"Nadie."

182 7 0

Al fin estaban juntos, agarrados de la mano caminando por el parque.

-Jamás creí que esto pasara.- le confesé.

-¿Ah no, y por qué?- me preguntó.

-Porque tu eres el típico chico guapo, que tiene a todas las mujeres tras él, y yo soy la típica niña rara, fría y sin sentimientos que nadie la voltea a ver.

-¿Nadie? ¿Segura?

-Sí, nadie me voltea a ver.

Él se quedó pensando un rato, mientras lo miraba algo confundida.

-¿Estas bien?- pregunté algo nerviosa, ya que él se había quedo estático.

-Sí, estoy bien. Pero una cosa.

-Dime...

-Mucho gusto, mi nombre es nadie.

-¿Estas seguro de que te sientes bien? ¿Cómo qué tu nombre es nadie?- pregunté soltando una carcajada.

-Sí, tu dijiste que "nadie" te volteaba a ver, pero he ahí el problema. Siempre que caminabas en los pasillos, te volteaba a ver. Siempre que entrabas a mi salón, te seguía con la mirada desde que entrabas hasta que salías. Toda esas veces que estabas sola en alguna banca leyendo, te veía. He observado cada gesto tuyo, porque me fascina. Me encanta verte leer porque siempre tienes esa hermosa sonrisa en tu rostro, me encanta ver como arrugas la nariz cuando te gusta o te parece tierno algo, me gusta ver como mueves tu cabello al escribir. Pero lo que siempre me ha gustado de ti, es el simple hecho de que no eres como las demás, eres distinta, eres única.

Estaba quieta, más quieta que una roca. Él se fue acercando poco a poco hacia mi, me tomó de la barbilla y me elevó la cara un poco. Me tomó de la cintura, y me atrajo hacia él. Era el momento perfecto, el que tanto había anhelado, estaban a punto de besarse, sentían el aliento del otro, cuando de pronto...

Era tarde para la escuela, había despertado de uno de mis mejores sueños. Al ver que nada de lo que había pasado era verdad, que todo era una mentira, todo lo que había pasado era parte de smi imaginación, empecé a derramar lágrimas. Lágrima tras lágrima comenzaron a caer por mi rostro.

-Eres tan ingenua, todos saben que nunca llegarás a tener nada con él.- me dije a mi misma, con un nudo en la garganta, mientras me quitaba las lágrimas de los ojos, para poner de nuevo esa sonrisa falsa para mostrarle a todos.

"Nadie."¡Lee esta historia GRATIS!