Desde Cero.

-Lo siento mucho Licia… -se encontraban en un consultorio de hospital con el médico cabecera de la familia, era soleado y se podía sentir la brisa refrescante de un maravilloso y luminoso verano; es triste que un día así se desperdicie con noticias de esta temática.

Licia tenia la mirada perdida, como si estuviera en un shock y no se diera cuenta del tiempo que estuvo completamente anonadada, mientras que Richard, su padre lamentaba la noticia que rezaba por que fuera en realidad otra, incluso deseando que fuera solo una broma del fanfarrón que tenia por amigo y medico de la familia; no quería volver a repetir la misma historia que sufrió con el amor de su vida, y ahora pensar que sería lo mismo con su niña, es algo que jamás podría volver a asimilar; Renne, su hermana menor no pudo reprimir sus emociones y empezó a llorar sin poder calmarse, mientras que Desmond discutía con el médico sobre una posible solución.

-Tiene que haber una forma!!! – Exclamaba completamente alterado… - he estado estudiando este campo por mucho tiempo, soy residente y en esto me he especializado… no voy a rendirme… y no dejare que mi hermana muera…

-Eso no depende de ti – alego Albert – aun si la intervenimos no estamos tan avanzados en la investigación como para tratar la aneurisma en el circulo de Willis, las posibilidades de que sobreviva a la operación es de 30% es demasiado riesgosa.

- Entonces solo vamos a esperar pacientemente hasta que muera… sufriendo todos los días los síntomas…

- Yo no dije eso…

- entonces que propone que hagamos

-….

- Desmond… - Su suave y cálida voz resonó por todo el consultorio – todo estará bien Des… yo lo creo y quiero que tu también lo creas… - Trato de relajarlo con una cálida sonrisa como las que le dedicaba su madre cuando era niño y tenia pesadillas.

Su padre la miraba completamente turbado, y su hermana simplemente no podía creer que estuviera tan calmada; por un momento pensaron que realmente a Licia no le importaba morir, pero rápidamente descartaron ese pensamiento ya que ella era como su madre; brindaba siempre sonrisas cuando todo estaba trágicamente mal, aun cuando ella fuera la más afectada.

-Doctor… - sin quitar la sonrisa de su rostro, quiso llevar a cabo lo que realmente le importaba saber.

-Licia yo… realmente lo siento, cuando vi que los exámenes de tus hermanos habían salido negativos pensé que era un error de la maquina que el tuyo saliera positivo, por eso te mande a otros centros, pero al ver que todo coincidía, yo… - Albert se encontraba turbado y deprimido y no era para mas, había visto crecer a los chicos, y era el padrino de Licia, la quería como a una hija, como a un miembro de su familia; y simplemente no podía con la noticia tampoco, al igual que los demás presentes.

-Está bien… creo que en el interior lo sabia… pero no es culpa de nadie… y mucho menos de mama… suele pasar no? – rio un poco – aun cuando lo sé, quiero hacerle la misma pregunta que ella le hizo cuando también lo supo…

- Licia, no deberías…

- Esta bien Des, quiero saberlo…

- Estas segura de querer saber hermana… - Renne dejo de llorar al escucharla porque sabía que la respuesta del médico respecto a eso la entristecería aun mas. Licia solo asintió.

- Cuanto tiempo…?

- Licia yo…- Albert comenzó a titubear a lo que solo Licia acertó a mirarlo con ternura. A lo que Albert tomo como una invitación a seguir siendo profesional, estaban en su consultorio, era medico podía dar sus condolencias pero no demostrarlas aunque con Licia era difícil, suspiro resignado y se aproximo a responder – Un año y seis meses maximo, y tal vez en unos cuantos meses empieces a sentir los síntomas; nuevamente lo lamento mucho…

Te Amare En Otra Vida¡Lee esta historia GRATIS!