como llegue aqui?

18 0 0

2 pm. El reloj volvia a sonar un sabado soleado, marcandome por quinta vez que la siesta tenia que terminar. Mis padres se habian ido por un largo fin de semana a una quinta no muy lejos de mi hogar, y yo, por lo tanto, debia vivir unos dias por mi cuenta. 

Me cambie con pocas ganas, me peine hasta donde mis brazos llegaron, y sali. Decidi ir al centro en donde podria dar vueltas con el unico fin de olvidarme de todo, para luego llegar a casa y pedir 1 cuarto de helado y llorar hasta dormirme. El amor de mi vida, mi indispensable mitad se habia ido, sin razon, o con demasiadas razones como para aceptarlas. Quiera o no nunca iba a funcionar de todas maneras, eramos muy distintos, de esos distintos que dañan, que no te dejan respirar.

Llegue despues de un largo viaje en taxi y comence las compras; al principio no sabia ni en que local entraba, mi atencion no estaba focalizada en eso para nada, pero luego de a poco, las cosas comenzaron a mejor.

Pase por una calle el cual tenia un enorme callejon, y a lo largo de este podia ver una tienda, a medias oscuras. Iba a aquel lugar desde que tengo memoria, pero nunca antes habia visto esa tienda. Me acerque a ella lenta e inconcientemente, y de pronto me encontre frente a ella. Se me hacia imposible mirar hacia adentro, y aunque no tenia motivos para ingresar, la mismisima y erronea curiosidad me llevo a abrir esa doble puerta color cafe.

Al entrar, solo con el movimiento de mis ojos comence a examinar el lugar, lo raro? Nada habia alli dentro. Solo un monton de cajas y muebles dispersados por todo aquel grande salon. De pronto escuche el chillido de la puerta, no dire que no estaba asustada porque lo estaba y bastante, pero tome el coraje que me quedaba y me di vuelta. Nadie habia alli. 

Por alguna extraña razon me sentia observada, como si alguien estuviese acompañandome alli. 

Al salir de la tienda la calle seguia despoblada, pero con una diferencia. Un joven ojos cafe, pelo oscuro, tez palida, respaldado seductoramente contra la pared, estaba observandome con cara de picardia.

me intimide un poco con su mirada, hace mucho alguien no me miraba asi, tenia un brillo distinto en sus ojos, que por un momento me hizo olvidarme de todo lo demas, de donde estaba, de cual mi nombre era, de porque estaba observandolo tontamente sin hacer ningun movimiento. 

Luego de unos minutos, el se despego de la pared y comenzo a caminar en direccion opuesta al centro, por algun motivo que desconozco tuve ganas de seguirlo. Camine rapido hasta quedar ligeramente detras de el, y ahi fue cuando una voz hermosa se apodero de mis oidos.

Enamorada de un diablo.¡Lee esta historia GRATIS!