Embriagante (Capítulo 4)

2 0 0

SAMANTHA

Después de despedirme de Dylan y prometerle que no volvería a llorar por mi padre o que le llamaría inmediatamente si sucedía algo, me fui con Annie.

—Relajate un poco, no manejes tan rápido — sugerí asustada.

—Sabes lo incómodo, horrible y doloroso que es tener que ver a Dylan de nuevo — dijo frenando abruptamente —. ¡Maldición! — grito llorando.

Por unos pocos segundos quedé en shock al ver su confusa actitud.

—Annie... Lo lamento, no quise que esto sucediera — expresé.

La abracé dejando que soltara sus lágrimas en mi hombro. Luego de unos minutos se tranquilizó y pudimos continuar nuestro camino a casa de Annie.

—Discúlpame por lo que sucedió en el auto, no supe controlarme.

—No te preocupes por eso. Todos en algún momento no aguantamos la presión y estallámos — dije, dándole un sorbo a mí té de canela y manzana.

—Esta bien. ¿Ahora sí me dirás lo que sucedió con tu padre? — interrogó, acomodándose en el amplio sofá.

—Me presento a mí media hermana y la mujer que hizo trizas mi familia. Yo le dije que era un bastardo y el me golpeó... Me dio un puñetazo en la mejilla.

Annie me miró horrorizada e impactada al mismo tiempo.

—¿Se atrevió a golpearte solo porque le dijiste la verdad en su cara?

—Si. Y mi hermana no hizo nada, solo se quedó callada, me ignoro.

—¿Conosíste a tu media hermana en persona? ¿Cómo es ella?

—En cuanto la vi sospeche que fuera ella y lo confirme cuando mi padre la presento. Su cabello es muy lacio, es caoba, sus ojos son verdes, se parecen un poco a los míos, es bastante delgada, su tez es clara. No me duele admitir que se parece a mí. La verdad es que no tengo nada en contra de ella, es mí media hermana, no es su culpa que nuestro padre y su madre sean unos idiotas.

—Que madura suenas — dijo riendo —. ¿Qué es lo que harás?

—Confrontare a mi padre, no quiero a esa mujer, ni a él en esa casa. Jane se puede quedar, no tengo problemas con ella.

—No es muy buen plan, pero funcionara por el momento.

Su sonrisa se transformó en una sonrisa maquiavélica, una de esas que usa cuando quiere obligarme a hacer algo.

—¿Y ahora qué sucede? — pregunté entre cerrando los ojos.

—Adam y Ashton llegaron hace unos días a la cuidad... Y quieren que salgamos hoy con ellos. ¿Qué dices?

Una distracción me haría bien.

—Si.

—Samnatha, te lo ruego... — se calló por unos segundos y me observó sorprendida —. ¿Qué dijiste?

—Que si iré.

—¿Segura?

—Si.

—¿Cuál es la trampa?

—Ninguna. Quiero una distracción y ya, solo eso.

—¿No quieres ducharte primero? — preguntó viendo mi aspecto desaliñado.

—Claro.

Luego de ducharme por una hora, Annie comenzó a rizar mi cabello mientras yo me maquillaba un poco. Necesito cubrir mis ojeras y el golpe que me dio mi "padre" no quiero que nadie mire eso. Inmediatamente Annie termino de arreglar mi cabello saque mucha ropa del armario para poder elegir que usar esta noche.  Terminé optando por una falda negra de cuero, un poco corta, una camisa manga larga; cuello de tortuga roja, y unos tacones negros. Por último me coloque un labial color vino.

Trizas¡Lee esta historia GRATIS!