Cap 1

71 6 1

Notitas antes de empezar: //pensamientos//, “Algo resaltante o alguna ironía”

Disclaimer: Ninguno de los personajes de Creepy pasta me pertenece.

.

.

.

The Carnival of the Death Cap. 1                                

Me desperté a las cinco y media de la mañana, me bañe y me coloque el conjunto del cajón “trabajo”, que consistía en unos jeans azules, una blusa blanca de manga larga; un delantal, unas botas y unos guantes, los tres de plástico amarillo; me ate el cabello en un chongo; antes de salir de “mi hábitat” di una carta a Jareth para que se la entregara a mis padres y él salió volando con la carta en el pico. Cuando salí del remolque observe con desconcierto que ya no estaba en el terreno baldío de mi ciudad, ahora el circo se encontraba en una especie de bosque y recordé las palabras de L.J. /Esté no es un circo común/, poco me importo lo del cambio de lugar, mientras que todo siguiera en sus sitio, estaba bien para mí.  Me dirigí a las jaulas, los primeros animales a los que observe fueron los leones, dos machos una hembra, ellos me sostuvieron la mirada por algunos minutos, comencé a acercarme lentamente a la jaula y les sonreí; sus pupilas parecieron iluminarse y los tres se sentaron; desde que tenía uso de la razón siempre tuve mucha empatía con los animales; abrí la jaula, entre y comencé a limpiar mientras que los tres leones solo me observaban, cuando termine los tres se me lanzaron y me tiraron, pero no me hicieron daño solo me lamieron a la cara, supuse que era una muestra de afecto  por lo que los acaricie, fue muy emotivo, después de eso les di su comida y me ronronearon cual sumisos gatitos, acto que me pareció muy lindo (*w* ); Continúe con los caballos, los tigres, los monos, las cebras y por último los osos; cuando termine de cuidar a los animales terrestres seguí con los  marinos, pero no estaba segura de cómo cuidarlos, este hecho me motivo a releer la guía del maestro, que a mi parecer no serbia de mucho, además  ya habían pasado tres horas y media desde que me levante y no había comido nada tenía hambre y supuse que no estaría mal ir a buscar algo de comer, sin embargo también me disgustaba el irme sin terminar mi labor  por lo que tome el balde metálico que contenía la comida de los tiburones y me acerque al tanque, subí las escaleras y saque los pedazos de carne llenos de sangre, me dispuse a dárselos pero cuando los iba a soltar resbale y caí con todo al agua, los tiburones comenzaron a rodearme y uno estuvo a punto de morderme el brazo pero los otros tres se interpusieron,  lo alejaron de mí y los cuatro se limitaron a comerse la sangrienta carne; como pude salí del tanque, purifique el agua y continúe con las pirañas, con ellas  no me caí pero tampoco me hicieron nada, inclusive se mostraron pacíficas. Por ultimo me encargue de los delfines, ellos si eran un poco más agresivos pero al final nos llevamos bien. Cuando al fin termine mis deberes ya no tenía hambre y me fui directo a mi remolque; me di otro baño y me coloque uno de los conjuntos que decían diario, consistía en un short de mezclilla negro, una playera de manga larga color magenta con delgadas líneas horizontales en blanco y unas sandalias rosas; no me gustaba mucho el color rosa  porque no siempre combina con mis ojos y mi cabello, pero no tenía otra cosa que ponerme, deje la ropa de trabajo en el cesto junto al escritorio y note que ya no estaba mi ropa del día anterior, la busque por todos lados pero no la encontré, sólo estaba mi gabardina colgada junto a la ventana.

/ ¿Qué le habrá pasado a mi ropa?/ me pregunte pero unos lindos graznidos me sacaron de mis pensamientos, Jareth había regresado y traía una carta de mis padres en su pico, la cual abrí con desesperación apenas la tuve en mis manos.

Cariño:

Tu madre y yo no sentimos orgullosos de que hayas decidido emprender el vuelo tú sola, claro que estamos tristes por que no te tomaste el tiempo para despedirte de nosotros con propiedad, pero te apoyamos en todo l que decidas, esperamos que envíes fotografías de los lugares a los que vayas.

The Carnival of the Death¡Lee esta historia GRATIS!