Apariencia

201 4 2

Otro día lleno de rutina, si de esa que te distancia de todo y de todos.

Lleno de mis malditas desilusiones por ilusionarme, trato de convencerme o tal vez engañarme con mi redes sociales. Cuando voy en bus veo la apariencia de un señor saciado de sonrisas, las cuales son un poco exageradas o más bien difamadas en todo el clima del bus.

¡Que bien! me dije en mi celosa cabeza está con una bella mujer quizás sean tal para cual, la apariencia de el era muy formal y la de ella un poco rústica y urbana.

Sentí por ellos emociones las cuales no entiendo, ¿por que me engaña mi cabeza?

Esos sentimientos de romance, me reí suavemente y en silencio. Me dije que celoso eres y estúpido al ofrecerle a tu mente ideas absurdas para aprender a amar con ejemplos.

Puse un pie fuera del bus, pregunte ¡porque! Grite, grite muy duro dentro de mi. Apresurarse a amar, a eso me obliga esta sociedad llena de resentimientos que busca compañía para no desfallecer, yo no quiero sexo por que si quiero sentir hacer el amor, pero me estoy demorado tengo 18 años debería ya tener hijo sonreí y seguí caminado.

Entre un poco rudo a mi casa salude a mi padre con seriedad.

Hable por chat con todas mis ilusiones que trato de conocer día a día. Para no sentirme tan sólo disfrutare de mi imaginación y proyectos difíciles de cumplir con respecto al amor, a esa terca y difícil palabra que te obliga a arriesgar todo sin darte algo seguro, algo pactado.

No obstante me retire de mis sueños aquella madrugada de viernes y seguí hablando con aquella chica, que prometía todo. Me pregunte ¿que me prometía, que me ofrecía, porque me quería ver si era un desconocido que aprendió a conocer en Facebook?

Ya, de hablar noches enteras llenas de romance mezclado de sexo satisfecho.
Sonreí de forma egocéntrica y machista, ella quería todo conmigo. Porque viaje a su alma para quedarme en sus sentimientos llenos de emociones, estúpidamente al otro día hablamos de vernos en mi ciudad, pero no fue algo resaltado en mis prioridades en la agenda.

Nose como llegue a ser tan infantil esa noche y tan sentimental al sonrojarme con cualquier letra que pronunciaba lentamente de su boca esa boca delicada muy discrepante de lo superficial sentía que mi cuerpo lo deje en mi hogar, al reunirme con ella lleve mi más sincera alma.

Al pagar el taxi que llego a mi casa con aquella chica que distinguía de 9 meses pero conocía hace 49 segundos. la invite de urgencia a un bar de un conoció amigo, ella muy señorial al ser joven decidió tomarme de la mano y saborear mis labios de manera continúa y desmesurada.

No es necesario conocerla a profundo para entender que ella me prometía un futuro lleno de felicidad. Ofrecía en cada párrafo amar hasta el final.

Lleno de proyectos responsabilidades en mi labor de supervisor en producción en una empresa del norte de Bogotá. En mi labor tenía que arreglar una feria y otra en el exterior.

Cada día a la madrugada quería decirle que cada noche iría a escuchar canciones que cantaba en mi oído lleno de musgo irreverente de su ser. Ah esa hora casualmente estaba desconectada de la estupidez asquerosa del internet que te brindaba desilusiones, a pesar de estar en ese estado de feminismo y orgullo que muchas tienen de no escribir frases cortas, al menos si el no lo hace. Yo tome la postura de hablarle.

La madrugada que la sentía cerca, pero más distante, días continuos pasaban recurrentemente lo mismo hasta que la sentía en otro continente.

Me dio asco saber que totalmente perdí la única oportunidad de un romance de por vida.

No me encuentro, tal vez la veo¡Lee esta historia GRATIS!