For every story tagged #WattPride this month, Wattpad will donate $1 to the ILGA
Pen Your Pride

"Hola." dije fría y cortante.

"Hola papá. ¿Cómo has estado?" Calum dijo y acto seguido lo abrazó.

"Aquí lo que importa es cómo están ustedes." Mi padre nos sonrió y yo puse  los ojos en blanco.

"¿Pasa algo, Pink?" Dijo acercándose a mí. ¿Por qué me tiene que decir Pink?

"Sí, tu eres lo que pasa." dije mirándolo por primera vez a los ojos.

"No le prestes atención, papá. Ya sabes, sigue siendo una niña grosera y malcriada." dijo Calum enojado.

 No sé que sentía en ese momento. Algo como rabia y tristeza. Sólo quería desaparecer.

"¿Alguna vez han escuchado eso de que tu familia te tiene que apoyar, estar ahí para ti y hacerte sentir querido? Pues con ustedes es todo lo contrario. Son una Mierda. ¡Los dos! Tú, Calum, eres sólo un imbécil que está pendiente de chicas, sus amigos, sexo y alcohol. Tú, Mark, no creo que te pueda llamar 'papá' otra vez. Nunca están ahí. ¿Esto es a lo que ustedes llaman una familia? ¡Está muy lejos de serlo! A veces sólo quisiera desaparecer o irme lejos. Lejos de aquí. ¡Alejarme de todas las personas que me rodean! En especial de mi familia. Ahora no finjan que yo soy el problema, ni siquiera se atrevan a hacerlo. Los odio tanto." dije entre lágrimas. 

Por fin, por fin me había desahogado. Sabía que algún día explotaría. Calum tenía la mirada triste y estaba cabizbajo. No me atreví a mirar a Mark. Subí a mi habitación y cerré la puerta de un portazo, me tiré en mi cama a llorar como hacía siempre. Empecé a gritar contra la almohada. Odiaba esto. Odiaba todo.

Narra Calum.

Lo que dijo era tan cierto. Nosotros estábamos muy lejos de ser una familia. Me dolió tanto saber como se sentía, fue tan sincera. Toda esta familia se fue a la mierda desde que mamá murió y era la más cercana a ella. Era su mejor amiga, era su todo. Tenía ganas de abrazarla, de decirle que la amaba más que nada, pero ella no me querrá ni ver. Todos estos años he sido un imbécil con ella. ¿Cómo era capaz de si quiera dejarla que se viniera sola de la escuela a la casa? ¿Sólo porque tengo que hacer algo con mis amigos o con chicas? Eso es verdad. Siempre la pongo a ellos primero que a ella. Soy una decepción.

"Papá, yo..."

"Creo que debería irme mejor. Dile que la amo." Pronto cogió todas sus cosas y se fue. 

Todo empeoraba. Todo. Me senté en el sofá y me puse a pensar muchas cosas. Suspiré. Mi teléfono empezó a sonar.

"Hey Cal, no te imaginas. Probablemente esa fue la mejor mam... -Lo interrumpí.

"No estoy de humor, Luke." Lo detuve en seco.

"¿Pasó algo? Sabes que me puedes contar."

"Sí, es _____."

"¿Qué? ¿Le pasó algo a ____ ? ¿Donde está?" Luke habló preocupado.

"Sabes que vino papá y todo se salió de control, ella sólo dijo lo que ha sentido todos estos años. Ella empezó a llorar y nos dijo que nos odiaba. Fue horrible ver a mi hermana así." 

"Espera, voy para allá." dijo y colgó.

Diez minutos después Luke estaba aquí, se sentó en un sillón y yo le expliqué mejor.

"Es horrible. He sido todo un imbécil con ella. Papá y yo nunca hemos estado cuando ella más nos necesitaba. ¡Ella nos necesita! Y yo sólo me preocupo por otras cosas. ¿Sabes cuántas veces la he escuchado llorando? ¡Todas las noches! Pero yo soy un cobarde como para preguntarle qué le pasa o decirle que todo va a estar bien pase lo que pase." Agarro mi cabeza con preocupación.

