundos, me apresure al espejo.

---- ¡HO! luzco horrible.

Hice lo que pude, me peine y mientras caminaba ala puerta intente quitarme el chocolate de la boca. 

Al abrir la puerta sentí como mi cuerpo se estremeció, estaba tan guapo, con una chaqueta casual color vino-tinto y una bufanda celeste que hacia que sus ojos se viesen hermosos.  No sabia que decir y esperaba que él hablara primero. 

---- Estuve todo el día adelantando trabajo para tener la oportunidad de venir a explicarte todo ----. Dijo con la mirada baja. 

---- Pasa ----. Dije, no sabia que mas decir. 

Lo invite a sentarse y me senté a una distancia prudente de él.

---- Se que irme sin decir nada no fue lo mas correcto, de hecho me arrepiento, pero no puedo devolver el tiempo, la semana que paso estaba pensando en hacer esto, en venir y explicártelo porque te lo merecías ----. Pauso y aproveché para hablar. 

---- Realmente estuvo mal, te extrañe mucho ----. Tenia un nudo en la garganta pero me reusaba a llorar en ese momento. 

El levanto la vista y me miro, tenia una sonrisa casi imperceptible. 

---- Eso me pone muy contento porque todo este tiempo pensé que te hacia feliz el que estuviese lejos de ti. 

---- No jamas Green, tu y yo estamos unidos de una forma que no comprendemos ----. Dije tratando de remendar todo lo malo que alguna vez le dije. 

---- Lo se, yo sin ti desaparecería. 

Eso ultimo que dijo me hizo delirar, pensar en que tal vez solo haga esto por miedo a desaparecer me entristece. 

---- Así que... solo haces esto por miedo a desaparecer ----. Le dije intentando confirmar mis ideas. 

El se exalto un poco y su mirada era de consternación.

---- No jamas Sofía, jamas pienses que mis acciones se remontan solo a perpetuar mi existencia, por que de hecho se que no puedo vivir sin ti, y lo digo en todos los sentidos, eres mi amiga. 

---- Si... lo soy ----. Lo dije sin poder convencerme de ello. 

---- Solo espero dejar el pasado y que me perdones. 

Sonreí, estaba dispuesta a olvidarlo todo si eso significaba que podría abrazarlo y tenerlo a mi lado, así sea solo como un amigo. 

El sonrió de igual modo y se levanto acercándose a mi, y pasando su dedo por mi boca. 

---- Tienes chocolate ----. Dijo seguido de una risa nerviosa. 

Baje la vista y me sonroje. 

---- Si, estaba comiendo galletas y viendo una película. 

---- ¿Y no invitas? 

Sonreí y asentí con un gesto, nos sentamos en el sofá y hablamos durante horas, sobre los 5 años que estuvimos lejos.

Daniel era la mujer que lo puso donde estaba ahora, el la conoció e intento una relación con ella, el intentaba vivir sin mi, sin embargo no funciono y ahora solo son amigos. Luego de eso estudio en una universidad para conseguir un titulo para trabajar e la empresa de ella.  

Estaba tratando de adivinar que nos depararía el futuro, y si ambos algún día nos daríamos cuenta de que sentimos algo mas fuerte que una amistad. 

Mi amigo imaginario.¡Lee esta historia GRATIS!