Capítulo 2

1.1K 192 42

Juegos

-¿Quieres jugar a atrapar la pelota?- Preguntó animada después de poder dormir bien. El perro simplemente la miró mal y negó con la cabeza- Oh bueno, disculpame perro que no es un perro. Pareces más humano que animal- Lanzó la pelota lejos de ellos, un poco desanimada- No eres divertido.

Tú tampoco lo eres, humana.

Ja, si pudiera controlar este cuerpo te mostraría lo divertido que puedo ser.

-¿Qué quieres hacer?- Él solamente se sentó, contemplando el jardín- Sentarte y ver el jardín, claro- Dijo sentándose a su lado- Bien, podría contarte más sobre mi- Se encogió de hombros, mirando al perro, el cual asintió con la cabeza. Es tan inteligente, entiende todo- Cuando tenía cinco años fui secuestrada mientras dormía. No recuerdo bien lo que sucedió, pero fui golpeada. Lo que si recuerdo bien es que un hombre de cabello blanco me salvó, es todo. Desde ese día la seguridad aumento, pero siempre estaban a punto de salirse con la suya, veamos que tan fuerte eres, Sesshomaru- Acarició su pelaje, mientras el animal se encontraba con los ojos abiertos, sorprendido.

¿Esa mocosa eras tú?.

Vaya, el destino nos había juntado mucho antes.

....

Sesshomaru se encontraba caminando con tranquilidad, teniendo las manos en los bolsillos y luciendo extremadamente guapo como siempre. Su cabello se encontraba atado con una coleta alta, y su flequillo como siempre estaba suelto. Las mujeres a su alrededor murmuraban que parecía un modelo y otras que estaban enamoradas. Aunque a él no le importaba aquello, le daba asco, pero lo que si llamo su atención fueron los sollozos de una niña pequeña, la cual pedía ayuda en voz baja, también captó otras voces, las de hombres.

Necesita nuestra ayuda.

Lo .

Sin pensarlo se acercó dónde escuchaba aquello. Los humanos no le importaban mayormente, pero odiaba cuando maltrataban a niños pequeños, le hacían acordar a una niña que cuido en la era feudal.

Pateó la puerta con fuerza, sacándola de lugar, logrando que vuele y se estampe contra la pared de en frente. La escena con la que se encontró le dio escalofríos. Una niña se encontraba encadenada contra la pared, estando totalmente golpeada y magullada, mientras que los cuatro hombres que habían en ese cuarto fumaban un cigarrillo.

-¿¡Qué demonios ocurre contigo!?, ¡Vete de aquí o te volare la cabeza!- Gritó uno apuntandolo con el arma.

-Guita...- Trató de hablar otro con voz temblorosa. Los otros dos se encontraban en un rincón temblando levemente.

-¡Cállate!- Le gritó con enojo. Sesshomaru simplemente observaba todo, remontándose las mangas de su camisa azul.

Protector demoníaco |Sesshome|Donde viven las historias. Descúbrelo ahora