CAPÍTULO 11: SIEMPRE EN MEDIO

9 2 1

Lexi estaba sorprendida por la visita que había recibido Michael. Al parecer Brooke no se cansaba de acosarlo. Las dos se regalaron una mirada entrecerrada, que demostraba bastante odio por parte de las dos.

Después de tanto silencio, Lexi decidió decir algo. Sin ánimo alguno, le preguntó qué hacía allí. Brooke rió descarada, dando a entender que eso no le importaba a ella.

Con cada gesto, con tan solo una palabra suya era bastante para que Lexi no se aguantara las ganas y la mandase de una patada por donde vino, pero ella no era así.

Al ver la actitud indiferente que Brooke mostraba, más enfadada que la vez anterior Lexi le volvió a preguntar qué hacía allí. Esta vez sí respondió. Mirándola por encima del hombro, le dijo que no le importaba lo más mínimo, y si hacía el favor, se apartara; debía hablar con Michael.

Lexi no daba crédito a lo descarada que podía llegar a ser esa chica. Ni de broma se iba a apartar e iba a dejarla pasar. Entonces fue cuando Brooke dijo que Michael la había llamado para algo importante, lo que por supuesto era mentira, pero quería darle donde más le doliera. Lexi no quería creerlo. Michael no tenía ninguna razón para llamarla.

Lexi ya estaba tardando en volver, no sabía quién había llamado al timbre así que decidió ir a buscarla. Cuando llegó y vio lo que estaba ocurriendo ni él mismo podía creerlo. Fue hasta donde las chicas se encontraban y asombrado por la visita, preguntó qué ocurría, qué hacía ella aquí. Lexi miraba a Michael un tanto extrañada. Le dijo que Brooke decía que él la había llamado.

Michael por supuesto lo negó, pero Brooke como siempre con sus malos juegos, negaba que eso era cierto. Él la había llamado y por eso estaba allí. Querían hablar sobre lo que había ocurrido mientras lexi no estaba. Tal vez podrían retomar su relación... Al escuchar tal cosa, Lexi luchaba por qué las lágrimas no cayeran de sus ojos. Cómo era eso posible si acababan de volver. Michael, con cara de no entender absolutamente, lo negó todo e intentó que Lexi no se desesperara y no creyera lo que ella decía. Educadamente le pidió a Brooke que se fuera, a lo que primero se negó, pero después de ver que Michael hablaba muy enserio y un tanto enfadado, aceptó, pero no sin advertir que volvería. Ella ya se alejaba de la casa mientras ellos dos entraban. Lexi se veía triste y confusa. Él la intentaba calmar,pero Lexi no pudo aguantar un minuto más en esa casa. Tenía que salir de allí.

Sin darle tiempo a Michael de detenerla salió rápidamente de la casa. Para su mala suerte comenzaba a llover, y bastante.

Bajo ningún concepto iba a dejarle marcharse sola por ese camino y menos con el tiempo como estaba. Michael salió tras ella. Lexi no pudo contener sus lágrimas, así que mientras corría a su casa, lloraba y se preguntaba por qué las cosas le tenían que salir tan torcidas. Siempre tenía que aparecer algo que arruinara su mejor momento con el chico al que ella quería. Todo era siempre un desastre.

Michael estaba casi por alcanzarla,cuando se tropezó y calló al suelo. Lexi se dio cuenta y retrocedió.

Se agachó para ayudarle.

No se había hecho mucho daño, pero el suelo resbalaba un montón por la lluvia.

Al agacharse, los dos quedaron muy cerca, dejando sus rostros rozar. Michael le suplicó que por favor le escuchase. No había pasado nada, el no había llamado a nadie y por supuesto no quería retomar ninguna relación con ninguna persona que no fuera ella. A Lexi se le escapó una leve risa. Era un tanto gracioso que siempre alguno de los dos se caía. Eran unos patosos. Michael rió ante su comentario, y acariciando una de sus mejillas, acercó sus rostros para así unir sus labios en un dulce beso. Cada uno de los que de daban eran únicos. A pesar de estar empapandose por la lluvia, no les importaba, solo existían ellos dos...

Más Que Amigos//T.2Where stories live. Discover now