Capitulo 35

146 17 1

Al entrar como siempre subí a mi habitacion. Me tire en la cama y solté un largo suspiro. Sentía a Steven tan distante, pero tan cerca a la vez. Algo no estaba bien, lo sentía. Temía que estuviera pasando algo y él no me contara, no quiero secretos y él lo sabe. ¿Qué podría esconder? Estamos bien, nuestra relación va bien. 

Tome una ducha para quitar de mi mente todos esos pensamientos. Al salir me coloque algo cómodo y baje a la cocina. Serví un poco de jugo en un vaso y tome un poco. El timbre sonó en ese momento, deje el vaso vacío en la mesa y Salí de la cocina. Tome la manilla de la puerta y la gire. 

Carrie: Steven… -sonreí.

Steven: Hola, ¿Puedo pasar?

Carrie: Claro.

Él entro y yo cerré la puerta. Tomo mi mano y juntos caminamos hacia el sofá. No era como otras visitas, él estaba distante.

Carrie: Steven, te noto… preocupado. –él pasaba su mano con delicadeza por mi brazo-. ¿Estás bien?

Steven: Si. No quiero que te preocupes por nada, ¿Si?

Carrie: Esta bien. 

El dio un beso en mi frente y yo me escondí en su pecho. Algo me esconde, algo no me quiere decir. ¿Por qué? ¿Qué es tan grave para que me lo oculte?. Sólo estaba ahí, tratando de descifrar su silencio. Luego de unas dos horas Steven se fue y me quede ahí… esperando a mis padres.

Él no quería que me preocupara, pero ¿Cómo no hacerlo?, no es el mismo Steven. Me preocupa que se haya cansado de mí, que ya no quiera estar conmigo y no sepa cómo decírmelo. No sé qué haría si eso fuera. Estoy tan acostumbrada a estar con él, ahora me gusta tomar su mano, sus besos… no sé qué haría si esto terminara. 

La puerta se abrió y me levante del sofá. Mis padres venían entrando y se veían… Felices. Me miraron y yo estaba ahí observándolos extrañamente. Ellos son raros. Están a punto de divorciarse y… están felices. 

Mamá: Carrie, que bueno que estas aquí. –sonrió.

Carrie: ¿Me perdí de algo? 

Papá: Tenemos noticias para ti. –Tomo a mi madre de la cintura-. Tu madre y yo decidimos… no separarnos. –yo sonreí-. Decidimos darnos otra oportunidad. 

Carrie: ¡Eso es grandioso! –camine hacia ellos-. Es la mejor noticia que he tenido. 

Ellos me abrazaron fuertemente. Bueno, al menos recibía una noticia buena en un día… obscuro. Me aleje de ellos y mi madre fue a la cocina. Mi padre fue a la habitacion y yo subí porque tenía tareas por hacer.

* * *

Brooke: Excelente notica Carri. –sonrió.

Carrie: Sí, lo es. Supongo que fue una buena decisión. 

Vi a Steven pasar cerca de mí y me quede observándolo. Ningún mensaje de buenas noches, ningún mensaje de buenos días, ni siquiera una mirada, un “Hola”.

Brooke: ¿Pasa algo malo entre ustedes?

Carrie: No. sólo me dijo que no me preocupe. –suspire. Me gire y la mire-. No entiendo que pasa.

Brooke: Averígualo, Carrie. 

Carrie: No creo que me diga. Sólo me dijo que no me preocupe.

En ese momento Duff e Izzy se acercaron hacia nosotras. Juntos caminamos hacia el salón. Al entrar vi a Slash hablando con Steven y ambos parecían preocupados. Me senté a lado de Izzy como siempre y mire hacia la puerta. Kate entro y por primera vez no llevaba esa sonrisa maliciosa, miro a Steven y este se quedó observándola. Me gire para verlo a él y el agacho su mirada, como si estuviera resignado. 

Mire de nuevo hacia adelante y esta vez mire mis manos. Sabía que pasaba algo, pero no sabía con certeza que era. En toda la clase la pase pensativa, miraba a Steven y a Kate quienes estaban distanciados por cuatro asientos. El timbre sonó y agradecí. Me levante cuando todos comenzaron a salir y me acerque a Steven. Él me miro, pero no dijo nada. Me evito y se fue. 

¿Qué mierda estaba pasando?, iba a averiguarlo. Camine hacia mi puesto y tome mi bolso. Comencé a buscar por los pasillos a Steven, pero no lo encontraba. Iba a resignarme y por casualidad encontré a Kate. Decidida me acerque a ella.

Carrie: Necesito preguntarte algo.

 Kate:¿Qué quieres? –dijo sin mirarme, pero con ese tono arrogante.

Carrie: ¿Qué demonios sucede? –ella me miro-. Steven y tú, sus miradas, ¿Qué les pasa?

Kate: ¿No te lo ha dicho? –sonrió.

Carrie: ¿Qué tiene que decirme? –me cruce de brazos. 

Kate: Estoy embarazada. –volvió a sonreírme-. Y claramente es de Steven.

Attitude.¡Lee esta historia GRATIS!