Capitulo 39

144 18 0

Carrie: Axl, No fue solo tú culpa. -Me acerque a él-. Yo me deje llevar.

Axl: Yo no debí besarte. -Suspiro-. Pasare mañana por ti, nena.

Carie: está bien.

Se acercó a mí lentamente. Debo admitir que me puse muy nerviosa por su cercanía. Deposito un beso en mi Melilla y luego se alejó. Cuando salió por la puerta, la cerré y me apoye en ella. No debimos habernos besado.

* * *

Brooke: ¿Estás Mejor? -Yo asentí-. Nos pareció raro que no vinieras ayer.

Carrie: Yo... me quedé dormida.-Mentí.

Brooke: Carrie, ayer él... pregunto por ti.

Carrie: ¿Ah sí?- Ella asintió-. ¿Qué más dijo?

Brooke: Sólo quería saber sí estabas bien.

Carrie: Estoy muy bien.

Tomé mi bolso y me levante de la mesa. Salí de la cafetería rápidamente para evitar que Brooke me preguntara cosas. Llegué al jardín, un lugar que estaba retirado de la puerta y casi nadie pasaba por ahí. 

Quería irme de aquí, odiaba estar aquí. Todos me miraban y de seguro decían que steven había conseguido lo que quería y yo de idiota había caído. Mientras trataba de aparentar ser una persona fuerte, por dentro me rompía.

Izzy: Al fin te encuentro.-Dijo con una sonrisa en su rostro-. ¿Puedo sentarme?

Carrie: No soy la Mejor compañía en estos momentos.-Reí.

Izzy: No importa.

Se sentó a mi lado y saco de su bolso una barra de chocolate. Lo mire y el sonrió mientras me la entregaba.

Izzy: Sé que te ayudara a sentirte mejor.

Carrie: ¿Te he dicho que te amo?

Ambos reímos. Tomé la barra y la abrí. Le di un pedazo y tomé otro para mí.

Izzy: Odio verte mal. Aunque estas tratando de verte "Fuerte"

Carrie: Ya me conoces, eh. Estoy bien Izzy.

Izzy: Sé que no lo estas, pero... haré como sí te creyera.

Nos quedamos un rato más hablando y compartiendo aquella barra de chocolate. Con Izzy podía desahogarme, no tenía miedo de que él viera lo frágil que puedo ser en realidad. Nos levantamos para comenzar a caminar hacia el salón, no faltaba mucho para que el timbre sonara. Mientras caminábamos él me contaba de cosas de su niñez, cosas que hizo con axl y me hizo reír un rato. A fuera del salón estaba Steven, quito su pie de la pared cuando me vio.

Steven: ¿Podemos hablar? 

Carrie: Tú y yo no tenemos nada de qué hablar. –dije sin mirarlo.

Steven: Carrie, por favor.

Izzy me miro y se alejó. En ese instante quise matarlo por dejarme a solas con él. Lo menos que quería era hablar con Steven. Los otros chicos pasaban por nuestro lado para entrar al salón y nos miraban discretamente.

Steven: Carrie, sé que esto no estuvo bien, ¿Si?. Sé que cometí un error. 

Carrie: ¿Qué estás diciendo? no llames a ese niño error. No es un error Steven. –me puse furiosa-. Es tu hijo.

Steven: Lo lamento. Aun no sé cómo… referirme a él. No planee esto, Carrie.

Carrie: Eso te ayudara a ser un poco más responsable. Andabas por el mundo ligándote a todos las chicas. –sonreí irónicamente-. Que patético. 

Steven: Pero me he enamorado. –Se acercó hacia mí-. Me he enamorado de ti.

Carrie: No me hagas reír. Yo solo fui una más. ¿Qué número soy? ¿La quince? ¿La dieciséis? –él paso su mano por su cabello-. Sea como sea, no quiero que vuelvas a hablarme.

Steven: ¡Maldita sea, Carrie! –Me tomo de las manos-. Tú no sabes cómo me siento. Estoy mal.

Carrie: ¿Acaso crees que yo estoy muy bien? ¡Me has lastimado! ¡Me lastimas ahora!

Steven: Nunca fue esa mi intención. Todo lo que dije era verdad. –Suspiro-. Te amo, me enamore de ti. 

Carrie: No quiero seguir escuchando. Sólo… aléjate de mí.

Me solté de su agarre y entre al salón. Todos estaban en silencio, estoy segura que nuestros gritos se escucharon aquí. Camine hacia el asiento que estaba a lado de Izzy y me senté. Steven entro por la puerta y detrás de él, el profesor. Tenía mis ojos llenos de lágrimas en ese momento, pero no iba a llorar. No lo haría delante de todos, no delante de Steven. Mire a Izzy y el paso su mano por mi hombro.

Attitude.¡Lee esta historia GRATIS!