For every story tagged #WattPride this month, Wattpad will donate $1 to the ILGA
Pen Your Pride

Capítulo 44 {Final}

1.4K 113 2

Si mal no estaba... necesitaba un boleto de avión rumbo a Londres.

Desperté sobresaltada en la cama del departamento, las cosas de Niall aún seguían allí. Recorrí la habitación con la vista, como buscando a Niall, y recordé todo lo que había pasado: había estado tan nerviosa, y no había comido de una forma correcta, más el estrés del memento hicieron a mi cabeza estallar, metafóricamente; por lo que, cuando Niall desaparció, me desmayé.

La cabeza seguía doliendome horrores, pero mucho no podía hacer, salvo tomarme unas aspirinas y ya. Pero primero tenía que encontrar a Niall.

Salí del cuarto corriendo, y me quedé en la sala, viendo a mi tía con varias valijas.

-¿Te vas?-le pregunté.

-Sí, Wins, tengo que volver...-respondió ella- Ya es cinco de enero.

-Alto. Hoy es primero de enero-dije.

-No, linda, estuviste inconsciente todos estos días. Pero es hora de volver-mi tía evitaba mi mirada. ¿Qué estaba ocultandome?

-Pero no puedo volver a casa sin Niall-le dije con tristeza.

-Summer, yo... lo siento, Wins, pero él no volverá-dijo, esta vez mirándome con verdadera tristeza. O sea... Niall no estaba... ya no más... ¿¡Saben lo doloroso que es saber eso!?

Caí al suelo de rodillas, sin poder creerlo. No podía siquiera respirar. Todo lo que habíamos hecho... todo lo que habíamos luchado... para nada. Y todo por mi maldita culpa.

No me dí cuenta de que estaba llorando hasta que las lágrimas tocaron mis manos. Mi tía corrió a abrazarme, mientras yo lloraba y gritaba a todo pulmón. Lo quería devuelta. Quería a mi fantasma conmigo, para hacerme reír, llorar, querer odiarlo, pero luego amarlo. Y amarlo de verdad. Quería que mi fantasma me consolara, me dijera que todo iba a estar bien, o que todo era una pesadilla de la cual pronto iba a despertar. Pero no era una pesadilla.

Una vez, me dijeron "No creas todo lo que ves. A veces las pesadillas son tan reales que asustan hasta al más valiente. Pero solo cuando comienzas a sentir un dolor, no solo emocional, sino también físico... pues deberías darte cuenta de que no es una pesadilla" oh, bien. Genial. Simplemente genial. Cuánto me ayuda eso ahora. Gracias por nada. Tranquilos, solo estoy teniendo una crisis nerviosa y un ataque de llanto. Nada de que preocuparse, en serio.

Quería gritar a todo el mundo cuanto me odiaba por arruinar una oportunidad enorme. Niall... Niall... Niall...

-Cálmate, Wins. Todo estará bien, ya verás.

-No es c-cierto-tartamudeé en el hombro de mi tía.

-Volvamos a casa, Summer-dijo.

-No quiero volver sin él. Quiero estar con Niall-dije llorando.

Mi tía me paró del suelo (no sé cómo) y me llevó a la cocina, donde preparó una especie de té con hierbas. Luego, me obligó a tomarlo. Lo hice a regañadientes. Solo quería dormir. Y volver a ver a Niall.

-Es un té verde casero, y te ayudará a relajarte. Vamos, termina eso-insistió.

Terminé de un sorbo la mitad del líquido verde que me quedaba en la taza, limpiando las lágrimas con la manga de mi sweater.

-Summer... termina rápido, tenemos que ir al aeropuerto-dijo mi tía.

-No quiero ir a casa-dije yo.

-Lo harás, Summer Winston. Lo quieras o no. Es lo que tu fantasma querría que hicieras.

-No  hables de él como si lo hubieras conocido-exclamé enojada.

Viviendo Con Un Fantasma.¡Lee esta historia GRATIS!