Capitulo 37

149 17 0

No seré yo quien se acerque para hablar, él era quien debía venir y darme una maldita explicación. ¿Qué iba a explicar?, era bastante obvio como… se dio eso. Lo único que escuchaba de la clase era cuando me llamaban la atención. El profesor dijo mi nombre por lo menos diez veces, y hubieran sido más si Izzy no me hubiera dado los golpecitos en los brazos para que reaccionara. Mire la hora en el reloj que llevaba Izzy, aún quedaban veinte minutos. Era demasiado, no podría aguantar más. Tome mi bolso y me Salí de clase, esto me traería problemas. Camine por los pasillos y camine hacia el tercer piso, me senté cerca del baño que aún seguía en mantenimiento. 

Ojala nunca hubiera venido a este colegio, ojala nunca hubiera conocido ni a Kate ni a Steven, ojala nunca hubiera besado a Steven. Sabia como era Steven y sin embargo me enamore, también tenía culpa de que estuviera pasando por esto. Sentí la presencia de alguien así que mire hacia un lado, Steven caminaba lentamente hacia mí. Me levante, pero antes de irme el me tomo del brazo. 

Steven: ¿Qué pasa Carrie?
Carrie: ¡¿Qué pasa?! ¿Acaso crees que soy estúpida? ¡Ya sé todo Steven! –me solté de él-. Sé que Kate está embarazada, ella me lo conto. ¡Media escuela lo sabe!
Steven: Carrie, quería decirte. Sólo que… -lo interrumpí.
Carrie: ¿Ibas a decirme? ¿Cómo?, cuando me llegara la invitación a su primer cumpleaños. –Dije reteniendo las lágrimas-. Aun no entiendo como pude pensar… que habías… cambiado. 
Steven: Quería decírtelo, de verdad. Solo no sabía cómo hacerlo. –Suspiro-. Carrie, sabía que lo tomarías así.
Carrie: ¡¿Cómo demonios querías que lo tomara?! –dije molesta-. ¿Quieres que te felicite?

Él no dijo nada más. Respire profundo.

Carrie: No puedes devolver el tiempo. –él me miro-. Lo nuestro llego hasta aquí. Debes cuidar del niño y… el niño debe tener a su padre. 
Steven: Carrie...
Carrie: Steven, no digas más nada. No voy a cambiar de opinión. 

Conteniendo las lágrimas comencé a caminar. Baje las escaleras y seguí mi camino hacia la salida. No soportaba la mirada de las personas sobre mí, no en estos momentos. En la puerta me encontré con los chicos.

Brooke: ¿A dónde vas?
Carrie: A mi casa. –dije sin mirarla-. No me siento bien.
Duff: Carrie, sé que estas mal. –yo lo mire-. Pero si sigues perdiendo clases perderás el año. 
Carrie: Duff, no seas como mi madre, ¿Si? –Él sonrió-. Sólo me iré hoy. Prometo que entrare al resto. 
Axl: Carrie, iré a verte más tarde.
Carrie: Esta bien.

Axl me dio un fuerte abrazo. Quisiera que no me soltara nunca, que nos quedáramos así para siempre. No iba a llorar, no de nuevo. Me aleje de él y cuando iba a despedirme de Izzy vi por encima de su hombro a Steven. Abrace a Izzy y le di un beso en su mejilla.

Carrie: Nos veremos mañana.
Brooke: Adiós.

Me aleje de ellos y comencé a caminar hacia la casa. El sólo hecho de recordar el embarazo de Kate, me ponía mal. Steven era el padre, él era el padre de ese niño.

Al llegar a casa, fui directo a la habitacion. Debía decirle a mi padre que mi teléfono se había extraviado o no me compraría otro. Solo faltaban unos días para mi cumpleaños, otro cumpleaños común. La pasaría sola… sin Steven. 

En la cena no dije nada y mi madre no me quitaba la vista de encima. Simplemente no tenía ganas de hablar. Axl estuvo por aquí en la tarde, sólo hablamos y me desahogue un poco el. Brooke, llamo a mi casa para saber cómo estaba e Izzy me pasaría a buscar mañana. 

Al menos espero y Steven mantenga la distancia. Si él está cerca… me hará daño. Aunque con el sólo hecho de tener que verlo diariamente… me lastima. ¿Cómo podre estar cerca de el sin besarlo? ¿Cómo podre mirarlo sin hacerme daño?

Attitude.¡Lee esta historia GRATIS!