For every story tagged #WattPride this month, Wattpad will donate $1 to the ILGA
Pen Your Pride

Melodías del Alma

248 1 0

Capítulo I

Siempre tuve la costumbre de ir cada tarde al parque a leer el libro que me gustaba, amaba el sonido de la brisa golpear las ramas de los árboles, sentir el viento en mi cara,  ver a los niños correr con aquella libertad, sin preocupaciones. Amaba la libertad que tenía mi mente cada vez que leía un libro, capaz de imaginar cientos de escenas, y miles de momentos… Sin duda alguna el parque era el mejor sitio para leer, relajarse he imaginar todo lo que leía cada tarde. 

Nunca tuve problema de que la gente me rodeara, ya que en el parque siempre habían niños con sus padres o hermanos, divirtiéndose luego de un largo día de colegio; como ame las risas de esos niños cada vez que llegaban a la parte más alta en el columpio.

Una tarde mientras leía mi libro favorito, y con mis auriculares puestos escuchaba música, mi mirada se dirigió a un lado sin motivo. Un chico alto, piel blanca, cabello oscuros y ojos del color de la noche, llevaba en su espalda una guitarra; cruzaba la calle para dirigirse al parque, fue inevitable no seguirlo con la mirada… se sentó a unos cuantos metros de mí, lo vi suspirar, sacó su guitarra y con una mirada triste y llena de soledad comenzó a tocarla.  Las maravillosas notas que salían de su guitarra, eran capaz de transmitir lo que él sentía, cuanta soledad y decepción había en ese chico de la mirada penetrante.

Creo que fue la primera vez que aparto mi atención de mi libro favorito para dársela a alguien más… Unas cuantas canciones salieron de un poco más allá que de sus labios, era música que salía del alma, sentimientos mezclados iban en cada una de ellas, amor, decepción, desilusión, e incluso podría decir que mucho odio y dolor tenía cada frase que cantaba.

La agilidad de su mano sobre su guitarra, la pasión con la que cantaba cada canción, era música que te penetraba hasta los huesos… Unos cuantos minutos pasé admirando su maravilloso talento, hasta que su mirada fue directamente a la mía, es como si su mirada oscura hubiese parado el tiempo, como si todo fuera en cámara lenta. Dejo de tocar, guardo su guitarra, se levantó y la puso en su espalda nuevamente, esta vez se dirigía hacia mi dirección; solo bajé la mirada y seguí “leyendo” mi libro. Pasó frente a mi sin mirar a ningún lugar, le observe caminar y por debajo de su camisa un tatuaje negro se asomaba.

Nunca tuve tanta curiosidad de saber tanto de alguien, algo de él hacía que quisiera saber más, conocer más…

Lo vi alejarse y perderse entre la multitud de la calle, y una extraña sensación y una rara e inesperada pregunta empezó a vagar en mi cabeza - ¿Le volveré a ver a este chico de la mirada penetrante?- Si hubiese tocado un par de horas, sin dudas le habría escuchado cantar y tocar la guitarra hasta el final… 

Melodías del Alma¡Lee esta historia GRATIS!