Capitulo 4. Louis tomlinson (Especial)

977 50 9

Mi vida era como la de cualquier niño-adolescente de once años, tenía los mejores padres del mundo o bueno mientras que no les hablaras a mi papá de gays, bisexuales o lesbianas está bien, mamá es más tranquila. Un día papá y yo estábamos viendo televisión y en la película que estaban pasando había una escena de dos hombres besándose.

—Hijo, algún día te vas a casar con una mujer decente y cuando la encuentres serás un hombre.— soltó de repente y me miro como si estuviese orgulloso, yo sabía que no me gustaban las mujeres y me daba miedo que papá se enterara de mi secreto.

—pero papá, ¿que pasaría si me gustarán los chicos?— baje mi mirada algo asustado y nervioso a la vez.

—¿te gustan los chicos, Louis?— se paró al frente Mio, me agarró de mis mejillas y hizo que me mirara. —¡Dímelo!— me gritó y sólo negué con la cabeza varias veces.

—si me llegó a enterar que te gustan los hombres no te imaginas lo que te pasará.— me amenazó, sentía más miedo aún, no quería que me pasara algo, el siguió viendo televisión y yo me pare de la sala y me fui corriendo a encerrarme en mi habitación.

No pude creer que mi papa era un monstruo, odiaba tanto a los homosexuales y mi Mama no le decía nada era obvio que también le tenía miedo.

En la secundaria me enamoré por primera vez en mi vida. Se llamaba Bryan el chico, tenía unos ojos celestes hermosos, una piel blanca y cabello negro, era tan bello. Y por mi suerte era gay también, un día junte todo mi valor y me dirigí a él a hablarle o eso creo yo.

—ho,hola, soy Louis— le extendió mi mano, estaba un poco sudada por mi nerviosismo y el me miro con una sonrisa y me devolvió el saludo.

—si, lo se, eres el que me vigila en el receso, ¿verdad?— me puse totalmente rojo sin saber que decir, debí de ser más cuidadoso.

—no...yo, yo no.— tartamudee.

—no te preocupes lindo, no le diré a nadie.— susurro lo último y me guiño el ojo, me sentía en las nubes.

—está bien, bueno, en realidad.. Lo siento por lo sucedido.— baje la mirada y me agarró del mentón y levantó mi mirada delicadamente.

—que no te de vergüenza quien eres, Siéntete orgulloso de ti.— beso mi mejilla y sentí como si me echarán un balde de agua fría, aunque a decir verdad me llegó mucho ese Consejo.

—gr,gracias, en serio.— le sonreí sinceramente.

Desde ese día el yo pasábamos todos los días juntos, a veces el iba a mi casa y pasábamos toda la tarde en mi habitación.

—¿por qué eres tan bello?— se acercó demasiado a mi quedando a centímetros de mi.

—n,no se..— me sonroje y lo mire a los ojos.

No dijo nada y me besó en mis labios, me sorprendí y me sonroje por completo y le correspondi el beso. Fue un momento tan especial, rompió el beso y me resisto, se subió arriba mio sin poner todo su peso en mi y siguió besandome pero yo rompí el beso.

—no deberíamos, es mi primera vez y tengo un poco de miedo a decir verdad.— lo mire nervioso y me mordi mi labio inferior.

—no te preocupes, te haré sentir bien.— me dijo en un susurro y me besó el cuello.

Esa tarde lo hicimos

Estábamos completamente desnudos y Beso todo mi cuerpo y yo le acariciaba su cabello negro, disfrutaba de sus besos, me hacía sentir muy bien.

Me dio la vuelta quedando boca abajo y Bryan beso mi espalda y Beso mi entrada y sentí que me penetraba con su lengua, apreté las sabanas de placer, chupo y penetró mi entrada con su lengua y yo gemia levemente, mordi mi labio inferior recordando que mis papas estaban en casa.

Amor prohibido || Larcel stylinson¡Lee esta historia GRATIS!