En el capítulo anterior...

11 0 0

(...) Observó las grandes calles de esa ciudad. Los edificios. Las personas caminar. Estaba impresionado de ver cuanta urbanización y pensar, que de niño odiaba escuchar la palabra "América".
-Llegamos, Sr. Donovan. -El guardia le ayudó a bajar.-

Fue notable su aparición, precisamente las mujeres lo notaron.
-Adrián Donovan. -murmuró.-
-Oh, Sr. Donovan... Bienvenido al Hotel Eris Palace. Aquí tiene su llave.
-Gracias. -le dedicó una sonrisa.-

Se sentó sobre la cama y preguntó a su asistente.
-¿Esta es la habitación que ella utilizó?
-Si, señor. Es esta. La sesión fue hecha aquí hace casi siete meses.
-Bien. Retírate.

El chico se fue.
Desajustó su corbata de seda azul, estaba cansado pero no impedido de querer ir a buscarla; pero debía ser inteligente si quería que ella cayera.
Sacó de su portafolios la revista.
-Muy bien, señorita Woman. Usted me ha hecho volar desde Milán hasta América para conocerla. No me iré hasta haber cumplido ese capricho desde que la vi. -le habló a la imagen.- No me iré de este país hasta haberla tocado, ¿y por que no? Poseído. -sonrió.-

Dejó caer sobre la cama la revista "Woman" donde una mujer con saco morado tomaba una de las extremidades de éste con su mano izquierda, mientras miraba fija a la cámara observando desde arriba...

La Joya Más Deseada IIRead this story for FREE!