For every story tagged #WattPride this month, Wattpad will donate $1 to the ILGA
Pen Your Pride

Perfecto idiota

1.3K 35 23

La luz se colaba por la habitación pegándole directamente en la cara, sabía exactamente quién era el responsable de que las cortinas estuvieran abiertas tapo su rostro con una almohada y se decidió a dormir de nuevo un poco más, está agotada los entrenamientos eran cada día más largos y tedioso, estaba a punto de caer profundamente dormida, cuando escucho lo que ella llamaba la estúpida música de estúpido sin cerebro, lucho con todas sus fuerzas por dormir, como odiaba vivir alado de estúpido sin cerebro, claro tenía que ser el mariscal de campo, pensó dándose por vencida y levantándose a desayunar, bajo de mal humor lo que faltaba que el estúpido hoy sábado amaneciera con su estúpida música, iba peleando mientras bajaba las escaleras.

- Bueno días, Lilith.- dijo su padre con el diario en la mano.

- No tienen nada de bueno pa.- dijo dándole un beso en la mejilla, para después sentarse a su lado.

Un momento pensó para sí misma, ahí había algo muy raro, ¿La televisión de la sala prendida? Y ¿Dónde está mamá?, no le dio más importancia y siguió comiendo lo wafles que tanto le encantaban y Marie lo sabía, todos los sábados la consentía con eso. Saboreo cada parte de su wafle, cuando escucho el timbre de la puerta y vio a su hermano abrirla, oh... un momento eso era lo raro, ¿Qué diablos hacia Tyler ahí? Tyler estudiaba en Princeton algo lejos de casa. El día no podía ir peor hablando de estúpido sin cerebro, oh si, justo el que estaba en la puerta era Sebastián.

- Buenos días, Ryan.- dijo con una enorme sonrisa Lilith pensaba en las mil y un groserías y maneras de mandarlo a la mierda.-

- Buenos días Lili.

- Vete a la mierda Mills soy Lilith.

- Lilith! Esos son tus modales.- grito le grito su Padre.

- Para un estúpido sin cerebro, si.- dijo parándose para subir a su habitación.

Estúpido Sebastián Mills, no era más que estúpido sin el mínimo de cerebro, era más que obvio por algo era el capitán del equipo de voleibol varonil, de la escuela, era donde mucho músculos pocos sesos, hasta ahora se seguía preguntando como a alguien como ella le pudo haber gustado un día semejante idiota, si eso era un grandísimo IDIOTA. Entro echando humo a su cuarto se sentó en su cama cruzando los brazos, pensaba las mil y un maneras en que le podía sacar esa estúpida sonrisa de su cara, sabía que lo había hecho a propósito el desde siempre había sabido como odiaba que le dije Lili de lugar de Lilith, es que acaso las pocas neuronas que le quedaban ya estaban muertas o que era lo que le sucedía, su nombre era Lilith, joder, Lilith. La puerta de su habitación se abrió y por el bien de Sebastián más le valía que no fuese él que abría la puerta.

- Hey! Lilith esta vez si te pasaste, papá esta muyyy enojado, estas en graves problemas.- Dijo Tyler riendo mientras que se sentaba a su lado.

- Si quiere que se vaya a la mierda junto con Sebastián.- dijo al borde de la risa.

- Hubieses visto sus caras cuando te fuiste, fue tan cómico.

- Eres un tonto, ¿Tu qué haces aquí? No se supone que debería estar en la universidad

- Admítelo todos en esta casa me extrañan.- dijo acostándose en la cama.

- Hey! Idita no te pongas muy cómodo, ¿Ahora qué hiciste?

- Es enserio, ¿Tengo que hacer algo para venir a casa?

- Daaaa, eres Tyler Crawford, es más que obvio que sí, hasta la pregunta ofende.

- Ya, bueno, no he hecho nada malo, solo he venido de visita.- dijo indignado

- Perdóneme don perfección yo no he hecho nunca nada malo.

Tenías que ser tú.(L&S)¡Lee esta historia GRATIS!