La oscuridad de la noche recorría cada ricón de la casa, todo se mantenía en silencio. Todos dormían tranquilamente en sus camas. Mientras en las caballerizas se desataba el deseo de dos personas. El gimoteo inrrumpía la noche rompiendo esa calma que daba.

-Cameron ¡jurame que harás lo posible por llevarte a ese estorbo de aquí, juramelo!

Se escuchó una voz entrecortadamente envuelta en besos mientras jadeaba. Cameron la sentó entre unos sacos de comida para los caballos mientras le despojaba la ropa. Y la hacía sulla, ambos trataban de no hacer ruido si alguien los descubrían tendrían que dar muchas esplicaciones y es algo que querían hacer.

-Te juro que aré lo posible por alejarlos -

Mientras la embestía con fuerza y le tapaba la boca para ahogar cada gemido que pudiera salir de ella y delatarlos.

Una vez acabada la velada se fué cada uno por distinto lugar entre la oscuridad y observando que nadie los viera.

Camerón andaba tranquilamente por los oscuros patios dandole patadas a una piedra que había por su camino mientras se encedía un cigarro, recordando el momento en el que vió al juguetito de Jason que fuese como fuese tenía que ser de él. Era demasiado delicada y fina, eso le hacía encenderse y querer hacerla sulla tenía que convencer a Jason como fuese para que se la vendiera.

-¡Cameron!

Escuchó de repente entre la tranquilidad de la noche haciendo que se sobresaltara.

Se paró al reconocer esa voz y se puso tenso ¿acaso los habia pillado? Se giró lentamente tirando el cigarro con cierta lentitud.

-¿Si Jason? -Lo miró con algo de temor, si era así estaba en un buen lío.

-¿Has visto a la muchacha? -hace rato que no la encuentro. Le dijo mientras intentaba parecer tranquilo.

-Vaya, así que... ¿No sabes adiestrar bien a tu mascota?. Jason estas perdiendo facultades-  sonrió con cierta sorna y tranquilidad al ver que no se había enterado nada de su recién aventura.

-No estoy de humor Cameron, ahórrate tus comentarios ridículos-

No estaba de humor y no tenía ganas de seguir aguantando a ese niñato estúpido. -Si no las has visto me voy, seguiré buscandola. Por cierto...  -Se quedó callado mirando a Cameron.

-¿Que haces a estas horas de la noche en la calle? - le preguntó esperando una respuesta.

Cameron se puso nervioso y trató parecer lo mas normal y tranquilo.

-No podía dormir y salí a tomar un poco el aire -rezó porque éste le creyera. Jason dudó y , le notó ponerse nervioso pero no era momento para hacerle preguntas su raptada estaba desaparecida.

-Bien voy a seguir buscando y dicho esto se fué.

Repasó mentalmente los lugares que había ido y los que le quedaba por buscar, la cocina y la biblioteca.

Se dirigió a la cocina algo ya cabreado y desesperado. ¿Y si se le había ocurrido la estupidez de huir? Ya le dijo que no la vendería ¿O tal vez escapó por ese motivo? Se repetía una y otra vez donde podía a ver ido o si hubiese huído si asi fuese, la mataría.

-¡Jason!

Escuchó una voz al fondo de la cocina, se giró para ver quien era dueña de esa voz.

-¿Claudia?

Se sorprendió al ver a esa mujer en altas horas de la madrugada por ese lugar.

-¿Qué haces fuera de tu habitación a estas horas?

Claudia vivía en esa misma casa, dormía en la zona de las sirvientas. Siempre había querido esposarse con Jason, era ambiciosa, fría y manipuladora.

-No podía dormir y vine a por un vaso de leche ¿A quién buscas Jason? Dijo con el entrecejo fruncido celosa de lo que estaba segura de lo que iba a decir Jason.

-Sabes perfectamente a quién busco, necesito saber donde diablos se metió y si a huído la mataré. Bajó la mirada sabiendo que no sería capaz de tal cosa pero tampoco podía permitir que una muchacha se riera de él de esa manera la odiaba pero la necesitaba.

Claudia sin embargo sonrió al escuchar salir esas palabras amargas de los labios que tanto deseaba, rezó por que esa estúpida muchacha hubiese huído solo por ver como Jason derramaba sangre de esa mujer. Necesitaba hacer que Jason la odiase y quería envenenarle los sentimientos que podía sentir por ella.

-Pobre Jason- Se acercó a este agarrandolo de brazo después se cruzó de brazos segura de lo que iba a decir. -Seguramente esa muchacha se a cansado de ti, seguro que estaba enamorada de un joven de su tierra con más clase y riqueza que tú, tu solo eres un salvaje para ella una bestia y a preferido huir junto a él. Esa chica no sabe lo que a perdido yo te quiero Jason tal y como eres. Sonrió, sonrió al ver como Jason enfurecía por dentro haciendo que odiase más a esa estúpida había ganado más tiempo para recuperar a Jason. Y éste la besó no con pasión si no con ira, ira de pensar que aquella muchacha pensara en otro hombre que no fuese él y su consciencia le recordó que follarse a esa mujer no sería la mejor forma de calmarse ni sentirse mejor. La soltó y la apartó de él mientras ella se aferraba a su brazo diciendole que no la soltara y le hiciera el amor pero Jason no sentía amor por ella, ni por nadie. Se alejó de la cocina subiendo las escaleras de dos en dos si no encontraba a esa muchacha se volveria loco, saldría a buscarla a primera hora de la mañana ¿pero y si corría peligro? Pasó por la biblioteca el unico lugar donde no había mirado. Y sonrió al ver que ahí estaba ella dormida con cara de angel sin ni si quiera imaginarse todo lo que había pasado y pensado Jason creyendo que había huido.

Venganza y Deseo [Borrador]¡Lee esta historia GRATIS!