» Capítulo XXXII

4.4K 1K 655

La mañana de un 29 de octubre, dos días antes de la fiesta de disfraces organizada por Park SooYoung, TaeHyung entra a su aula después de que JungKook le acompañó a ésta. Se veía emocionado, ciertamente. Pero de todas maneras, lo único que hizo al llegar fue sentarse.

    Sorprendido, viendo directamente a su mesa, tomó las flores entre sus manos.

     Del otro lado de la escuela, Hong Jisoo apresuraba el paso hasta llegar a Park JiMin y Min YoonGi. Los dos chicos entraban tranquilamente, porque había mucho tiempo de sobra. No supieron describir la expresión de JiSoo cuando él se puso enfrente de ellos y empezó a mover las manos con locura. A sus lados, los demás estudiantes comenzaron a correr con simpatía. YoonGi, sorprendido, prestó atención a Joshua. Park Jimin intentaba hacer que el chico hablara.

     — Joshua, tranquilo, dinos qué sucede.

    — No, ÉL, ÉL TIENE FLORES EN SU MESA —exclama Joshua emocionado. Ninguno de los otros dos entiende, así que decidió tomarlos de los brazos y apresurarlos a caminar—. ¡VENGAN!

    Jimin y YoonGi aceleran el paso. Van a la par de algunos otros alumnos. No todos. La mayoría se veía completa y totalmente sorprendidos. Joshua casi quiere correr. Nadie entiende qué sucede, pero saben que es importante. Al parecer, algo acontece. Los susurros se oyen, no pasan desapercibidos por nadie. El mismo YoonGi quiere escuchar, saber que pasa, entender hacia donde todos iban con tanto fervor y emoción. Jimin también siente eso; combina la curiosidad y sin saber por qué, siente una corriente recorrer su cuerpo.

    Al poco tiempo, los pasos de todos llegan al aula menos relevante de la escuela. YoonGi no puede ver nada, menos Jimin, debido a su altura y a los que están frente a ellos. Joshua ve ligeramente. Nadie entiende qué pasa. De poco en poco, se van haciendo espacio entre todos, viendo así al aula de TaeHyung.

    — ¡TaeHyung recibió flores! —le exclama Joshua a YoonGi y a Jimin.

    Ciertamente, a unos pasos de ellos, TaeHyung está admirando un ramo de flores con lirios. Él amaba los lirios. A primera instancia, todos sabían quién había enviado esas flores. Jeon JungKook.

    — Vaya, TaeHyung Oppa, ¡qué lindas flores! ¿JungKook oppa te las envío?

       La pregunta pasa inadvertida ante las miles más que le caen encima. TaeHyung ni siquiera responde, está ahí de pie observando las flores embobado. ¿Cada cuanto pasaban esas cosas? Algo bueno debió hacer, porque JungKook no solía tener esas actitudes.

    Como pudieron, YoonGi, Joshua y Jimin se acercaron a TaeHyung. Pidieron un poco de privacidad que a fuerzas los demás tuvieron que darles. La gente se fue, de poco en poco, a medida que avanzaba el reloj para que entraran todos a clases. YoonGi observó la tarjeta del ramo de lirios, combinados con algunad otras plantas, y leyó en voz alta.

    — Para Poochie —lee en la tarjeta. La voltea unas veces para mirar si tiene contenido en la parte de atrás, y vuelve a decir—. Sé que te gustan los lirios.

    Joshua se quiere morir de un infarto, y una sonrisa tímida se escapa de los labios de Park Jimin. Era interesante ver cómo la atracción, la costumbre, el cariño, o hasta el amor, hacían que una persona "evolucionara". Tratándose de Jeon JungKook, todo parecía ir mejorando. TaeHyung tomó una vez más el ramo y suspiró.

    — Me encantan los lirios —admite Tae aunque ya ha quedado más que claro.

    Joshua da unos saltos y le da un golpe amistoso a Jimin. Quien le mira con una ceja alzada y apunta hacia TaeHyung, preguntándole a JiSoo.

    — ¿Qué no acaso TaeHyung es tu crush, Jisoo? Luces más emocionado que él.

    — Sí, lo sé —mueve la mano Hong Jisoo con algo de restarle importancia—, pero JungKook también es mi crush.

Love Ends // kookv¡Lee esta historia GRATIS!