Sleepover

3.3K 301 861

Taehyung no quería ir realmente.

No le parecía interesante estar en pijama con sus amigos hasta el amanecer comiendo palomitas y viendo películas. Prefería hacer ese tipo de cosas solo, sin Jimin spoileando el final del film, sin Namjoon adivinando con su cerebro hiper desarrollado cada cosa que pasaría en la película, sin Yoongi roncando a los quince minutos de empezar, sin Hoseok gritando de miedo, sin Jungkook alegando por tener que pausar la película si a alguien se le antojaba ir al baño.

Pero Jungkook sería el dueño de casa, y por nada del mundo se perdería un panorama en casa de Jungkook.

Sí la casa era fascinante. Cada rincón presumía elegancia. Las noches de películas eran como disfrutar de un cine en casa. El sofá era maravillosamente cómodo y suave, y las camas enormes para retorcerse a sus anchas. El refrigerador siempre estaba lleno, y la despensa a reventar de dulces nacionales e importados. Los padres de Kookie, además, eran lo más adorable del planeta. Los consentían con comida, regalos, jamás se metían a molestar y no eran para nada juiciosos.

Pero a Taehyung esa casa lo llamaba por otros motivos.

No lo había comentado con nadie, pero estaba emocionado por algo en especial que lo hacía contar los días y los minutos para la noche de la pijamada.


~


- Mi hermano volvió de América

De no ser una persona controlada, Taehyung se habría ahogado con el pedazo de papa que estaba engullendo. Tragó con una dificultad imperceptible para los demás, pero casi letal para sus adentros.

- ¡Oh! No nos habías dicho que volvería pronto, Kookie - exclamó Jimin en medio del almuerzo - me gustaría verlo, ¿sigue tan guapo?

- Ahora es incluso más guapo, me da rabia. Le crecen los hombros cada vez más, y a mí sólo me crece la nariz y los dientes

- No seas cruel contigo Kookie, tú también eres atractivo y popular - le dijo Hoseok, conteniendo la risa, y acariciándole la espalda

- Además, hay otras cosas que te han crecido bastante bien - comentó Jimin, con una sonrisa pícara. Taehyung musitó un "qué asco" y Yoongi murmuró no querer saber tanto.

- Supongo que iremos uno de estos días a saludarlo - Namjoon razonó.

El grupito conocía al hermano mayor de Kookie desde hacía muchos años, y siempre fue algo así como un objeto de admiración. El cliché de la perfección, un chico con excelentes calificaciones, muy atractivo, popular, que consiguió ir a estudiar a América y luego trabajó como chef en un crucero. Jungkook era un muchacho prodigio también, pero le quedaba bastante por demostrar una vez que terminara la secundaria, y si bien sus padres no eran exigentes, él mismo se presionaba para llegar tan lejos como Seokjin.

Por su parte, Jimin miraba a su cuñado con orgullo, era genial presumirlo con su familia como el increíble hermano de su novio.

Hoseok pensaba en que Seokjin había conseguido algo merecido para sus esfuerzos. Fue siempre alguien preocupado por estudiar, trabajar, y darlo todo para conseguir sus sueños, y eso lo identificaba también.

Yoongi admiraba la valentía de dejar todo atrás y salir del país a hacer una nueva vida. A veces sentía unas ganas impetuosas de dejar todo tirado y escapar hacia otra cultura, una más tolerante y adecuada a su forma de ver el mundo.

Namjoon quería volver a verlo y observar el cambio físico que los años le habían otorgado, y de paso probar de su comida, de la cual se hacía tan buena referencia.

Sleepover {JinTae}Donde viven las historias. Descúbrelo ahora