Capitulo 38

147 18 1

Mamá: Carrie, llegaras tarde.-dijo mientras me movía-. Carrie, despierta.
Carrie: No quiero ir, Mamá. No me siento muy bien.
Mamá: Carrie, ¿Qué tienes?
Carrie: No te preocupes. Ve a trabajar. 
Mamá: llámame si necesitas algo, ¿Si?
Carrie: Esta bien.

Ella se fue y yo me quede acostada. Quería irme de ese colegio, no quería regresar, no quería ver a Steven, ni enterarme de cuando él bebe naciera. Mi madre, no me cambiaria de colegio, no más de dos veces en el año. Estoy segura de que los chicos se molestarían mucho conmigo si me iba, pero tienen que entenderme que me duele lo que está pasando. 

Quería alejarme del colegio aunque sea por un día. No quería ver a Kate, ni a Steven, ni a todos los demás murmurando acerca del embarazo. Aunque no pueda faltar todos los días, quizás con hoy este bien. 

Luego de pasar casi todo el día tirada en la cama, me duche y me arregle. Al bajar a la cocina vi que mi madre había dejado la comida lista. Eso era bueno porque no sabía cocinar y no quería salir a la calle. Me senté a comer, aunque lo menos que hice fue eso. Si dure como media hora comiendo fue porque dure al menos quince minutos jugando, no tenía apetito.

Cuando termine de comer me levante de la mesa y camine hacia las escaleras. Justo cuando iba en la mitad sonó el timbre. Mire el reloj y vi que eran las cuatro, mis padres aun no llegarían. Baje y fui hacia la puerta. Al abrirla me encontré con Axl.

Carrie: Axl, hola.
Axl: Hola. No fuiste a clases y quise ver si estaba bien. –sonrió.
Carrie: Estoy bien. Es solo que… no quería ir.
Axl: Te entiendo. ¿Puedo pasar?
Carrie: Claro.

Me hice aun lado y él entro. Caminamos hacia el sofá y nos sentamos en el. Por alguna razón no me molestaba la presencia de Axl, quizás necesitaba hablar con alguien. 

Carrie: ¿Los demás saben que estás aquí?
Axl: Sólo Izzy. –sonrió-. Brooke y Duff no sé dónde estaban. –él tomo mis manos-. Lamento todo esto, Carrie.
Carrie: No te preocupes, Axl. Aunque nadie lo siente más que yo.
Axl: La verdad nos parece algo ilógico todo eso. –yo lo mire extrañado-. Todos conocemos a Steven y bueno, él no es tan idiota como para no cuidarse.
Carrie: Axl, no quiero hablar de eso. Por favor. –murmure.
Axl: Esta bien.

No lo había visto de esa manera, pero quizás paso y… ahora están las consecuencias. Aunque no creo que se le pueda llamar “Consecuencias” a un niño que no tiene la culpa de nada. 

Axl: Estaba llamándote a tu teléfono, pero no contestabas.
Carrie: Mi teléfono… se perdió. –Hice una mueca-. Apenas compre otro te escribiré. –sonreí-. Axl… -él me miro-. ¿Qué harías tú en mi lugar?
Axl: No entiendo.
Carrie: Es que… quiero irme. –el abrió sus ojos-. No quiero volver a ese colegio.
Axl: Carrie, sé que te sientes mal, pero no puedes hacer eso. Tú no eres débil, eres fuerte.
Carrie: Axl, no es fácil verlos a ellos dos. Verlo a él me hace daño. 

Él no dijo nada. Ambos nos quedamos en silencio observándonos. El lentamente se acercó un poco hacia mí. Estaba muy cerca de mis labios, casi se podían rozar.

Axl: Quiero ayudarte. –Susurro-. Quiero ayudarte a que vuelvas a ser… feliz.
Carrie: ¿A… Ayudarme?. –dije sin quitar la mirada de sus ojos.
Axl: Sí. Carrie –Puso mi mano en su pecho-. Sabes que siento cosas por ti.
Carrie: Axl…
Axl: Carrie, aun te quiero.

Rápidamente unió nuestros labios. No esperaba este beso, fue todo tan… rápido. Axl besaba con ternura y quizás con un poco de miedo por cómo iba a reaccionar. Cuando quise dejarme llevar recordé a Steven, lo que hizo que me alejara.

Axl: Lo siento, no quiero aprovecharme del momento. –se levantó-. Será mejor que me vaya. 

Attitude.¡Lee esta historia GRATIS!