Recuerda quien es el verdadero enemigo (parte 1)

12 0 0

Al salir de la casa mis manos y todo mi cuerpo seguían tiritando desenfrenadamente pero aún así me sentía ganadora. Punto a mi favor. Hoy gané pero mañana la lucha vuelve a empezar y el contador volverá a cero pero ahí estaría para ver que jamás cambiaran los puntos de lugar. Sonó mi celular, era Logan. Contesté.

- ¿Pasa algo? ¿Max está bien?

- Si, está bien pero el que empeoró fue Eric. -mis pulmones dejaron de gritar por oxigeno- No responde al tratamiento...lo siento Lauren pero no pasará de esta noche así que mejor ven y pasa estas últimas horas con él y el niño. Te espero.

Logan colgó antes de que pudiera decir algo, sabía que querría saber más y la situación no ameritaba que anduviera de chismosa. Dejé al costado el celular y encendí el auto lo más rápido que pude, luego de unos cuando minutos me faltaban solo cinco cuadras para llegar al hospital. ¡Estúpido semáforo en rojo!

Luego de otro minuto más seguí adelante en las calles hasta llegar a la puerta del hospital. Tomé mi celular y al pasar por el cuidador de autos le lancé las llaves para que estacionara el auto en un lugar más apropiado con el apuro solo alcancé a dejarlo en el lugar donde dice: no estacionar excepto ambulancias. Apropiado y más cuando dice que no lo hagas.

Subí al primer ascensor que encontré y presioné el último piso, al cabo de un minuto estaba frente a Logan quien esperaba en al frente de los ascensores a que saliera de alguno. Me lancé a su cuello.

- ¿Qué paso? -dije entre sollozos sobre su hombro, el solo se dedico a sobarme la espalda- ¿Se va a morir? -levanté la vista para encontrar sinceridad en los ojos de alguien. Escasa en estos días pero sabía que podía confiar en el medico amigo.

Sin soltarme prosiguió.

- Estuvimos monitoreándolo durante todo el día y cuando la enfermera fue a la habitación para cambiarle la bata y eso pues...pues...pues él se puso rígido y sus ojos se volvieron blancos. La enfermera se asustó y fue a buscarme de inmediato pero cuando llegue ya era tarde...los nuevos efectos del desmayo ya habían tomado posesión de su cuerpo.

- Lo siento Lauren, Eric no despertara su condición es muy crítica para los pocos recursos que hay en el hospital y traer a un médico especialista del extranjero...pues...no tenemos tiempo, lo mejor es que te despidas de él y le cuentes al pequeño lo que pasará con su papá. Lo siento.

- Espera, ¿Por qué tenía los ojos blancos siendo que el tratamiento estaba haciendo efecto?

- Tal vez tuvo una reacción alérgica de último minuto.

- Eso es imposible y lo sabes. ¿Quién entró en su habitación aparte de ti, Max y yo?

Pensó unos segundos.

- Tu madre.

Maldita sea, acababa de decirle que no se les acercara y lo primero que hacía es desafiarme.

- Quiero que le hagas un examen toxicológico lo antes posible y quiero los resultados en mi escritorio en dos horas ni un minuto más. ¿Entendido?

- Si pero... ¿Qué vas a hacer? No puedes llegar y pedir exámenes cuando el caso no es tuyo.

- Te equivocas, cualquier médico puede interferir en el juicio de otro pero si...tienes razón no puedo pedirlos sin que el paciente sea mío por esa misma razón es que llame al director cuando venia camino al hospital. Eric es mío Logan.

***

- ¿Señor?

- ¿Prescott?

- Señor necesito su autorización para tomar el caso del chico que llegó casi muerto al hospital ayer.

- ¿Sabes que lo que me estas pidiendo es imposible cierto? Si el consejo se entera de que ese chico es tu pareja no lo aceptaran ya sabes por qué.

Love is in the Air¡Lee esta historia GRATIS!