» Capítulo XL

4.4K 1K 245

TaeHyung salió de la oficina de director, seguido un minuto después de JungKook, y sus ojos se toparon directamente con los de él. El pelinegro, se dio la media vuelta en su lugar, y desapareció por el pasillo. Jung WooSeok se fue por el otro lado. El castaño se quedó quieto, viendo la figura de Jeon desaparecer y ver llegar corriendo a YoonGi, HoSeok, Joshua y Jimin hacia él.

    — ¿Qué pasó? ¿Por qué se pelearon? ¿Explicaron que tú no hiciste nada? —YoonGi tomó de ambos hombros a Tae y lo sacudió.

    No pasó mucho dentro. Entraron TaeHyung, JungKook y WooSeok. Durante todo el rato que el director preguntaba las causas de la pelea, ninguno de los dos hablaban. Wooseok explicó que en realidad TaeHyung no había causado nada de la pelea, y solo estuvo ahí cuando defendió a JungKook. Jeon también aportó unas pocas palabras, pero demás del regaño, se mantuvo callado. JungKook y WooSeok estarían suspendidos un mes. Les brindaron antes que nada primeros auxilios, hay que decir. Un momento antes de salir, el director le pidió a JungKook y a WooSeok que se quedaran. Nadie supo para qué.

    — No sé por qué se pelearon —admite TaeHyung a los chicos—. Aparentemente, fue un problema pasado. Y sí, no tengo consecuencias.

    — ¡OYE PERO VISTE CUANDO JUNGKOOK LO GOLPEÓ POR LLAMART...!

    HoSeok le puso la mano en la boca a Joshua para que no siguiera hablando. Todos miraron al chico de cabellos negros reírse nervioso, pero nadie dijo nada más.

    Hasta aquel momento, nadie entendía lo de "Poochie". Pero sabían todos que era algo importante, puesto que era la causa (o parte de) todos los problemas hasta aquel momento.

    — Sí, sobre eso... No importa.

[...]

JungKook aventó el maletín al suelo y soltó un suspiro frustrado. La puerta por detrás de él se estrella a causa de su enojo, y lo primero que hace es gritar al techo de su casa. Está enojado, frustrado, muerto, quiere vomitar más que antes, y está encerrado en un cuadro terrible.

    — ¡Qué demonios con el mundo!

    Cae rendido, ante un colapso psicológico porque no tenía ni la mínima idea de qué demonios hacer. Todo se regresa a su cabeza, la mirada por la mañana, y después cuando el estúpido de Jung WooSeok se acercó a hablarle. Pensaba que era normal o más bien, que se estaba acercando sin ninguna intención. Sin embargo, lo primero que escuchó de sus labios fue "quítate de mi camino con Kim TaeHyung".

   ¿Sí? Bueno. No se enojó por eso. De hecho, estaba preparado para escuchar cualquier "estupidez" de parte de Wooseok, el chico que siempre quería adelantarse desde que tenía poca memoria. Le dijo que él tenía el camino libre, se estaba convenciendo de que por claras razones ya no estaría nunca más cerca de TaeHyung. Después de eso, WooSeok dijo que sería gracioso aprovecharse de TaeHyung, una cosa llegó a la otra, primer golpe y todo se fue a la mierda. Mientras se golpeaban las cosas cobraban otro sentido, Yeo ChangGu se metió en esa discusión hasta donde había entendido. WooSeok dijo que ChangGu le mencionó algunas cosas sobre Poochie (ese apodo lo estaba molestando tanto).

    — Bien... —la voz de SeokJin se escuchó por detrás. JungKook dio un salto en su lugar, y miró a Jin acercarse—. Estás más tranquilo... ¿Ok?

    — ¿Qué demonios haces aquí?

    — Tu papá me habló para que viniera —SeokJin se quita la olla que tenía de protección de su cabeza y apunta Jeon—. Dijo que tenías unos problemas y...

    JungKook suspiró frustrado de nuevo. Sintiéndose envuelto en una película dramática de la que quería salir. Se levantó de su lugar, viendo a SeokJin directamente y bufando. Levantó con cuidado su maletín y se encerró en su habitación.

   Jin se quedó quieto en su lugar.

   — ¿No quieres hablar de eso ahora? —le gritó a JungKook.

    — ¡No! —le responde enojado desde su cuarto—. ¡Deja de tratarme como si fuera un tonto! ¡No preguntes más!

    SeokJin era medio primo de JungKook. Por parte de la media hermana de su mamá. Eran cercanos en cierta parte, no lo suficiente. Antes solían jugar videojuegos, o a las escondidas o algo. Conforme JungKook creció y Jin comenzó a ir a la universidad, dejaron de verse. La relación de ambos era deteriorada, nada común.

    JungKook odiaba que su padre quisiera meterse en sus problemas. ¡No quería ayuda!

    SeokJin se acercó a la puerta de JungKook y se recargó en ella. Dentro escuchaba el tintineo de algunas cosas, y por último cómo un cuerpo pesado caía en la cama.

    — ¿Estás seguro que no necesitas ayuda?

    — Que no —rechina el chico desde dentro.

    Hacia dentro, Jin distingue cómo JungKook se pone de pie. Era increíble que las paredes dejaran pasar tan rápidamente el sonido. La puerta se abre, dejando ver a un JungKook enojado. Sus cejas hacia abajo, lastimado. Cosa de la que no se percató antes Jin.

    — ¿Qué te pasó en el rostro? ¿Te peleaste o algo así?

    JungKook rueda los ojos harto. El primo Jin estaría demasiado preocupado si se enteraba de lo que pasaba. Además, no existía ninguna razón para contarle todo lo de TaeHyung. Apenas lo estaba procesando y entiendo. ¿Cómo se lo contaría a alguien más? Los últimos días, el hecho de vomitar y estar con dolor de cabeza, y dolor de pecho, y tener un grave problema en su cabeza por la imagen de TaeHyung repitiéndose, y repitiéndose.

   Estaba enfermo. Sí.

    — Salí porque te quiero hacer una pregunta.

    Jin se fija en los moretones al rededor del rostro del chico, y asiente. Estaba confundido. ¿A caso evadió su pregunta?

     — ¿Sabes tejer?

    SeokJin miró atento a JungKook ante aquella pregunta. ¿Tejer? ¿Tejer qué? ¿Para qué demonios quería tejer?

    — ¿Tejer?

    — Sí. Tejer. Ya sabes, agujas, estambre.

    — No, no sé tejer.

    JungKook bufó en alto, cerrando la puerta enfrente de Jin. Jin se quedó quieto, anonadado, y se preguntó muchas veces para qué quería aprender a tejer o lo que fuera. Volvió a dar de toques en la puerta de su medio primo, y acercó la oreja.

    JungKook estaba enfermo.

    — Pero podemos aprender —chilla a la puerta, esperando que el chico le responda—. Hay muchos videos.

    JungKook vuelve a abrir la puerta y observa amargado a SeokJin, quien le sonríe.

    — ¿En serio? —su tono amargado sale a la luz.

    Jin rueda los ojos

    — Pero tienes que contarme qué te sucede.

    — No.

     — Bueno, tenía que intentarlo.

Love Ends // kookv¡Lee esta historia GRATIS!