CAPITULO SIETE:

27 3 6
                                                  

"Doble emboscada"


El cielo continuaba nublado y acompañado de destellos brillosos a la distancia del océano. Por detrás de unas rocas frente a la maleza del bosque, dos figuras delgadas se escondían con sigilo. El hombre más alto asomo la cabeza por la parte más alta y lisa de la roca, mirando así a tres Cazadores De Dragones que caminaban por las playas del lado opuesto de Berk. Una vez teniendo la cuenta exacta de los tres hombres el espía volvió a esconderse tras la roca.

- "¿Y bien?" – le pregunto Hipo.

- "Solo veo tres hombres" – respondió Hasvitan apoyando su espalda contra la roca.

- "¿Y qué estamos esperando? Chimuelo está en aquel barco" - añadió el joven vikingo señalando uno de los barcos de Viggo que estaba anclado a unos metros de distancia de la costa. - "Tenemos que ir a salvarlo"

- "Wou, wou, tenemos me suena manada" – anticipo, dedicando la atención ahora al muchacho - "Ya hablamos de esto, seguiremos el plan al pie de la letra. Además, tú estabas de acuerdo con todo"

- "Si, lo sé, pero..."

- "Yo irrumpo en el barco y tú regresas a la aldea según lo planeado" – interrumpió Hasvitan. - "Solo estas aquí para darme una idea de donde se ubica tu dragón, ese era el trato" – repitió serio. Hipo frunció el ceño con molestia y evadió el contacto visual con el hombre. – "Oye, sé que tienes un fuerte vínculo con tu dragón, pero no puedes darte el lujo de que te descubran" – menciono lo más amable posible colocando su mano izquierda en el hombro del joven.

- "Ya... lo sé" – respondió apenado.

- "Voy a salvarlo, solo espera" – le sonrío; sin embargó Hipo solo bajo la cabeza en estado deprimido.

Ante esto Hasvitan frunció el ceño con lastima.

- "Sabes, toma esto" – enseguida Hasvitan le lanza a Hipo el collar de cristal. – "Cuida esto por mi ¿Quieres? Puede que aparente ser una pequeña piedra cualquiera, pero, a veces puede ser más útil delo que piensas" – sonrió, haciendo que el chico también le devuelva la sonrisa. - "Ahora vete, y enfócate en llegar a la aldea"

La molestia de no poder cambiar de opinión, causo que Hipo mordiera su labio inferior; tomo el collar y se lo puso en el cuello para no perderlo, luego miro una vez más a la dirección de los barcos de los Cazadores y pensó en su amigo antes de hac...

Oops! This image does not follow our content guidelines. To continue publishing, please remove it or upload a different image.

La molestia de no poder cambiar de opinión, causo que Hipo mordiera su labio inferior; tomo el collar y se lo puso en el cuello para no perderlo, luego miro una vez más a la dirección de los barcos de los Cazadores y pensó en su amigo antes de hacer su camino por los senderos de Berk. Hasvitan sonrío con simpatía al verlo irse.

- "Muy bien, ahora es mi turno" – añadió, levantándose y mirar hacia los Cazadores De Dragones con seriedad.

A continuación, una vez que Hipo desaparece de la vista de Hasvitan, este tomo su reloj de bolsillo y mira la hora, frunció un poco el ceño cuando paso una hora desde la última vez que le echó un vistazo; sin remedio suspiro y lo guardo. Ya teniendo su tiempo calculado, camina sin ninguna preocupación hacia los Cazadores De Dragones que custodiaban un pequeño bote. Los soldados en seguida lo notan y apuntan sus afiladas almas contra él, ya que se les acercaba sin prisa alguna.

El Despertal Del Rey DragonWhere stories live. Discover now