Libertad

76 7 0

Tengo envidia de las aves del cielo, tan libres y tan sinceras, volando sin preocupación alguna, confiadas en que nada les faltará y ¡no perecerán! Las envidio por que ellas van sin regresar, no importando a quien conocerán o a quién dejarán atras. ¿Por qué no podría ser yo como ellas? ¿Por qué tengo que atarme a un nido, cuando ellas lo hacen donde sea? ¿Por qué yo no puedo volar hacía lejanos horizontes y no regresar jamás? ¿Por qué?... Como las envidio, me gustaría ser una de ellas, ir sin regresar, venir sin poseer, dejar mis sentimientos volar, dejar de lado las apariencias y la preocupación de la sociedad, volar, volar, volar sin cesar, volar sin siquiera mirar atras, la vanidad abandonarla y el amor que no importe mas.

Aves¡Lee esta historia GRATIS!