¿Quién es Clark?

65 5 0

Valery, Mahone y yo habíamos planeado salir hasta que a él lo habían llamado para saber su ubicación. Él dijo que estaba con unas amigas y que llegaría algo tarde.

-Ya, todo arreglado- nos dice con una sonrisa.

Tomo mi gorra negra y se la pongo de golpe.

Vale y él me ven curiosos hasta que les explicó:

-No quiero ser perseguida y acosada por niñas fanáticas.

-¡Cierto!- se rebusca en los bolsillos de la sudadera hasta dar con su objetivo- ¡Los lentes!

-Tienes pinta de raro. Eres genial ahora- le digo.

-Él siempre es genial y guapo- me corrige Vale.

Mahone le pasa un brazo por los hombros y ella se sonroja.

Ah, tengo que acostumbrarme. Mi Mejor Amiga está creciendo.

-Ya regreso, iré a vomitar- les digo, caminando hasta el baño.

Escucho sus risas y no puedo evitar pensar algo malo.

Ugh, una mente pervertida era lo que me faltaba. Y sonar tan protectora con Valery. Ah, y Mahone tratando de arrimarsele.

Me miro en el espejo y pienso ¿Que hacer? ¿Ir o no ir? Obviamente iría pero ¿Como soportar los arrebatós de Mahone? Sí lo pensaba 1,000,000 veces en un segundo. Era por mi Mejor Amiga, esa Mejor Amiga a la cual le tenía un cariño inmenso, esa Mejor Amiga por la cual hacia locuras... como aquella vez que la saqué del salón con todo y silla para darle vueltas y hacerla reír.

-Es por Vale- me digo suspirando-. Por Vale hago todo.

Salgo del baño para encontrarme a Vale y Mahone viendo la televisión.

-¿Ya estas, Bellita?- me pregunta Vale.

-Sip, vámonos- le digo.

Mahone se para y camina hasta a mi.

-Seremos Mejores Amigos- me dice.

-Lo que tú digas, campeón- le palmeo el hombro.

Bajamos las escaleras de la manera más silenciosa posible hasta que el oído super desarrollado de mi abuelita Elba nos escucha y sale a nuestro encuentro. Está parada al final de la escalera con la mirada fija en Mahone y la sonrisa más radiante del mundo.

Suerte que no piensa que hicimos una orgía.

-¡Abue!- la saludo abrazandola-. Él es Austin- le digo cuando la suelo y él está a nuestro lado.

-Un gusto- dice él con una sonrisa que encanta a las mujeres... a Vale y a mi abuelita para ser exactos, ya que yo no entiendo que le encuentran de lindo.

-Ay, pero que guapo está este muchacho- dice mi abue a Vale.

Es muy extraño pero Mahone se sonroja. Esto, obviamente, se iría a mi diario.

-Abu, vamos a comer fuera- le digo.

-Ah, está bien, bien, Carlo está afuera, te hermana salió a dar una vuelta con un chico llamado Alejandro...

-¿Y no gusta de acompañarnos?- pregunta Mahone con tono cortes.

-Sí, abue, ¿Por qué no viene?- le pregunto.

-¡Vamos! ¡Vamos!- alenta Vale.

-Ah, tanto que insisten... Vamos- dice.

-¡Sí!- gritamos los tres y la llevamos con nosotros.

Carlo está visiblemente feliz de vernos.

-Buenos días ¿A donde iremos hoy?- pregunta abriéndonos la puerta.

Mahone se acerca al viejo chófer y le susurra la dirección. Carlo abre los ojos desmensuradamente pero no hace otro comentario.

Cuando estamos todos dentro empezamos a hablar de muchas cosas, parecemos amigos de tiempo. Y mi abue está aquí.

Llegamos a un restaurante que en mi vida nunca había visto, Mahone parecía encantado con el lugar.

-Para serles sincero, yo nunca eh venido, un amigo me recomendó la hamburguesa, dice que es enorme- dice cuando salimos.

-Nos vemos más tarde- nos dice Carlo y Mahone le dedica una mirada extrañado.

-¿De qué hablas, Carlo? Yo dije que todos vendrían. Yo invitó a todos. Y tú ayudaste a mis Mahomies a secuestrarme. Ven- lo llama.

Este chico se sumo puntos. Creo que empiezo a quererlo... aunque yo no soy Mahomie ¡Ña!

-Ay, señor... Gracias- dice Carlo, sonrojado.

Dentro del restaurante todos piden. Vale y mi abuela pasta, Carlo carne y con Mahone pedimos la hamburguesa más grande que sirven en el lugar.

-Te apuesto a que me la acabó primero- dice él.

-¡100 euros sí me la acabó primero!- le digo.

-Eso es un trato- me ofrece la mano y yo la tomo para apretarla.

Al poco tiempo la mesera nos lleva la hamburguesa. Santa Madre Celestial. Está cosa era enorme. Se salía del plato.

Mahone me sonríe.

-Valery, haz nos los honores- pide Mahone.

Vale se sacude el pelo, mi abue toca la mesa como un tambor con las manos y Carlo empieza a hacer "Tran, tran, tran".

-En sus marcas. Listos... ¡Fuera!- grita Vale.

Tomamos la hamburguesa al mismo tiempo para empezar a morderla.

*Una Hora Después*

-No puedo más.

Última mordida.

-¡Te gané! ¡En tú sexy cara, Mahone!- grito.

Él sonríe.

-Te pagaré sólo pueda tomar la billetera.

-Sí, uju, te gané- hago el canto de la victoria.

-Eso, Bellita- me clama Vale.

-No creí que se acabaran eso- dice mi abuela.

-Nunca subestimar a Bella, anotado- dice Carlo.

Me siento demasiado llena.

Que increíble es esto.

...

De regreso al auto (después de rodar a Mahone a la salida) todos estábamos felizmente gordos.

-Oh, cielo santo- digo.

Algo me incómoda y muevo el pie, dando con algo que no debería.

-¡Clark!- grita Mahone.

-¿Clark?- pregunto extrañada.

Vale abre la boca y se cubre la misma con las manos.

¿Quién diablos es Clark?

Mi Mejor Amiga Y La Señora De Mahone¡Lee esta historia GRATIS!