Narra Luke.

Quería tenerla en mis brazos. Abrazarla, protegerla, estar ahí para ella como nunca nadie lo ha estado. Decirle que todo iba a estar bien al final. Pero eso era imposible. Me sentía como una mierda sabiendo que ella estaba así, tan deprimida. Que yo no podía hacer nada para cambiar eso. Maldita impotencia. Sólo quería robarle una sonrisa, hacer que todo el dolor que siente se fuera. La quería tanto, me estaba volviendo loco. Sólo la quería conmigo, a mi pequeña. Estaba tan perdido en mis pensamientos que no me di cuenta de que estaba bajando las escaleras. Ella Tenía un suéter de Batman. Ella esquivó mi mirada, se nota que estaba llorando.

"¿Y Mark?" Le preguntó a Calum.

"Papá se fue." Ella puso los ojos en blanco.

"Maldito cobarde." dijo y subió hasta su habitación. 

No aguantaba más. No podía. Tenía que hacer algo. Tenía que hablar con ella.

"¿A dónde vas?" Preguntó Calum mientras veía que subía las escaleras.

"Al baño." mentí. 

Toqué su puerta.

"No quiero verte, Calum." Abrí la puerta con cuidado y ahí estaba ella, sentada viendo por la ventana. Volteó y me miró.

"Y mucho menos a ti." dijo y se empezó a acercar a mi para sacarme de su habitación. Yo tenía más fuerza y cerré la puerta.

"Sólo quiero hablar contigo, ¿te podrías calmar?"

"¿Qué es lo que quieres?" dijo y me senté en su cama.

"Yo se como te sientes, pero lo peor es encerrarse en su propio mundo y deprimirse." Le expliqué.

"¿Tu que sabes? Ya Calum te lo contó, ¿verdad? Es un imbécil." Estaba realmente enojada.

"Créeme, yo se lo que se siente, Perder a la persona que mas quieres y sentir que nadie a tu alrededor te puede comprender como esa persona lo hacia. Sentirte solo."

"Tu no sabes nada." espetó.

"Si, ____. Yo perdí a mi hermano hace años y no sabes lo mucho que me deprimí. Incluso pensaba quitarme la vida." dije con un sollozo. Ella se sentó en la cama y me miro. "Pero después comprendí que eso era lo peor que podía hacer, deprimirme. Hice muchas cosas que jamás pensé que haría... Todo fue un desastre. No me gustaría que pasaras por lo mismo, simplemente no quiero que estés así.

"¿Que cosas? Digo, si puedo saber." me preguntó con curiosidad y preocupación.

"Un amigo me dijo que para olvidar lo mejor era drogarme." Ella abrió los ojos y tragó saliva. "Incluso me hacia daño a mi mismo, golpeaba las paredes y hasta llegue a romper el espejo de mi habitación. No quiero que nunca pienses en hacerte daño, pequeña nunca." Forcé una sonrisa.

"¿Por que haces esto?" Preguntó.

"Por que me importas, _____. Aunque no lo creas." Ella se acerco a mi y me abrazo. Y me di cuenta de que todo lo que quiero estaba ahí, conmigo. Todo lo que siempre he deseado.

"Creo que deberías de hablar con Calum." Le sugerí.

"No quiero." dijo escondiéndose en mi pecho. "Hablando de el, ¿dónde esta?, si te viera aquí ya te habría matado." Yo reí.

"Pues le dije que iría al baño, ahora pensará que me estoy muriendo dentro de el." Ella empezó a reír y me sentí completo. La había hecho regir.

"Luke..." Ella susurró.

"¿Si?" 

"No quiero que te vayas." Espetó.

Eres Mía Pequeña. |L.H Adaptada. SIN EDITAR¡Lee esta historia GRATIS!