Capítulo 2

465 23 0

Capítulo 2.

A la mañana siguiente en la mansión Miller, todo daba muchas vueltas, maleta tras maleta salían a través de la puerta.

-Amber, ¿que haces? Solo será una semana - dijo Mark al ver el equipaje de su esposa.

-Todo esto es necesario cariño - le contesto y subió a la habitación del pequeño Alexander, quien aun dormía tranquilamente en su cuna. Amber puso a Alexander en la silla protectora del coche y regreso por su bolso a la habitación.

Emma entregaba su última orden en el restaurante. Estaba cansada de la misma rutina, pero lo único que la ponía de buen humor era la compañía de Jason.

-¿Qué dices si te invito al cine? - dijo el tomando a Emma por la cintura tiernamente.

-es muy tarde Jason, no tengo ganas de nada - su tono de voz parecía cansado y exhausto. -esta bien mi amor. Pero déjame llevarte a tu casa.

-Esta bien - subieron a la motocicleta de Jason y llegaron a casa de Emma.

-Te veo mañana - beso sus labios cálidamente y emprendió su camino.

Emma se quedó parada en la puerta de su casa hasta perder de vista a Jason, miró su reloj y marcaba las 8:17 de la noche, abrocho su suéter y fue por su bicicleta al patio de atrás sin que Alexa se diera cuenta, y así emprendió camino a "su paraíso". El aire acariciaba suavemente su rostro y su pelo se elevaba como una mariposa en pleno vuelo. Su árbol meneaba sus ramas como seña de que llovería.

-¡Rayos! Escogí una mala noche - renegó - pero no importa - a Emma le daba lo mismo si llovía o hacia mucha calor, cualquier clima le parecía favorable siempre y cuando tuviera paz. Estacionó su bici y caminaba sin rumbo hasta que comenzó a llover fuertemente, agacho la cabeza, dio media vuelta y antes de dar el primer paso un ruido llamo su atención. Era el llanto de un bebe. De inmediato corrió hacia donde provenía aquel llanto, buscaba por todos lados hasta que vio una canasta cubierta con una manta blanca. Se acercó lentamente buscando si había alguien cerca. Levantó la manta y se encontró con un pequeño e indefenso bebe. -¿hay alguien? - grito Emma - ¡hola! - grito desesperadamente. Al no obtener una sola respuesta tomó al bebe en sus brazos y lo arrulló tratando de parar su llanto - tranquilo bebe. Yo te cuidare.

En el hospital......

Amber comenzaba a despertar, estaba conectada a máquinas que ni siquiera sabia que eran, su respiración comenzó a agitarse al darse cuenta que estaba en el hospital.

-¿qué hago aquí? - dijo alterada haciendo que se despertara su hermana Cecilia quien cuidaba de ella mientras dormía.

-tranquila Amber - la tomo de los brazos para tranquilizarla pero era imposible. Amber no hacia más que preguntar por Alexander y Mark.

- ¡Amber escúchame! - apretó mas sus brazos - Mark, no sobrevivió - dijo con dificultad sonando entristecida - y Alexander - pasó saliva - de el no saben nada - las lagrimas comenzaron a brotar de ambas hermanas. Cecilia sostuvo fuertemente a Amber en un abrazo.

50 días para ser mamá¡Lee esta historia GRATIS!